miércoles, 28 de diciembre de 2011

Volver a empezar.


Todos los años encierran un aprendizaje. Para eso estamos aquí. Por esa razón es la que encarnamos. La de experimentarnos para que nuestra conciencia, aquello que "pensamos" de nosotros mismos, se expanda. Por eso es vamos cambiando. Y con ese cambio, el cambio de todo lo que nos rodea.

Siento que el 2011 fue un año especial, un año significativo entre tantos otros. Y esta experiencia la siento compartida con el mundo. La mayoría de la gente con quien conviví en el 2011 también tuvo que dejar partir algo que consideraban importante para su vida: una relación, una carrera, la comodidad financiera o algún rasgo de su personalidad que creía imposible de cambiar. El 2011 nos empujó a hacerlo. Nos mostró nuestros propios miedos y nos asustamos. Pero, lejos de correr, nos animamos a enfrentarlos con valor.

Estamos transitando un tiempo revolucionario, la antesala a una nueva manera de vivir. Pero esa revolución, manifestada con cierto caos en lo externo, está ocurriendo en nuestro interior. Por eso es que encontrar la paz en estos días es el tesoro que muchos buscamos conseguir. Y para alcanzarla hemos tenido que purificarnos, soltando aquello a lo que estábamos atados y creíamos que "sin eso, no podríamos vivir". Por eso convocamos a fuertes tormentas para que se llevaran lo que nos pesaba, nos distraía o, simplemente, no nos dejaba ver más adelante en el camino.

2012 será un tiempo para reorganizar la energía, para tomar decisiones, para afirmar nuestros propósitos y para darle forma a aquello que realmente deseamos en el área donde el huracán haya golpeado: las relaciones, el trabajo, las finanzas o nuestra personalidad. El 2012 marca el tiempo para volver a construir, pero eligiendo conscientemente, cuidadosamente, un nuevo modelo.

Dediquemos un momento para agradecer a la tormenta y otro para abrir aun más nuestra mente y el corazón para saber elegir con responsabilidad lo que vamos a crear.

Confiemos, demos el paso, entreguémonos a lo que viene.

Esta semana recordamos a Jesús, el que se hizo Cristo a los 30 años cuando pudo despertar la máxima conciencia a la que tenemos acceso desde esta dimensión. Y cuando se "dio cuenta", nos dejó una formula infalible para convertir cualquier infierno en paraíso: amarse, amar a los otros y abrirnos a un amor superior, mas grande del que nuestra mente pueda jamás imaginar.

Comencemos entonces, a tratarnos mejor, a tratar mejor y cuando no podamos hacerlo, a confiar en que hay un amor mas grande que puedo dejar colar en mi corazón.

El 2012 es un campo verde, con nuevo aire para respirar. Un escenario ideal para que nuestra vida vuelva a empezar como si nunca nada hubiera pasado.



Julio Bevione.

Fuente: Inspirulina.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

A todo caminante que la vida trajo por aqui, le agradezco que deje su huella. Un abrazo!!!