Ir al contenido principal

La traición de la propia naturaleza.


Es muy fácil traicionarse a uno mismo. Lo único que hay que hacer es decirle a los demás "sí" cuando se quiere decir "no". Lo único que hay que hacer es cambiar la identidad de otro por la de uno.

Las personas que se pasan la vida intentando complacer a los demás, no alcanzan la verdadera intimidad. Aquel que busca aprobación la encontrará durante una temporada, pero al poco tiempo ésta se convertirá en una prisión.

La persona que se traiciona tendrá que retractarse más tarde o más temprano. La que busca la salvación en otros culpará a los demás cuando esa salvación no llegue. La que dice "sí" porque tiene miedo de decir "no", acabará diciendo "no" pero no será un "no" amable ni compasivo. Será el "no" severo y rencoroso de quien intenta sobrevivir, de quien tiene miedo a ahogarse. Será el grito de una persona que se siente traicionada, aunque, en realidad se haya traicionado ella misma.

Aquellos que han tenido dificultades para individuarse toman prestadas las identidades de otros con demasiada facilidad. Se apresuran a adoptar unos papeles para complacer a los demás; papeles que abandonarán con la misma premura cuando dejen de recibir la seguridad que esperan encontrar en ti.

Si no deseas ser traicionado, no dejes que otra persona se traicione a sí misma por ti. Insiste en que se respete, porque al hacerlo, será capaz de respetarle a ti también. La cocreación ocurre entre dos seres iguales. No acontecerá cuando una persona sea más fuerte que la otra.

Cuando amas a alguien y él no sabe lo que quiere, anímalo a descubrirlo. Da cabida al espacio que necesita para que descubra lo que quiere, algo debe aprender antes de acudir a ti como a un igual.

No te sorprendas si algunas personas, acuden a ti con la expectativa de que tú las completes. Suele ocurrir. Pero no te tragues el anzuelo. Tú no completarás a nadie y nadie te completará a ti. Debes encontrar tu propia entereza. Debes saber que ya eres bastante.

No pienses que vas a encontrar a otra persona que te abrace incondicionalmente antes de que hayas aprendido a hacerlo tú mismo. Eso no es posible. Como mucho, hallarás a alguien para aprender juntos.





Paul Ferrini.


Imágen: Michael Tarasov.






Comentarios

  1. No es la palabra que separa a los niños de los adultos. Cuando empiezas a decirla con coherencia aprendes a ser mayor

    Por cierto soy Pérfida
    Un saludo coleguita

    ResponderEliminar
  2. Ser fiel a uno mismo, de eso se trata.
    Gracias Perfida, y gracias Tita!!!
    Un abrazo !!!

    ResponderEliminar
  3. Cómo ser fiel a uno mismo si tus padres rompen en pedazos tus ilusiones porqué son testigos de Jehová?

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

A todo caminante que la vida trajo por aqui, le agradezco que deje su huella. Un abrazo!!!

Entradas populares de este blog

Dicen que antes de entrar en el mar...

“Dicen que antes de entrar en el mar, EL RIO tiembla de miedo... mira para atrás, para todo el día recorrido, para las cumbres y las montañas, para el largo y sinuoso camino que atravesó entre selvas y pueblos, y vé hacia adelante un océano tan extenso, que entrar en él es nada más que desaparecer para siempre. Pero no existe otra manera. El río no puede volver. Nadie puede volver. Volver es imposible en la existencia. El río precisa arriesgarse y entrar al océano. Solamente al entrar en él, el miedo desaparecerá, porque apenas en ese momento, sabrá que no se trata de desaparecer en él, sino volverse océano.” Khalil Gilbran.

Ayúdame a mirar...

“Diego no conocía la mar. El padre, Santiago Kovadloff, lo llevó a descubrirla. Viajaron al sur. Ella, la mar, estaba más allá de los altos médanos, esperando. Cuando el niño y su padre alcanzaron por fin aquellas cumbres de arena, después de mucho caminar, la mar estalló ante sus ojos. Y fue tanta la inmensidad del mar, y tanto su fulgor, que el niño quedó mudo de hermosura. Y cuando al fin consiguió hablar, temblando, tartamudeando, pidió al padre: "¡Ayúdame a mirar!" ( Eduardo Galeano.) La petición del niño ante la sorpresa azul del inmenso mar es la más bella expresión de lo que hombres y mujeres podemos hacer unos por otros en la búsqueda permanente que marca nuestra existencia. ¡Ayúdame a mirar! Tú no puedes mirar por mí, no puedes obligarme a mirar, no puedes hacer que yo vea lo que tú ves, no puedes forzarme, no puedes prestarme tus ojos, tus ideas, tu experiencia. Pero puedes ayudarme. Ya me has ayudado con llevarme al sur, con atravesar la arena conmigo, con pon

Sincronia : Ni mera coincidencia Ni pura casualidad .

En todos los actos de iniciativa y creación,hay una verdad elemental cuya ignorancia mata innumerables ideas y espléndidos planes: que en el momento en que uno se compromete definidamente consigo mismo y con los demás ,entonces la providencia tambien se mueve . Todas clase de cosas suceden para ayudarnos,una corriente de acontecimientos brota de esta desición ,haciendo surgir a nuestro favor todo tipo de acciones , reuniones y ayuda material que ningún hombre podría haber soñado. Cualquier cosa que puedas hacer o sueñes que puedes hacer ,hazla. El coraje contiene genio,poder y magia. ¡¡¡¡Comienza ahora !!!! W.GOHETE. (…)La sincronía hace realidad en el mundo exterior una necesidad del mundo interior: aquello que se está gestando adentro sale a relucir afuera en el momento justo.Para decirlo de manera elocuente la sincronía se asemeja al proceso del feto(proceso interior)que sale a la vida para convertirse en un lactante(proceso exterior). El universo espiritu