sábado, 29 de octubre de 2011

Mi Vida es un espejo.


Todas las personas de mi Vida son reflejos de una parte de mí. Los seres que amo reflejan mis aspectos amorosos. Las personas que me caen mal reflejan esas partes mías que necesitan curación. Todas las experiencias de la Vida son oportunidades para crecer y sanar. Las personas de mi Vida son verdaderos reflejos míos, y me brindan la oportunidad de crecer y cambiar.




Louise Hay.

Imágen: Enrico Burani.


4 comentarios:

  1. Louise, tenía mucha razón, y lo dijo en tan pocas palabras.
    Gracias!!
    Saludos en Jesús y María.

    ResponderEliminar
  2. No hace mucho alguien me hizo ver lo que se comenta aquí, que las personas que nos resultan más difíciles son nuestros mejores maestros, porque sacan a flote nuestras emociones más crudas. Aunque duela reconocerlo, creo que es verdad, pues si sólo nos relacionamos con gente agradable, sólo conoceremos una parte de la realidad que nos rodea. Un abrazo, Pao.

    ResponderEliminar
  3. L'hel·lènic hace un tiempo que uso este recurso, cuando algo me molesta de alguien, antes de criticar, intento ver en que parte de mi ser está eso que tanto molesta del otro.A mi me funciona.Un abrazo!!!

    ResponderEliminar

A todo caminante que la vida trajo por aqui, le agradezco que deje su huella. Un abrazo!!!