Ir al contenido principal

La carrera.


La vida es como una gran carrera de ciclismo cuya meta es hacer realidad la Leyenda Personal, aquello, que según los alquimistas, es nuestra verdadera misión en la Tierra.

En la salida partimos juntos, llenos de camaradería y entusiasmo. Pero a medida que la carrera se desarrolla, la alegría inicial deja lugar a los verdaderos desafíos: el cansancio, la monotonía, las dudas sobre la propia capacidad. Nos damos cuenta de que algunos amigos ya han desistido, y de que otros apenas siguen corriendo porque no pueden parar en mitad de una carretera. Este grupo se va haciendo cada vez más numeroso, con todos pedaleando al lado del coche de apoyo-también conocido como rutina-donde conversan entre sí y cumplen con sus obligaciones, pero se olvidan de las bellezas y de los desafíos del camino.

Terminamos por distanciarnos de ellos, y entonces nos vemos obligados a enfrentar la soledad, las sorpresas con las curvas desconocidas, los problemas con la bicicleta. En un momento determinado, tras algunas caídas que sufrimos sin tener a nadie cerca para ayudarnos, terminamos preguntándonos si merece la pena tanto esfuerzo.

Si, si que vale la pena ,se dice que para que nuestra alma esté en condiciones de superar estos obstáculos, necesitamos las Cuatro Fuerzas Invisibles: el amor, la muerte, el poder, y el tiempo.

Es necesario amar, porque todos somos amados por Dios. Es necesaria la conciencia de la muerte para entender bien la vida. Es necesario luchar para crecer, pero sin dejarse engañar por el poder que acompaña el crecimiento. Finalmente, es necesario aceptar que nuestra alma –aunque sea eterna- se encuentra en estos momentos presa de telaraña del tiempo, con sus oportunidades y limitaciones. En definitiva, en nuestra solitaria carrera en bicicleta, tenemos que actuar como si el tiempo existiese, hacer lo posible para valorar cada segundo, descansar cuando sea necesario, pero continuar siempre en dirección a la Luz Divina, sin jamás dejarse paralizar por los momentos de angustia. En el alma el hombre se encuentra el alma del mundo, el silencio de la sabiduría.



Paulo Coelho.




Comentarios

  1. Muy interesante texto, me cae súper bien!

    Un Besito Marino

    ResponderEliminar
  2. Un texto muy interesante, gracias princesa!
    Un Besito Marino

    ResponderEliminar
  3. Pues me recuerda a los anhelos de San agustin:
    ¡Tarde te amé, belleza tan antigua y tan nueva, tarde te amé!

    El caso es que tú estabas dentro de mí y yo fuera.

    Y fuera te andaba buscando y, como un engendro de fealdad, me abalanzaba sobre la belleza de tus criaturas.

    Tu estabas conmigo, pero yo no estaba contigo.

    Me tenían prisionero lejos de ti aquellas cosas que, si no existieran en ti, serían algo inexistente.

    Me llamaste, me gritaste, y desfondaste mi sordera.

    Relampagueaste, resplandeciste, y tu resplandor disipó mi ceguera.

    Exhalaste tus perfumes, respiré hondo y suspiro por ti.

    Te he paladeado, y me muero de hambre y de sed.

    Me has tocado, y ardo en deseos de tu paz.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

A todo caminante que la vida trajo por aqui, le agradezco que deje su huella. Un abrazo!!!

Entradas populares de este blog

Dicen que antes de entrar en el mar...

“Dicen que antes de entrar en el mar, EL RIO tiembla de miedo... mira para atrás, para todo el día recorrido, para las cumbres y las montañas, para el largo y sinuoso camino que atravesó entre selvas y pueblos, y vé hacia adelante un océano tan extenso, que entrar en él es nada más que desaparecer para siempre. Pero no existe otra manera. El río no puede volver. Nadie puede volver. Volver es imposible en la existencia. El río precisa arriesgarse y entrar al océano. Solamente al entrar en él, el miedo desaparecerá, porque apenas en ese momento, sabrá que no se trata de desaparecer en él, sino volverse océano.” Khalil Gilbran.

Ayúdame a mirar...

“Diego no conocía la mar. El padre, Santiago Kovadloff, lo llevó a descubrirla. Viajaron al sur. Ella, la mar, estaba más allá de los altos médanos, esperando. Cuando el niño y su padre alcanzaron por fin aquellas cumbres de arena, después de mucho caminar, la mar estalló ante sus ojos. Y fue tanta la inmensidad del mar, y tanto su fulgor, que el niño quedó mudo de hermosura. Y cuando al fin consiguió hablar, temblando, tartamudeando, pidió al padre: "¡Ayúdame a mirar!" ( Eduardo Galeano.) La petición del niño ante la sorpresa azul del inmenso mar es la más bella expresión de lo que hombres y mujeres podemos hacer unos por otros en la búsqueda permanente que marca nuestra existencia. ¡Ayúdame a mirar! Tú no puedes mirar por mí, no puedes obligarme a mirar, no puedes hacer que yo vea lo que tú ves, no puedes forzarme, no puedes prestarme tus ojos, tus ideas, tu experiencia. Pero puedes ayudarme. Ya me has ayudado con llevarme al sur, con atravesar la arena conmigo, con pon

Sincronia : Ni mera coincidencia Ni pura casualidad .

En todos los actos de iniciativa y creación,hay una verdad elemental cuya ignorancia mata innumerables ideas y espléndidos planes: que en el momento en que uno se compromete definidamente consigo mismo y con los demás ,entonces la providencia tambien se mueve . Todas clase de cosas suceden para ayudarnos,una corriente de acontecimientos brota de esta desición ,haciendo surgir a nuestro favor todo tipo de acciones , reuniones y ayuda material que ningún hombre podría haber soñado. Cualquier cosa que puedas hacer o sueñes que puedes hacer ,hazla. El coraje contiene genio,poder y magia. ¡¡¡¡Comienza ahora !!!! W.GOHETE. (…)La sincronía hace realidad en el mundo exterior una necesidad del mundo interior: aquello que se está gestando adentro sale a relucir afuera en el momento justo.Para decirlo de manera elocuente la sincronía se asemeja al proceso del feto(proceso interior)que sale a la vida para convertirse en un lactante(proceso exterior). El universo espiritu