Ir al contenido principal

" Me abandono."


La falta de amor por nosotros mismos.

Muchas veces cultivamos nuestras relaciones más íntimas desde un lugar de miedo a quedarnos solos, haciendo todo lo posible para que nuestro compañero/a se sienta bien, sin ver si nosotros nos estamos sintiendo bien. Las relaciones laborales ó familiares nos mueven a realizar acciones muchas veces “en contra nuestro”: nos abandonamos.

  • Abandonarnos es no seguir nuestro deseo más profundo y terminar haciendo lo que el otro quiere, por temor a perder esa relación.
  • Abandonarnos es haber planificado modificar nuestra alimentación en una más saludable y aceptar hoy un “compromiso” para comer, donde sabemos que nos dejaremos tentar.
  • Abandonarnos es no escuchar a nuestro cuerpo cuando este nos duele pidiendo un mayor descanso ó una actividad que lo dinamice.
  • Abandonarnos es no conectarnos con nuestro interior ó no querer estar con nosotros mismos a pesar que estamos necesitando “parar”.
  • Abandonarnos es comenzar y dejar aquello que queríamos ó teníamos pendiente.
  • Abandonarnos es dejar para mañana lo que nuestro corazón siente que quiere hacer hoy.
  • Abandonarnos es cuando vamos a algún lugar al que no queremos ir y lucimos nuestra mejor “sonrisa de actor”.
  • Abandonarnos es cuando le decimos que SI a nuestros hijos por temor a decir NO (y no querer ocuparnos de explicar “por qué NO”).
  • Abandonarnos es cuando sentimos enojo, pero lo disimulamos por el qué dirán, “comiéndonos” la bronca hasta que “se nos pase” (mientras vamos expandiendo la rabia a todos los que andan cerca nuestro y que nada tienen que ver).
  • Abandonarnos es creer que “mañana algo va a cambiar” y mientras esperamos “sentados” ese cambio.
  • Abandonarnos es no expresar nuestra verdad mientras sentimos que nos están manipulando.
  • Abandonarnos es auto justificarnos permanentemente.
  • Abandonarnos es hablar todo el tiempo y no escuchar lo que los demás tienen para decirnos.
  • Abandonarnos es continuar pensando “pensamientos automáticos” que sabemos nos hacen mal emocionalmente.
  • Abandonarnos es transigir en pro de creer que así mejoraremos ó mantendremos nuestras relaciones con los demás.
  • Abandonarnos es no amarnos, no elegirnos, no darnos paz, no darnos silencio.

Pero nadie podrá amarnos si nosotros no lo hacemos primero. Nadie podrá darnos un lugar si antes nosotros no nos damos, porque los demás solo nos reflejan exactamente lo que nosotros hacemos con nosotros.

Miremos a nuestro alrededor, ¿dónde estamos dejándonos de querer? y paremos de hacer esto!!! “Ama al prójimo como a ti mismo” es una maravillosa frase bíblica que no hemos podido practicar completamente, solo nos enseñaron a cumplir la primer parte…y así nos fue: desamores, desencuentros, distanciamientos, enemistades, etc.

Querámonos. Amémonos. Démonos.

Ocupémonos de nosotros mismos y veremos que luego todo se irá acomodando para reflejarnos exactamente eso: AMOR.



ALICIA ORFILA – Consciencia y Salud – www.aliciaorfila.com.ar




Comentarios

Entradas populares de este blog

Dicen que antes de entrar en el mar...

“Dicen que antes de entrar en el mar, EL RIO tiembla de miedo... mira para atrás, para todo el día recorrido, para las cumbres y las montañas, para el largo y sinuoso camino que atravesó entre selvas y pueblos, y vé hacia adelante un océano tan extenso, que entrar en él es nada más que desaparecer para siempre. Pero no existe otra manera. El río no puede volver. Nadie puede volver. Volver es imposible en la existencia. El río precisa arriesgarse y entrar al océano. Solamente al entrar en él, el miedo desaparecerá, porque apenas en ese momento, sabrá que no se trata de desaparecer en él, sino volverse océano.” Khalil Gilbran.

Ayúdame a mirar...

“Diego no conocía la mar. El padre, Santiago Kovadloff, lo llevó a descubrirla. Viajaron al sur. Ella, la mar, estaba más allá de los altos médanos, esperando. Cuando el niño y su padre alcanzaron por fin aquellas cumbres de arena, después de mucho caminar, la mar estalló ante sus ojos. Y fue tanta la inmensidad del mar, y tanto su fulgor, que el niño quedó mudo de hermosura. Y cuando al fin consiguió hablar, temblando, tartamudeando, pidió al padre: "¡Ayúdame a mirar!" ( Eduardo Galeano.) La petición del niño ante la sorpresa azul del inmenso mar es la más bella expresión de lo que hombres y mujeres podemos hacer unos por otros en la búsqueda permanente que marca nuestra existencia. ¡Ayúdame a mirar! Tú no puedes mirar por mí, no puedes obligarme a mirar, no puedes hacer que yo vea lo que tú ves, no puedes forzarme, no puedes prestarme tus ojos, tus ideas, tu experiencia. Pero puedes ayudarme. Ya me has ayudado con llevarme al sur, con atravesar la arena conmigo, con pon

Sincronia : Ni mera coincidencia Ni pura casualidad .

En todos los actos de iniciativa y creación,hay una verdad elemental cuya ignorancia mata innumerables ideas y espléndidos planes: que en el momento en que uno se compromete definidamente consigo mismo y con los demás ,entonces la providencia tambien se mueve . Todas clase de cosas suceden para ayudarnos,una corriente de acontecimientos brota de esta desición ,haciendo surgir a nuestro favor todo tipo de acciones , reuniones y ayuda material que ningún hombre podría haber soñado. Cualquier cosa que puedas hacer o sueñes que puedes hacer ,hazla. El coraje contiene genio,poder y magia. ¡¡¡¡Comienza ahora !!!! W.GOHETE. (…)La sincronía hace realidad en el mundo exterior una necesidad del mundo interior: aquello que se está gestando adentro sale a relucir afuera en el momento justo.Para decirlo de manera elocuente la sincronía se asemeja al proceso del feto(proceso interior)que sale a la vida para convertirse en un lactante(proceso exterior). El universo espiritu