lunes, 14 de noviembre de 2011

Nada apagará mis sonrisas.


Nada apagará mis sonrisas.
Ni la sombría muerte, ni la enfermedad, ni el fracaso podrán intimidarme.
La desgracia no puede afectarme, porque en mi alma reside la inconquistable, inmutable y constantemente renovada bienaventuranza de Dios.


P. Yogananda.




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

A todo caminante que la vida trajo por aqui, le agradezco que deje su huella. Un abrazo!!!