viernes, 24 de junio de 2011

Me dispongo a perdonar.


Me gusta la sensación de libertad que siento cuando me quito la pesada capa de críticas, miedo, culpa, resentimiento y vergüenza. Entonces puedo perdonarme a mi y perdonar a los demás. Éso nos deja libres a todos. Renuncio a darle vueltas y más vueltas a los viejos problemas. Me niego a seguir viviendo en el pasado. Me perdono por haber llevado esa carga durante tanto tiempo, por no haber sabido amarme a mí ni amar a los demás. Cada persona es responsable de su comportamiento, y lo que da, la vida se lo devuelve. Así pues, no necesito castigar a nadie, todos estamos sometidos a las leyes de nuestra propia conciencia, yo también. Continúo con mi trabajo de limpiar las partes negativas de mi mente y dar entrada al amor. Entonces me curo.



Louise L. Hay.




2 comentarios:

  1. Me perdono a mi misma sin saber cuál ha sido mi error ¡ Me dispongo a borrar un pasado que es presente y será futuro toda mi vida ¡ Me dispongo a humillarme ante el mundo y a pedir la clemencia que sin lugar a dudas merezco en función de los resultados de mi mundo. Perdón . Perdón ¡ Gracias por tu reflexión

    ResponderEliminar
  2. Desde el momento que podemos pedir perdon estamos preparados para perdonar, ya eres libre.
    Un abrazo del alma.

    ResponderEliminar

A todo caminante que la vida trajo por aqui, le agradezco que deje su huella. Un abrazo!!!