lunes, 17 de enero de 2011

Tecnología interior.


Hace alrededor de un siglo, el hombre dejó de ver las estrellas, de hablar con la tierra y saborear amaneceres, dejó también de escuchar el consejo del fuego, de abrazar al hermano árbol, y sintonizar el silencio, ya no tenía tiempo para danzar y el éxtasis desapareció de su conversación cotidiana, se centró en el mundo exterior y en la creación de máquinas y procedimientos que no contemplaban lo espiritual, abandonó la tecnología interior con la cual podía manejar la energía y se olvidó de sí mismo. Tiempo después y en medio de interminables holocaustos descubrió que todo estaría perfecto, si no se descuidase lo interior, pues sin amor, la magia se desvanece y el alma languidece hasta la inanición. Reaprenderé el uso de la tecnología interior.



Chamalú.





2 comentarios:

  1. si todos se preocuparan un pocquito por su tecnología interior el mundo sería otro, por ahí ya es hora de imitar un poco a nuestros ancestros. Como siempre exelente entrada. Te mando un beso grande

    ResponderEliminar

A todo caminante que la vida trajo por aqui, le agradezco que deje su huella. Un abrazo!!!