Te suplico...


Te suplico, oh Señor,

que la ardiente y dulce

fuerza de tu amor

arrebate mi mente

de cuantas cosas

hay bajo los cielos,

a fin de que yo muera

por amor del amor tuyo

como Tú te dignaste morir

por amor del amor mío.





San Francisco de Asís.




Comentarios

  1. !Felices Pascuas Pao !!
    Un abrazo enorme ...

    ResponderEliminar
  2. Suplicas que a veces no son oídas.
    Pero que siempre tiene un cometido, duro, pero lo tiene.
    Bonita poesía.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Felices Pascuas Alegría!!!
    Gracias por tu saludo !!!

    Maric, siempre son oídas las suplicas,es que nosotros nos encaprichamos a veces creyendo que lo que pedimos es lo que más nos conviene, pero Dios tiene otros planes a veces y en eso no hay error.

    Un beso grande !!!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

A todo caminante que la vida trajo por aqui, le agradezco que deje su huella. Un abrazo!!!

Entradas populares de este blog

Alquimia o Química.

Citas de "Relatos de poder".

Sincronia : Ni mera coincidencia Ni pura casualidad .