Ir al contenido principal

La marea sube y baja.

No realizamos nuestro desenvolvimiento espiritual en una línea recta, contínua. La naturaleza humana no funciona así. Nadie asciende por un camino de progreso ininterrumpido hacia el logro de la perfección. Lo que ocurre es que – si actuamos correctamente - ascendemos, pero con una serie de bajadas, al igual que de subidas.

Avanzamos continuamente por un tiempo, y luego sufrimos un pequeño retroceso. Luego avanzamos de nuevo, y más tarde tenemos un ligero revés de algún tipo, y así sucesivamente.

Esos contratiempos no son importantes siempre y cuando el movimiento general de nuestras vidas sea hacia arriba. Si cada año nos encuentra con un progreso definitivo en consciencia, los retrocesos temporales intermedios carecen de importancia, y si nos preocupamos demasiado por ellos, pueden convertirse en un verdadero obstáculo.

La marea sube y baja. Todo el mundo sabe cómo ocurre ese fenómeno. La primera ola avanza y avanza, y da la impresión de que nunca se detendrá hasta llegar al límite de la marea alta, pero se detiene, y en realidad nunca retrocede, y si uno supiera cómo sucede el fenómeno, pensaría que ahí acabo todo. Pero no es así. La marea retrocede un poco, pero no hasta su antigua marca, y luego viene de nuevo, y esta vez sube más alto que antes, y así sucesivamente. Este tipo de progresión parece ser general en toda la naturaleza, un adelanto, una pequeña retirada, y luego un avance mayor, seguido por otro retroceso menor, y luego un avance todavía mayor, un proceso que se repite continuamente. No observe las olas individuales, concentre su atención en la marea. Y todo estará bien.

La alegría del señor es tu fortaleza.



Emmet Fox.




Comentarios

  1. "Desde la Casa Superior del Paraíso
    donde se reúne la gente de las estrellas y nuestros antepasados
    que sus bendiciones lleguen hasta nosotros ahora"

    Un Besito Marino

    ResponderEliminar
  2. Muy buena entrada, tengo q dejarme de hacer tanto rollo por algunos retrocesos. Te mando un beso grande y buen fin de semana.

    ResponderEliminar
  3. Que Dios te bendiga Tita !!!!

    Ser bohemio, es como llenar un frasco,cuando crees que esta todo lleno lo ves otra vez vacio...pero ese es el verdadero crecimiento ,el de cimientos fuertes.

    Te dejo un beso.

    ResponderEliminar
  4. Pao, me gusta mucho tu blog. Me quedo un rato. Esta primera entrada me agrada porque la vida espiritual es realmente así, con altibajos. Pero hay que seguir, porque todos tenemos una misión que cumplir.
    La alegría del Señor es tu fortaleza. Bien, gracias.
    Un saludo y con tu permiso sigo paseando por este mar y este amor en el aire.
    Saludos

    ResponderEliminar
  5. Bienvenido Jose,gracias por unirte y te invito a que vuelvas cuando quieras.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

A todo caminante que la vida trajo por aqui, le agradezco que deje su huella. Un abrazo!!!

Entradas populares de este blog

Dicen que antes de entrar en el mar...

“Dicen que antes de entrar en el mar, EL RIO tiembla de miedo... mira para atrás, para todo el día recorrido, para las cumbres y las montañas, para el largo y sinuoso camino que atravesó entre selvas y pueblos, y vé hacia adelante un océano tan extenso, que entrar en él es nada más que desaparecer para siempre. Pero no existe otra manera. El río no puede volver. Nadie puede volver. Volver es imposible en la existencia. El río precisa arriesgarse y entrar al océano. Solamente al entrar en él, el miedo desaparecerá, porque apenas en ese momento, sabrá que no se trata de desaparecer en él, sino volverse océano.” Khalil Gilbran.

Ayúdame a mirar...

“Diego no conocía la mar. El padre, Santiago Kovadloff, lo llevó a descubrirla. Viajaron al sur. Ella, la mar, estaba más allá de los altos médanos, esperando. Cuando el niño y su padre alcanzaron por fin aquellas cumbres de arena, después de mucho caminar, la mar estalló ante sus ojos. Y fue tanta la inmensidad del mar, y tanto su fulgor, que el niño quedó mudo de hermosura. Y cuando al fin consiguió hablar, temblando, tartamudeando, pidió al padre: "¡Ayúdame a mirar!" ( Eduardo Galeano.) La petición del niño ante la sorpresa azul del inmenso mar es la más bella expresión de lo que hombres y mujeres podemos hacer unos por otros en la búsqueda permanente que marca nuestra existencia. ¡Ayúdame a mirar! Tú no puedes mirar por mí, no puedes obligarme a mirar, no puedes hacer que yo vea lo que tú ves, no puedes forzarme, no puedes prestarme tus ojos, tus ideas, tu experiencia. Pero puedes ayudarme. Ya me has ayudado con llevarme al sur, con atravesar la arena conmigo, con pon

Sincronia : Ni mera coincidencia Ni pura casualidad .

En todos los actos de iniciativa y creación,hay una verdad elemental cuya ignorancia mata innumerables ideas y espléndidos planes: que en el momento en que uno se compromete definidamente consigo mismo y con los demás ,entonces la providencia tambien se mueve . Todas clase de cosas suceden para ayudarnos,una corriente de acontecimientos brota de esta desición ,haciendo surgir a nuestro favor todo tipo de acciones , reuniones y ayuda material que ningún hombre podría haber soñado. Cualquier cosa que puedas hacer o sueñes que puedes hacer ,hazla. El coraje contiene genio,poder y magia. ¡¡¡¡Comienza ahora !!!! W.GOHETE. (…)La sincronía hace realidad en el mundo exterior una necesidad del mundo interior: aquello que se está gestando adentro sale a relucir afuera en el momento justo.Para decirlo de manera elocuente la sincronía se asemeja al proceso del feto(proceso interior)que sale a la vida para convertirse en un lactante(proceso exterior). El universo espiritu