Ir al contenido principal

Manos que saben tanto.


Ni siquiera es otra vez.... Es la misma, repetida tantas noches, tantas semanas, tantos años! Es la misma vez porque ella es la misma, en su cansancio sobrepuesto por fuerza de ternura, en sus manos oficiando el ejercicio del amor, hecho labor de agua y de jabón, de calor de cocina y de plancha.
Sus manos han descolgado ropa húmeda, la secaron al fuego de la chimenea, la doblaron con prolijidad, la distribuyeron en los placares, tendieron camas y ordenaron la vida, hicieron la comida tantas veces como marcó el hambre y el reloj; entraron leña, atizaron las llamas, hicieron bizcochos en el horno de la tarde, aplacaron discusiones, equilibraron con caricias, disolvieron tensiones en sonrisas.
Hoy, una y otra vez, sus manos hicieron el hogar. Y cerca de las manos, tan cerca que casi está en ellas, el corazón inspirando cada minuto, sostuvo a lo largo y a lo ancho del día la voluntad de amar.
Ella igual a sí misma, tan igual como este “cada vez” de tantos “cada día” y en su suma la duración de la vida, y en ella su milagro de transformación en todo lo que la rodea. Se siente como cada tablón de un escenario viejo, donde siempre se renuevan los artistas, son novedosas las situaciones y los textos. Porque en el mundo por sus manos sostenido, todo cambia.
Se abre a la aventura del Universo la conciencia de sus hijos. Los ve transformándose en sus inquietudes, en sus actitudes y en sus temas. Sobre los mismos tablones en que se mecieron sus cunas y pisaron los pasos primeros, hoy empiezan a vestirse los primeros sueños, los planes y las conmovedoras incertidumbres, hoy se libran los duelos que entre el cielo y la tierra lleva el hombre desde que nace a la conciencia el despertar de su espíritu, hasta la simple muerte de lo simplemente mortal.
Hoy se abren sus espacios y buscan sus caminos, hoy se buscan hacia adentro y se orientan hacia fuera, hoy sueñan con volar alto. Y sus maternas manos saben como duele prenderse de la roca en la escalada, saben como arde el sol del esfuerzo o como se llagan trabajando la tierra cuando el alma se desvela en la aspiración de la cosecha mientras siembran...
Sus manos saben tanto...! Un dolor tan humano como grande en su ternura, llora el llanto que ellos aún no lloran. Aún no saben como azota el desconcierto, la incertidumbre que crece cuando aumentan las noches a lo largo de la vida, cuando se desproporcionan las exigencias y la pelea es sólo por impedir el derrumbe de la esperanza. En este amor que penetra el tiempo y ama aún después de hoy, y llega a amar en solidaria compañía él “quién sabe qué” y “quién sabe dónde” de cada una de sus vidas, dar la solidez del refugio donde todo es comprendido y perdonado, donde vive la paciencia y la fuerza de la perseverancia, donde inmóvil y fiel - con tenacidad de faro y abrigo de muelle - siempre se abrirá el abrazo, sus manos saben qué perpetua es la ofrenda de la caricia que tan sólo espera ser recibida.
Es todo. Es el máximo del amor, que duele de amar tanto, y sus manos saben que son capaces de sostener el para siempre. Tal vez porque otra vez es de noche y otra vez se siente tan cansada, conoce el mérito de sobreponerse siempre, al creer que su vida vale porque en ofrenda muere.



Cristina Maeso.





Comentarios

  1. Un texto realmente precioso, me gustó mucho leerlo porque las mujeres tenemos mucha responsabilidad frente a la vida pero por desgracia nada reconocida.
    Dijimos de liberarnos, salir a la calle a trabajar y ahora tenemos doble labor....casa y trabajo. Pero siempre de pie, siempre hacía delante....siempre

    Un beso

    ResponderEliminar
  2. Hermosos sentimientos, escritos del alma.

    hermosisimo..


    besitos

    ღ°´¨)
    ¸.•´¸.•ღ°´¨) ¸.•ღ°¨)
    (¸.•´ (¸.•`ღ° ..:¨¨ღ°¨ღ°Nidiaღ°¨ღ°¨ღ°

    ResponderEliminar
  3. El reconocimiento está en la mirada de las personas que amamos, no siempre tiene que haber una palabra de agradecimiento, gracias Princesa, te dejo un beso !!!
    Bienvenida Nidia !!!

    ResponderEliminar
  4. Precioso, real, y un homenaje a ella que tanto nos sirven y poco valoramos!

    Un Besito marino

    ResponderEliminar
  5. Bonito texto, sí señora. Mis manos un día hicieron todo eso, hoy, aún en compañía suspiran por hacerlo ¡

    ResponderEliminar
  6. Amor puro puesto al servicio de las personas que amamos y viven con nosotros, pero tambien ese amor expandido a todos los seres de este mundo.

    Un abrazo !!!!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

A todo caminante que la vida trajo por aqui, le agradezco que deje su huella. Un abrazo!!!

Entradas populares de este blog

Dicen que antes de entrar en el mar...

“Dicen que antes de entrar en el mar, EL RIO tiembla de miedo... mira para atrás, para todo el día recorrido, para las cumbres y las montañas, para el largo y sinuoso camino que atravesó entre selvas y pueblos, y vé hacia adelante un océano tan extenso, que entrar en él es nada más que desaparecer para siempre. Pero no existe otra manera. El río no puede volver. Nadie puede volver. Volver es imposible en la existencia. El río precisa arriesgarse y entrar al océano. Solamente al entrar en él, el miedo desaparecerá, porque apenas en ese momento, sabrá que no se trata de desaparecer en él, sino volverse océano.” Khalil Gilbran.

Ayúdame a mirar...

“Diego no conocía la mar. El padre, Santiago Kovadloff, lo llevó a descubrirla. Viajaron al sur. Ella, la mar, estaba más allá de los altos médanos, esperando. Cuando el niño y su padre alcanzaron por fin aquellas cumbres de arena, después de mucho caminar, la mar estalló ante sus ojos. Y fue tanta la inmensidad del mar, y tanto su fulgor, que el niño quedó mudo de hermosura. Y cuando al fin consiguió hablar, temblando, tartamudeando, pidió al padre: "¡Ayúdame a mirar!" ( Eduardo Galeano.) La petición del niño ante la sorpresa azul del inmenso mar es la más bella expresión de lo que hombres y mujeres podemos hacer unos por otros en la búsqueda permanente que marca nuestra existencia. ¡Ayúdame a mirar! Tú no puedes mirar por mí, no puedes obligarme a mirar, no puedes hacer que yo vea lo que tú ves, no puedes forzarme, no puedes prestarme tus ojos, tus ideas, tu experiencia. Pero puedes ayudarme. Ya me has ayudado con llevarme al sur, con atravesar la arena conmigo, con pon

Sincronia : Ni mera coincidencia Ni pura casualidad .

En todos los actos de iniciativa y creación,hay una verdad elemental cuya ignorancia mata innumerables ideas y espléndidos planes: que en el momento en que uno se compromete definidamente consigo mismo y con los demás ,entonces la providencia tambien se mueve . Todas clase de cosas suceden para ayudarnos,una corriente de acontecimientos brota de esta desición ,haciendo surgir a nuestro favor todo tipo de acciones , reuniones y ayuda material que ningún hombre podría haber soñado. Cualquier cosa que puedas hacer o sueñes que puedes hacer ,hazla. El coraje contiene genio,poder y magia. ¡¡¡¡Comienza ahora !!!! W.GOHETE. (…)La sincronía hace realidad en el mundo exterior una necesidad del mundo interior: aquello que se está gestando adentro sale a relucir afuera en el momento justo.Para decirlo de manera elocuente la sincronía se asemeja al proceso del feto(proceso interior)que sale a la vida para convertirse en un lactante(proceso exterior). El universo espiritu