Creencias que limitan.


Un discípulo se quejaba de la costumbre que tenía el Maestro de echarle abajo sus preciadas creencias.

Y le dijo el Maestro:

“Lo que hago es prenderle fuego al templo de tus creencias para que, cuando haya quedado destruido, tengas una perfecta visión del cielo inmenso y sin límites”.



Anthony de Mello.



Comentarios

Entradas populares de este blog

Alquimia o Química.

Sincronia : Ni mera coincidencia Ni pura casualidad .

Citas de "Relatos de poder".