Ir al contenido principal

La enseñanza por encima del maestro.


Francisco sentía una profunda admiración por quien consideraba su consejero espiritual. Él era una verdadera esponja. Todo lo que su líder afirmaba, Francisco lo vivía como “palabra sagrada”. Había puesto en la otra persona todos sus ideales; por fin alguien podía encarnar una vida perfecta, o casi perfecta.
Si a Francisco le decían que fuera para determinado lugar, hacia allí iba.
Si a Francisco le ordenaban que dejara de estudiar, obedecía. Si tenía que dejar un trabajo, una amistad, a su familia, él acataba ciegamente.
Cualquier opinión o idea de Francisco que no coincidiera con los objetivos de su líder, era señalada como un signo inequívoco de rebeldía.
Francisco, cada vez más, se volvía dependiente de su maestro espiritual. De a poco fue perdiendo las iniciativas. Todo lo consultaba; aún la música a escuchar, la ropa a utilizar, las películas o libros a consumir.

Hasta que, casi sin darse cuenta, toda esa estructura empezó a desmoronarse.
Su economía había entrado en crisis debido a que las exigencias que le habían impuesto redundaron en descuido laboral y serios problemas de ingreso. ¿Cuál fue la explicación de su líder? “Francisco, tienes falta de fe”. En lugar de recibir comprensión, sólo recibió más recriminaciones.
Aunque lo intentaba negar por todos los medios, la realidad con respecto a la vida de su líder, se le impuso frente a sus narices: éste le demandaba sacrificios que no estaba dispuesto a cumplir ni en una cuarta parte. Por otro lado, salieron a luz graves contradicciones entre la enseñanza moral y los comportamientos de su maestro.

La desilusión fue ganando terreno en la vida de Francisco. Las enseñanzas que recibió no estaban erradas. No era problema del mensaje sino del mensajero. Francisco no pudo asimilar esta diferencia. El sometimiento y la doble moral del líder terminaron opacando su vida espiritual.

Jesús habló de los hipócritas que ponen cargas sobre las personas que ellos mismos no están dispuestos a llevar, o sólo ven qué beneficios pueden obtener de sus seguidores: “Ustedes deben hacer todo lo que ellos digan; pero no hagan lo que ellos hacen, porque enseñan una cosa y hacen otra” (Mateo 23:3, la Biblia). Marcó allí una diferencia entre las verdades espirituales y ciertos maestros que las denigran con sus propósitos deshonestos.

En un sentido más positivo del tema, ¡cuánta admiración siento por personas que, sin ser perfectas, son coherentes con sus enseñanzas! ¡Cuánto amor veo en ellas en la entrega diaria hacia sus “discípulos”! ¡Cuánta renuncia observo al ver que priorizan el crecimiento del otro más allá de que ciertas decisiones no le provoquen beneficios directos! ¡Cuánta paciencia en tiempos donde observan que al otro no hay que presionarlo, sino tan sólo esperarlo y acompañarlo!

Amigo, cuidado con las idealizaciones y las sumisiones irracionales. Hagámonos cargo de nuestras vidas y no le entreguemos el control de ellas a nadie, ¡a nadie! Estemos dispuestos a aprender y dejarnos guiar, pero sin renunciar a nuestras responsabilidades. Y si quien nos guiaba se equivocó, no confundamos el inmenso valor de las enseñanzas espirituales con las incoherencias ajenas. Ejerzamos una vida espiritual con libertad y sin manipulaciones. Y por otro lado, compartamos con los demás lo que Dios ha hecho con nosotros, pero siempre respetándole al otro sus tiempos y sus decisiones.




Gustavo Bedrossian.

Del libro: Operación Espiritual.

Imágen: Hendro Alramy.




Comentarios

  1. Qué importante es tener respeto a las decisiones de los demás, sin intervenir en caso de desacuerdo, y qué difícil es a veces conseguirlo.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  2. Y tambien algo importante,no ceder tu poder a nadie.
    Un abrazo y muchas graciaspor el comentario.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

A todo caminante que la vida trajo por aqui, le agradezco que deje su huella. Un abrazo!!!

Entradas populares de este blog

Dicen que antes de entrar en el mar...

“Dicen que antes de entrar en el mar, EL RIO tiembla de miedo... mira para atrás, para todo el día recorrido, para las cumbres y las montañas, para el largo y sinuoso camino que atravesó entre selvas y pueblos, y vé hacia adelante un océano tan extenso, que entrar en él es nada más que desaparecer para siempre. Pero no existe otra manera. El río no puede volver. Nadie puede volver. Volver es imposible en la existencia. El río precisa arriesgarse y entrar al océano. Solamente al entrar en él, el miedo desaparecerá, porque apenas en ese momento, sabrá que no se trata de desaparecer en él, sino volverse océano.” Khalil Gilbran.

Ayúdame a mirar...

“Diego no conocía la mar. El padre, Santiago Kovadloff, lo llevó a descubrirla. Viajaron al sur. Ella, la mar, estaba más allá de los altos médanos, esperando. Cuando el niño y su padre alcanzaron por fin aquellas cumbres de arena, después de mucho caminar, la mar estalló ante sus ojos. Y fue tanta la inmensidad del mar, y tanto su fulgor, que el niño quedó mudo de hermosura. Y cuando al fin consiguió hablar, temblando, tartamudeando, pidió al padre: "¡Ayúdame a mirar!" ( Eduardo Galeano.) La petición del niño ante la sorpresa azul del inmenso mar es la más bella expresión de lo que hombres y mujeres podemos hacer unos por otros en la búsqueda permanente que marca nuestra existencia. ¡Ayúdame a mirar! Tú no puedes mirar por mí, no puedes obligarme a mirar, no puedes hacer que yo vea lo que tú ves, no puedes forzarme, no puedes prestarme tus ojos, tus ideas, tu experiencia. Pero puedes ayudarme. Ya me has ayudado con llevarme al sur, con atravesar la arena conmigo, con pon

Sincronia : Ni mera coincidencia Ni pura casualidad .

En todos los actos de iniciativa y creación,hay una verdad elemental cuya ignorancia mata innumerables ideas y espléndidos planes: que en el momento en que uno se compromete definidamente consigo mismo y con los demás ,entonces la providencia tambien se mueve . Todas clase de cosas suceden para ayudarnos,una corriente de acontecimientos brota de esta desición ,haciendo surgir a nuestro favor todo tipo de acciones , reuniones y ayuda material que ningún hombre podría haber soñado. Cualquier cosa que puedas hacer o sueñes que puedes hacer ,hazla. El coraje contiene genio,poder y magia. ¡¡¡¡Comienza ahora !!!! W.GOHETE. (…)La sincronía hace realidad en el mundo exterior una necesidad del mundo interior: aquello que se está gestando adentro sale a relucir afuera en el momento justo.Para decirlo de manera elocuente la sincronía se asemeja al proceso del feto(proceso interior)que sale a la vida para convertirse en un lactante(proceso exterior). El universo espiritu