martes, 26 de abril de 2011

El asilo.


Estaba paseando por los jardines de un manicomio, cuando conocí a un joven que estaba leyendo un libro de filosofía. Su comportamiento y su buen estado de salud lo hizo destacar de los demás reclusos.

Me senté a su lado y le pregunté:

¿Qué estás haciendo aquí?.

Me miró, sorprendido. Pero al ver que yo no era uno de los médicos, él contestó:

Es muy simple. Mi padre, es un brillante abogado, yo quería ser como él.

Mi tío, dueño de un emporio de grandes, esperaba que siguieran su ejemplo.

Mi madre quería que yo fuera la imagen de su amado padre.

Mi hermana siempre pone a su marido delante de mí como un ejemplo de hombre de éxito.

Mi hermano trató de entrenarme como a un atleta, para que sea como él.

Y lo mismo pasó en la escuela, con la profesora de piano y el profesor de Inglés - todos estaban convencidos y determinó que eran el mejor ejemplo posible a seguir.

Ninguno de ellos me miró como uno debe mirar a un hombre, sino como si estuvieran mirando en un espejo.

Así que decidí entrar en este asilo. Al menos aquí puedo ser yo mismo.



Khalil Gibrán.





5 comentarios:

  1. ¡Que hermoso blog!
    Y que interesante historia.
    Feliz Pascua de Resurreción.
    Felicidades por tu blog.

    ResponderEliminar
  2. Gracias María y bienvenida!!!!
    Feliz Pascua de Resurrección para vos.

    ResponderEliminar
  3. Gracias por ayudarme a despertar!

    ResponderEliminar

A todo caminante que la vida trajo por aqui, le agradezco que deje su huella. Un abrazo!!!