Ir al contenido principal

Dejarse ir.

En términos prácticos, rendirse significa dejarse ir. Aunque no lo comprenda así, la realidad no es algo fijo. Cada uno de nosotros habita una realidad aparte. Tu mente mantiene tu versión personal de la realidad atrincherándola con creencias, expectativas e interpretaciones. Bloquea el libre flujo de la fuerza vital diciendo: “Así deben ser las cosas.” El dejarse ir te libera de este puño insistente; cuando te dejas ir pueden ingresar nuevas formas de realidad.

Basta con ir a dar una vuelta en la montaña rusa para ver quién disfruta más de la experiencia; los que se aferran con los nudillos blancos y los dientes apretados o los que se dejan ir, sin resistencia.

Dejarse ir es un proceso. Debes saber cuándo aplicarlo, de qué desprenderse y cómo hacerlo. La mente no va a mostrarte ninguna de estas cosas; peor aún: tu ego tratará de impedir que avances, pues está convencido que debes aferrarte para sobrevivir. En este desprendimiento, tu único aliado es el espíritu, que ve la realidad como un todo y, por ende, no tiene necesidad alguna de crear realidades parciales basadas en la limitación. La finalidad de los ejercicios siguientes es liberarte para ir hacia el espíritu.

Se podría describir el camino hacia el amor como un aprendizaje del dejarse ir, pero no es posible hacerlo de inmediato. Este camino está compuesto por muchos pasos pequeños. En cualquier momento dado, los pasos son básicamente los mismos: la conciencia comienza a sustituir las reacciones. Una reacción es automática, abreva en convicciones y expectativas fijas, en imágenes de dolores y placeres asados que residen en la memoria, listos para guiarte hacia situaciones futuras. Si cuando eras niño te mordió un perro grande, la aparición de un perro grande en la actualidad hace que te apartes . La memoria te dice, en una fracción de segundo, que tu reacción ante los perros grandes debe ser el miedo.

Superar esta o cualquier otra reacción requiere un acto de conciencia. La conciencia no resiste el sello de la memoria. Penetra en ella y pone en tela de juicio su necesidad actual. Ante un perro grande, la conciencia te dice que ya no eres pequeño y que no todos los perros grandes muerden. Si tienes conciencia de esto, puedes preguntarte si es necesario aferrarte al miedo. Que acabes acariciando al perro, ignorándolo o alejándote es algo que decidirás tú. Las reacciones dan como resultado una serie cerrada de alternativas; la conciencia en cambio, origina una serie abierta.

Cada vez que te sientas tentado a reaccionar como de costumbre, pregúntate si quieres ser prisionero del pasado o pionero del futuro. El pasado es algo cerrado y circunscrito; el futuro es abierto y libre.

Como la mente se aferra a una interminable serie de experiencias, creencias e imágenes, podrías practicar el dejarte ir en cada instante de tu vida. Aunque esto no es factible hay fuertes señales que te dirán cuándo es adecuadohacerlo. Una vez que tienes conciencia, saber cuándo dejarte ir se torna obvio.


Deepak Chopra.



Comentarios

Entradas populares de este blog

Sincronia : Ni mera coincidencia Ni pura casualidad .

En todos los actos de iniciativa y creación,hay unaverdad elemental cuya ignorancia mata innumerables ideas y espléndidos planes:que en el momento en que uno se compromete definidamente consigo mismo ycon los demás ,entonces la providencia tambien se mueve .Todas clase de cosas suceden para ayudarnos,una corriente de acontecimientosbrota de esta desición ,haciendo surgir a nuestro favor todo tipo de acciones ,reuniones y ayuda material que ningún hombre podría haber soñado.Cualquier cosa que puedas hacer o sueñes que puedes hacer ,hazla.El coraje contiene genio,poder y magia.¡¡¡¡Comienza ahora !!!!W.GOHETE.
(…)La sincronía hace realidad en el mundo exterior una necesidad del mundo interior: aquello que se está gestando adentro sale a relucir afuera en el momento justo.Para decirlo de manera elocuente la sincronía se asemeja al proceso del feto(proceso interior)que sale a la vida para convertirse en un lactante(proceso exterior).El universo espiritual se une con el mundo físico,el deseo…

Citas de "Relatos de poder".

* La confianza del guerrero no es la confianza del hombre corriente. El hombre corriente busca la certeza en los ojos del espectador y llama a eso confianza en si mismo. El guerrero busca la impe­cabilidad en sus propios ojos y llama a eso humil­dad. El hombre corriente está enganchado a sus semejantes, mientras que el guerrero sólo está enganchado al infinito.* Hay montones de cosas que un guerrero puede hacer en un determinado momento y que no habría podido hacer años antes. Esas cosas no cambiaron; lo que cambió fue su idea de sí mismo.* El único camino posible para un guerrero es actuar consistentemente y sin reservas. En un momento dado, sabe lo suficiente del camino del gue­rrero como para actuar en consecuencia, pero sus viejos hábitos y rutinas pueden interponerse en su camino.* Para que un guerrero tenga éxito en cualquier empresa, el éxito debe llegar suavemente; con mucho esfuerzo, pero sin tensión ni obsesiones.* Es el diálogointerno lo que ata a la gente al mundo cotidian…

Alquimia o Química.

Le preguntaron al Maestro cuál era la diferencia entre la química y la alquimia en las relaciones de pareja...
y contesto estas hermosas y sabias palabras:

- Las personas que buscan "Química" son científicos del amor,
es decir, están acostumbrados a la acción y a la reacción.


Las personas que encuentran la "Alquimia" son artistas del amor,
crean constantemente nuevas formas de amar.

- Los Químicos aman por necesidad.
- Los Alquimistas por elección.

- La Química muere con el tiempo,
- La Alquimia nace a través del tiempo...

- La Química ama el envase.
- La Alquimia disfruta del contenido.

- La Química sucede.
- La Alquimia se construye.

- Todos buscan Química,
solo algunos encuentran la Alquimia.

- La Química atrae y distrae a machistas y a feministas.
- La Alquimia integra el principio masculino y femenino,
por eso se transforma en una relación de individuos libres
y con alas propias, y no en una atracción que está sujeta
a los caprichos del ego.

En conclusión, dijo el Maest…