Ir al contenido principal

La riqueza.


La riqueza poco tiene que ver con el dinero que posees.

La prosperidad tiene que ver con sentirse rico y con tener valiosos sentimientos. Prosperidad es disfrutar de relaciones ricas, experiencias valiosas, una mente fructífera e ideas excelentes que le dan un sentido a nuestra vida. Experimentar la prosperidad es crear lo que quieres sin temor. Abundancia es saber que el vaso está siempre lleno hasta la mitad no importa lo que esté sucediendo. Prosperidad es sentirte bien acerca de quién eres, de dónde estás y de lo que tienes dándote cuenta de que si no lo deseas, no tienes porque quedarte allí sino que puedes seguir avanzando. Cuando tu mente es un caudal de ideas, cuando lo que oyes es una abundancia de amor, cuando tu vida es una multitud de gente buena haciendo cosas provechosas contigo y para ti, eres increíblemente rico. La prosperidad comienza en la mente, se extiende a las acciones y trae recompensas con las que puedes contar aún cuando no puedas ponerlas en el banco.

Existen formas de tomar conciencia de nuestra prosperidad, una de ellas es responder a las siguientes preguntas: ¿Puedes ver, oír y hablar? ¿Puedes caminar, moverte alrededor tuyo y hacer cosas por ti mismo? ¿Comiste hoy? ¿Ayer? ¿Todos los días de la semana pasada? ¿Puedes descolgar un teléfono? ¿Encender una luz? ¿Meter una llave en una puerta y tener un lugar para dormir? ¿Están tus pies adecuadamente cubiertos? ¿Tienes algo que ponerte para vestir? ¿Están funcionando tus pulmones y tus riñones? ¿Puedes respirar sin necesidad de ayuda? ¿Puedes mover tus manos, tus brazos, tus piernas y hacer las cosas que quieres hacer? ¿Hay alguien que te ayudaría si necesitaras ayuda? ¿Hay alguien de quien recibes amor? ¿Hay alguien que conoces que estará ahí sin importar lo que hayas hecho? ¿Puedes reírte cuando quieres? ¿Llorar si necesitas hacerlo? ¿Te permite tu mente saber la diferencia entre estas dos cosas? ¿Hay un árbol al que puedas tocar? ¿Una flor que puedas oler? ¿Puedes detenerte bajo de los rayos del sol y sentirlos? Da gracias por cada "sí" que puedas dar y recuerda agradecer lo mucho que ya posees.

Si hay algo que quieres ser, tener o hacer en este año, sólo hay un camino seguro para averiguar si puedes tenerlo. ¡Actúa! Todas las cosas que tú quieres tener; los lugares a los que quieres ir; las cosas que quieres experimentar; están esperando ansiosamente por ti. Es tu responsabilidad hacerlas. ¡Actúa! Di lo que tengas que decir. Haz lo que tengas que hacer. Pide lo que quieres, exactamente de la forma en que lo quieres. No aceptes una primera respuesta negativa. Actúa. Todo lo que recibes es lo que das, así que da tanto como puedas. Actúa. Si estás satisfecho, pero todavía hambriento por algo que está en alguna parte, ¡muévete hacia ese objetivo! ¡Actúa por lo que crees!. Ponte a trabajar por lo que son tus principios. Ponte a trabajar sólo para probarte a ti mismo que puedes hacerlo. Piénsalo de esta forma: lo peor que puede suceder es que acabes en el mismo lugar donde empezaste, pero habiendo actuado.

El mundo es verdaderamente abundante. Hay suficientes árboles para dar sombra y para crear oxígeno. Hay suficiente hierba sobre la cual caminar. Hay suficiente agua para nadar, para pescar y para alimentar a los animales del mundo entero. Hay suficiente sol para brillar sobre cada persona. Hay suficientes animales, plantas y minerales para alimentar a todos y a todo. Verdaderamente hay suficiente para todos nosotros. Podemos tener tanto como queramos si tenemos fe, valor, determinación y perseverancia. Nosotros tenemos el poder de nuestra vida. Nuestros pensamientos son los instrumentos con los que creamos. Si nos acercamos a la vida con la actitud adecuada extraeremos el mauro premio. Debemos recordar que nuestras experiencias pueden ser vividas como una carga. Son una realidad, pero si queremos avanzar en la vida abundantemente, debemos desempacar, seleccionar y distribuir esa carga en sus lugares adecuados. Debemos hablar de lo que tenemos, sabiendo lo que hay en abundancia. Debemos dar gracias por la abundancia universal, permitiendo que el mundo sepa que estamos abiertos y listos para recibir cuantas cosas buenas estén disponibles para nosotros más allá de cualquier limitación.



Frederic Solergibet.




Comentarios

  1. Buen recordatorio .. para no quejarse de lo que tenemos y a veces no valoramos
    Un abrazo Pao

    ResponderEliminar
  2. En un mundo como este creo que todos deberían leer este texto. Muy bueno lleva a la reflexión. Te mando un beso y espero que estés bien

    ResponderEliminar
  3. interesante entrada y totalmente cierto.

    besitos!!

    Patry

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

A todo caminante que la vida trajo por aqui, le agradezco que deje su huella. Un abrazo!!!

Entradas populares de este blog

Dicen que antes de entrar en el mar...

“Dicen que antes de entrar en el mar, EL RIO tiembla de miedo... mira para atrás, para todo el día recorrido, para las cumbres y las montañas, para el largo y sinuoso camino que atravesó entre selvas y pueblos, y vé hacia adelante un océano tan extenso, que entrar en él es nada más que desaparecer para siempre. Pero no existe otra manera. El río no puede volver. Nadie puede volver. Volver es imposible en la existencia. El río precisa arriesgarse y entrar al océano. Solamente al entrar en él, el miedo desaparecerá, porque apenas en ese momento, sabrá que no se trata de desaparecer en él, sino volverse océano.” Khalil Gilbran.

Ayúdame a mirar...

“Diego no conocía la mar. El padre, Santiago Kovadloff, lo llevó a descubrirla. Viajaron al sur. Ella, la mar, estaba más allá de los altos médanos, esperando. Cuando el niño y su padre alcanzaron por fin aquellas cumbres de arena, después de mucho caminar, la mar estalló ante sus ojos. Y fue tanta la inmensidad del mar, y tanto su fulgor, que el niño quedó mudo de hermosura. Y cuando al fin consiguió hablar, temblando, tartamudeando, pidió al padre: "¡Ayúdame a mirar!" ( Eduardo Galeano.) La petición del niño ante la sorpresa azul del inmenso mar es la más bella expresión de lo que hombres y mujeres podemos hacer unos por otros en la búsqueda permanente que marca nuestra existencia. ¡Ayúdame a mirar! Tú no puedes mirar por mí, no puedes obligarme a mirar, no puedes hacer que yo vea lo que tú ves, no puedes forzarme, no puedes prestarme tus ojos, tus ideas, tu experiencia. Pero puedes ayudarme. Ya me has ayudado con llevarme al sur, con atravesar la arena conmigo, con pon

Sincronia : Ni mera coincidencia Ni pura casualidad .

En todos los actos de iniciativa y creación,hay una verdad elemental cuya ignorancia mata innumerables ideas y espléndidos planes: que en el momento en que uno se compromete definidamente consigo mismo y con los demás ,entonces la providencia tambien se mueve . Todas clase de cosas suceden para ayudarnos,una corriente de acontecimientos brota de esta desición ,haciendo surgir a nuestro favor todo tipo de acciones , reuniones y ayuda material que ningún hombre podría haber soñado. Cualquier cosa que puedas hacer o sueñes que puedes hacer ,hazla. El coraje contiene genio,poder y magia. ¡¡¡¡Comienza ahora !!!! W.GOHETE. (…)La sincronía hace realidad en el mundo exterior una necesidad del mundo interior: aquello que se está gestando adentro sale a relucir afuera en el momento justo.Para decirlo de manera elocuente la sincronía se asemeja al proceso del feto(proceso interior)que sale a la vida para convertirse en un lactante(proceso exterior). El universo espiritu