lunes, 11 de abril de 2011

La enseñanza de la acción impecable.


Unos hombres estaban de visita en casa de un maestro. Uno le dijo a otro:
- ¿ Has venido como yo a oir sus enseñanzas ?.
-No contestó el otro-. Para mí es suficiente ver cómo se ata las sandalias.




Ramiro Calle.





4 comentarios:

  1. Vaya exprendido mensaje y muy cierto.
    Un saludo de lo + cordial.

    ResponderEliminar
  2. Gracias Maric, te dejo un abrazo !!!

    ResponderEliminar
  3. Yo vengo a tu blog (tu casa) para aprender contigo(maestra)la conjunción belleza mas conciencia mas amor... :)

    ResponderEliminar
  4. Gracias Casa del Sol, te doy la bienvenida.

    ResponderEliminar

A todo caminante que la vida trajo por aqui, le agradezco que deje su huella. Un abrazo!!!