viernes, 22 de junio de 2012

Cuando me enojo...


Sostengo mi rostro entre ambas manos.
No, no estoy llorando.
Sostengo mi rostro entre ambas manos
para mantener tibia mi tristeza.
Dos manos que protegen
dos manos que nutren
dos manos que impiden
que mi alma me deje
sumido en la ira.





Thich Nhat Hanh. 




2 comentarios:

  1. Muy habitual el gesto de cubrir la cara con las manos cuando nos sentimos derrotados,
    así como la sensación de sosiego que ofrecen cuando reflexionamos entre ellas.

    Un beso.

    ResponderEliminar

A todo caminante que la vida trajo por aqui, le agradezco que deje su huella. Un abrazo!!!