jueves, 4 de agosto de 2011

La llave.


La llave para abrir la puerta del Cielo
está envuelta en nuestras tareas cotidianas.
La visión celestial le será revelada
a quien no llegue demasiado pronto ni demasiado tarde.

Como cada estrella que brilla a lo lejos,
sin prisa y sin descanso.

Que cada hombre se mueva a su propio ritmo
y haga su tarea diaria
Lo que mejor pueda.






Goethe.






3 comentarios:

  1. Sólo encuentro un calificativo para este poema: Precioso. De principo a fin.

    ResponderEliminar
  2. ...pero que no se quede sentado ..esperando.....
    besitos!!!

    ResponderEliminar
  3. Un abrazo y muchisimas gracias por su comentario !!

    ResponderEliminar

A todo caminante que la vida trajo por aqui, le agradezco que deje su huella. Un abrazo!!!