Ir al contenido principal

Humildad...


Aprende del agua porque el agua es humilde y generosa con cualquiera,
aprende del agua que toma la forma de lo que la abriga:
en el mar es ancha, angosta y rápida en el río,
apretada en la copa, sin embargo,
siendo blanda, labra la piedra dura.


Aprende del agua que por graciosa se te escurre entre tus dedos,
tan graciosa como la espiga que se somete a los caprichos del viento
y se dobla hasta tocar con su punta la tierra,
pero pasado el viento la espiga recupera su erguida postura,
mientras el roble, que por duro no se doblega, es quebrado por el viento.


Se blando como el agua para que el Señor pueda moverte
graciosamente en cumplimiento de tu destino,
y serás eterno como EL, porque sólo el que se deja trascender
por lo trascendental será trascendente.




Facundo Cabral.



Gracias Fran !!!


Imágen: Alexander Maksimkin.



Comentarios

  1. Aprendamos a ser mas humildes....
    Es muy hermoso el poema reflexión, me ha gustado leerte.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Como dice Facundo Cabral sabiamente en este texto,si somos como el agua que se acomoda sin resistencia, seremos dulcemente fuertes.

    Un abrazo Sneyder.

    ResponderEliminar
  3. Me ha gustado mucho la reflexión de la espiga y el roble. Viene a decir lo mismo que mejor es seguir el curso del río y dejarse llevar por el flujo del agua, que nadar a contracorriente. El agua siempre recorre el camino más fácil para llegar al mar. Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Un abrazo, gracias por tu comentario !!!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

A todo caminante que la vida trajo por aqui, le agradezco que deje su huella. Un abrazo!!!

Entradas populares de este blog

Sincronia : Ni mera coincidencia Ni pura casualidad .

En todos los actos de iniciativa y creación,hay unaverdad elemental cuya ignorancia mata innumerables ideas y espléndidos planes:que en el momento en que uno se compromete definidamente consigo mismo ycon los demás ,entonces la providencia tambien se mueve .Todas clase de cosas suceden para ayudarnos,una corriente de acontecimientosbrota de esta desición ,haciendo surgir a nuestro favor todo tipo de acciones ,reuniones y ayuda material que ningún hombre podría haber soñado.Cualquier cosa que puedas hacer o sueñes que puedes hacer ,hazla.El coraje contiene genio,poder y magia.¡¡¡¡Comienza ahora !!!!W.GOHETE.
(…)La sincronía hace realidad en el mundo exterior una necesidad del mundo interior: aquello que se está gestando adentro sale a relucir afuera en el momento justo.Para decirlo de manera elocuente la sincronía se asemeja al proceso del feto(proceso interior)que sale a la vida para convertirse en un lactante(proceso exterior).El universo espiritual se une con el mundo físico,el deseo…

Citas de "Relatos de poder".

* La confianza del guerrero no es la confianza del hombre corriente. El hombre corriente busca la certeza en los ojos del espectador y llama a eso confianza en si mismo. El guerrero busca la impe­cabilidad en sus propios ojos y llama a eso humil­dad. El hombre corriente está enganchado a sus semejantes, mientras que el guerrero sólo está enganchado al infinito.* Hay montones de cosas que un guerrero puede hacer en un determinado momento y que no habría podido hacer años antes. Esas cosas no cambiaron; lo que cambió fue su idea de sí mismo.* El único camino posible para un guerrero es actuar consistentemente y sin reservas. En un momento dado, sabe lo suficiente del camino del gue­rrero como para actuar en consecuencia, pero sus viejos hábitos y rutinas pueden interponerse en su camino.* Para que un guerrero tenga éxito en cualquier empresa, el éxito debe llegar suavemente; con mucho esfuerzo, pero sin tensión ni obsesiones.* Es el diálogointerno lo que ata a la gente al mundo cotidian…

Ayúdame a mirar...

“Diego no conocía la mar. El padre, Santiago Kovadloff, lo llevó a descubrirla. Viajaron al sur. Ella, la mar, estaba más allá de los altos médanos, esperando. Cuando el niño y su padre alcanzaron por fin aquellas cumbres de arena, después de mucho caminar, la mar estalló ante sus ojos. Y fue tanta la inmensidad del mar, y tanto su fulgor, que el niño quedó mudo de hermosura. Y cuando al fin consiguió hablar, temblando, tartamudeando, pidió al padre: "¡Ayúdame a mirar!" (Eduardo Galeano.) La petición del niño ante la sorpresa azul del inmenso mar es la más bella expresión de lo que hombres y mujeres podemos hacer unos por otros en la búsqueda permanente que marca nuestra existencia. ¡Ayúdame a mirar! Tú no puedes mirar por mí, no puedes obligarme a mirar, no puedes hacer que yo vea lo que tú ves, no puedes forzarme, no puedes prestarme tus ojos, tus ideas, tu experiencia. Pero puedes ayudarme. Ya me has ayudado con llevarme al sur, con atravesar la arena conmigo, con ponerme …