Ir al contenido principal

Una solución.



Las flechas aciagas que la vida nos lanza casi ninguna da en el blanco. Caen a nuestro alrededor y somos nosotros los que las arrancamos del suelo y nos las clavamos



Un día en el café Gijón sorprendí a un poeta maldito, absorto en sus pensamientos. Le pregunté si la gravedad de su rostro obedecía a que estaba elaborando algún verso insigne. “Así es”, me contestó. “En este momento me debato en la duda de pegarme un tiro en la boca o tomarme un helado de fresa”.
En el monasterio de Kopan, en el valle de Katmandú, me dijo un Maestro Venerable: si quieres saber hasta qué punto eres feliz y no lo sabes, cómprate una libreta y apunta en ella cada noche cinco pequeños hechos agradables que te hayan sucedido durante el día. Anota solo las sensaciones placenteras insignificantes, las alegrías ínfimas, no los sueños desmesurados.
Esta mañana me ha despertado el sol en la ventana y he comprobado que esta vez no me dolía la espalda. El perro me ha saludado con el rabo. El dueño del bar, donde suelo desayunar hojeando el periódico, hoy se ha negado a cobrarme la ración de churros. 
He leído la crónica deportiva: ayer ganó mi equipo. El autobús ha llegado puntual y en la parada me han conmovido las palabras de amor que una madre le dirigía a su niña que se iba al colegio.
Le he preguntado al médico por los análisis y me ha dicho que todo está bien. Al llegar a casa después del trabajo me arrellano en el sillón para ver una película en la tele mientras me tomo un gin-tonic. El Maestro Venerable aseguró que después de un tiempo en esa libreta se habrá formado un tejido básico de actos felices, de sutiles placeres efímeros, muy consistente, que sin darnos cuenta sustenta firmemente toda nuestra vida y de paso resuelve la duda del poeta. De momento bastará con un helado para evitar que se pegue un tiro. Puede que esto no sea más que esa charlatanería que se expande mientras arden las consabidas barritas de almizcle e incienso y que solo sirve para olvidar la terrible crueldad e injusticia que nos rodea. Pero el Maestro Venerable, en medio de aquel aire transparente que bajaba del Himalaya, dijo que todas las flechas aciagas que la vida nos lanza casi ninguna da en el blanco. Caen a nuestro alrededor y somos nosotros los que las arrancamos del suelo y nos las clavamos en el corazón, en la mente o en el sexo. Tal vez esta enseñanza podría servir al poeta para enhebrar uno de sus versos más excelsos: sale el sol, estoy vivo.


Manuel Vicent.






Comentarios

Entradas populares de este blog

Sincronia : Ni mera coincidencia Ni pura casualidad .

En todos los actos de iniciativa y creación,hay unaverdad elemental cuya ignorancia mata innumerables ideas y espléndidos planes:que en el momento en que uno se compromete definidamente consigo mismo ycon los demás ,entonces la providencia tambien se mueve .Todas clase de cosas suceden para ayudarnos,una corriente de acontecimientosbrota de esta desición ,haciendo surgir a nuestro favor todo tipo de acciones ,reuniones y ayuda material que ningún hombre podría haber soñado.Cualquier cosa que puedas hacer o sueñes que puedes hacer ,hazla.El coraje contiene genio,poder y magia.¡¡¡¡Comienza ahora !!!!W.GOHETE.
(…)La sincronía hace realidad en el mundo exterior una necesidad del mundo interior: aquello que se está gestando adentro sale a relucir afuera en el momento justo.Para decirlo de manera elocuente la sincronía se asemeja al proceso del feto(proceso interior)que sale a la vida para convertirse en un lactante(proceso exterior).El universo espiritual se une con el mundo físico,el deseo…

Citas de "Relatos de poder".

* La confianza del guerrero no es la confianza del hombre corriente. El hombre corriente busca la certeza en los ojos del espectador y llama a eso confianza en si mismo. El guerrero busca la impe­cabilidad en sus propios ojos y llama a eso humil­dad. El hombre corriente está enganchado a sus semejantes, mientras que el guerrero sólo está enganchado al infinito.* Hay montones de cosas que un guerrero puede hacer en un determinado momento y que no habría podido hacer años antes. Esas cosas no cambiaron; lo que cambió fue su idea de sí mismo.* El único camino posible para un guerrero es actuar consistentemente y sin reservas. En un momento dado, sabe lo suficiente del camino del gue­rrero como para actuar en consecuencia, pero sus viejos hábitos y rutinas pueden interponerse en su camino.* Para que un guerrero tenga éxito en cualquier empresa, el éxito debe llegar suavemente; con mucho esfuerzo, pero sin tensión ni obsesiones.* Es el diálogointerno lo que ata a la gente al mundo cotidian…

Alquimia o Química.

Le preguntaron al Maestro cuál era la diferencia entre la química y la alquimia en las relaciones de pareja...
y contesto estas hermosas y sabias palabras:

- Las personas que buscan "Química" son científicos del amor,
es decir, están acostumbrados a la acción y a la reacción.


Las personas que encuentran la "Alquimia" son artistas del amor,
crean constantemente nuevas formas de amar.

- Los Químicos aman por necesidad.
- Los Alquimistas por elección.

- La Química muere con el tiempo,
- La Alquimia nace a través del tiempo...

- La Química ama el envase.
- La Alquimia disfruta del contenido.

- La Química sucede.
- La Alquimia se construye.

- Todos buscan Química,
solo algunos encuentran la Alquimia.

- La Química atrae y distrae a machistas y a feministas.
- La Alquimia integra el principio masculino y femenino,
por eso se transforma en una relación de individuos libres
y con alas propias, y no en una atracción que está sujeta
a los caprichos del ego.

En conclusión, dijo el Maest…