jueves, 30 de agosto de 2012

Ella.


Ella me daba la mano y no hacia falta más.
Me alcanzaba para sentir que era bien acogido.
Más que besarla,
más que acostarnos juntos,
más que ninguna otra cosa,
...ella me daba la mano y eso era amor. 




Mario Benedetti.


Gracias Romi!!!


2 comentarios:

  1. Eterno Benedetti, en él la simplicidad es la esencia de lo eterno.
    Precioso fragmento, muy inspirador.

    ResponderEliminar

A todo caminante que la vida trajo por aqui, le agradezco que deje su huella. Un abrazo!!!