Ir al contenido principal

¿Cambio real o aprendizaje light ?


En demasiadas oportunidades mis oídos tuvieron que escuchar la frase: “No me arrepiento de nada con respecto a lo que hice en mi vida”. El protagonista de la frase, aparentemente con total soltura, no admitiría un solo cambio en lo que hasta ahora ha vivido. Busqué frases en Internet sobre el tema y parece que más de uno, coincide con esta forma de encarar la vida. Veamos sólo dos ejemplos:
“No me arrepiento de nada. El que se arrepiente de lo que ha hecho es doblemente miserable” (Spinoza).
“No arrepentirse de nada es el principio de toda sabiduría” (Ludwig Bôrne).

Bueno, muy bien, parece que esta gente nunca se equivocó, o nunca se lastimó a sí mismos o a otros con sus actos. “¡No, Gustavo! -ya me estará corrigiendo alguno- no hablan de perfeccionismo estas personas, sino que volverían a hacer lo mismo porque de todo se aprende”.

Ah, ahora me quedo más tranquilo entonces con esta aclaración. ¡Mentira! No me quedo nada tranquilo. Nuestra sociedad justamente está como está por falta de arrepentimiento. Uy, ¡cómo estamos hoy! No, ya sé, está bien, ya te entendí. No te enojes. No hablo de re-mor-di-mien-to, sino de a-rre-pen-ti-mien-to.

Arrepentimiento es tomar conciencia y sentir dolor por un daño causado.
Arrepentimiento es iniciar un proceso de cambio (que no siempre se concreta de un día para otro).
Arrepentimiento incluye también la reparación cuando esto es posible.
Arrepentimiento es el camino hacia la verdadera sanidad y libertad sobre todo sentimiento de culpabilidad.

Quizá con alguna historia real pueda ser más claro. Una persona se dedicaba a realizar trabajos de electricidad. Cobraba de más por trabajos que nunca había hecho, dando explicaciones que los clientes en su ingenuidad creían. Por ejemplo, sólo cambiaba algún cable o lamparita y facturaba como si hubiera hecho toda una instalación eléctrica nueva. Cuando esa persona tuvo un real y profundo cambio espiritual en su vida, ¿qué hizo? Se arrepintió. Volvió a estos clientes, les contó la trampa, les pidió perdón y devolvió el dinero cobrado de más. ¡Tengo tantas ganas de escribirte decenas de historias como éstas! Pero creo que ya comprendes hacia dónde voy con el concepto, ¿no?

No se trata sólo de aprender livianamente de nuestros errores. Necesitamos cambios serios y rotundos. Basta de inventar argumentos para justificar nuestras maldades. Es hora de arrepentirnos de verdad, de decirle “basta” a lo peor de nosotros, de volvernos a Dios, de cambiar y reparar.

Amigo, prefiero quedarme con otra frase: “Nunca es tarde para el arrepentimiento y la reparación” (Charles Dickens). No es demasiado tarde. Arrepentirse no es de cobardes, sino de valientes. Podemos empezar a ser alguien un poquito mejor si dejamos de tomar con ligereza nuestros errores. No es remordimiento, sino esperanza. Dios es nuestro socio en el intento, no lo dudes.



Gustavo Bedrossian.

Imágen: Lily Pislar.




Comentarios

Entradas populares de este blog

Dicen que antes de entrar en el mar...

“Dicen que antes de entrar en el mar, EL RIO tiembla de miedo... mira para atrás, para todo el día recorrido, para las cumbres y las montañas, para el largo y sinuoso camino que atravesó entre selvas y pueblos, y vé hacia adelante un océano tan extenso, que entrar en él es nada más que desaparecer para siempre. Pero no existe otra manera. El río no puede volver. Nadie puede volver. Volver es imposible en la existencia. El río precisa arriesgarse y entrar al océano. Solamente al entrar en él, el miedo desaparecerá, porque apenas en ese momento, sabrá que no se trata de desaparecer en él, sino volverse océano.” Khalil Gilbran.

Ayúdame a mirar...

“Diego no conocía la mar. El padre, Santiago Kovadloff, lo llevó a descubrirla. Viajaron al sur. Ella, la mar, estaba más allá de los altos médanos, esperando. Cuando el niño y su padre alcanzaron por fin aquellas cumbres de arena, después de mucho caminar, la mar estalló ante sus ojos. Y fue tanta la inmensidad del mar, y tanto su fulgor, que el niño quedó mudo de hermosura. Y cuando al fin consiguió hablar, temblando, tartamudeando, pidió al padre: "¡Ayúdame a mirar!" ( Eduardo Galeano.) La petición del niño ante la sorpresa azul del inmenso mar es la más bella expresión de lo que hombres y mujeres podemos hacer unos por otros en la búsqueda permanente que marca nuestra existencia. ¡Ayúdame a mirar! Tú no puedes mirar por mí, no puedes obligarme a mirar, no puedes hacer que yo vea lo que tú ves, no puedes forzarme, no puedes prestarme tus ojos, tus ideas, tu experiencia. Pero puedes ayudarme. Ya me has ayudado con llevarme al sur, con atravesar la arena conmigo, con pon

Sincronia : Ni mera coincidencia Ni pura casualidad .

En todos los actos de iniciativa y creación,hay una verdad elemental cuya ignorancia mata innumerables ideas y espléndidos planes: que en el momento en que uno se compromete definidamente consigo mismo y con los demás ,entonces la providencia tambien se mueve . Todas clase de cosas suceden para ayudarnos,una corriente de acontecimientos brota de esta desición ,haciendo surgir a nuestro favor todo tipo de acciones , reuniones y ayuda material que ningún hombre podría haber soñado. Cualquier cosa que puedas hacer o sueñes que puedes hacer ,hazla. El coraje contiene genio,poder y magia. ¡¡¡¡Comienza ahora !!!! W.GOHETE. (…)La sincronía hace realidad en el mundo exterior una necesidad del mundo interior: aquello que se está gestando adentro sale a relucir afuera en el momento justo.Para decirlo de manera elocuente la sincronía se asemeja al proceso del feto(proceso interior)que sale a la vida para convertirse en un lactante(proceso exterior). El universo espiritu