Ir al contenido principal

Dejarse ir físicamente.


Dejarse ir físicamente es cuestión de liberar tensiones. Por efecto del estrés, el cuerpo se tensa; la respiración se torna superficial y arrítmica, el equilibrio hormonal pasa de sus niveles normales al estado hiperalerta de luchar o huir. O puedes manejar todo esto al mismo tiempo. En todo programa para el manejo del estrés debes tomar un compromiso a largo plazo, ya sea mediante la meditación, el yoga o cualquiera de otras incontables opciones. El estrés es permanente; por lo tanto la reducción de estrés también debe ser permanente.

A corto plazo, desprenderse del estrés requiere relajarse.

Aspira profundamente y con medida; deja que el aire escape libremente. Acuéstate, en lo posible, y permite que la liberación se produzca durante el tiempo necesario. Entre las señales de una buena liberación figuran los bostezos, suspiros, sollozos callados, toses, estornudos, y somnolencia, deja que tu cuerpo haga cualquiera de estas cosas o todas ellas.

Otros medios de liberación física , aparte de la respiración, incluyen reír, gritar, salir para una caminata, nadar, darse un largo baño, bailar y hacer ejercicios aeróbicos. Desprenderse del estrés da realmente resultados, aunque sea en partes. La intención es dejar que el cuerpo se libere de lo que desee. A tu cuerpo no le gusta aferrarse al estrés; si lo hace es esencialmente, por instancias de la mente. Un paso valioso es apartar la mente de la situación y dejar que el cuerpo libere sus energías excesivas.

Bajo una tensión realmente extrema, apártate de la situación: dí quienquiera esté involucrado que necesitas estar solo por un rato para ordenar tus pensamientos. Asegúrale que volverás y , aún si el otro te presiona para que te quedes, autorízate a hacer lo que necesites para tu propio bienestar.



Deepak Chopra.



Comentarios

  1. Gracias por compartir estas palabras.... cuando tuve mi episodio de arritmia, mi caridólogo me dijo, acá lo importante sos vos y no te podes permitir vivir ciertas situaciones asi que retirate de esos lugares, esquivá las palabras que lastiman y amate mucho... aparte de meditar a diario y practicar una respiracion para relajarme, hago eso... Gracias por todo! Cariños!

    ResponderEliminar
  2. Como dice un gran amigo mio, en este blog ante su belleza ,solo paso, leo, disfruto, agradezco y.... en silencio, me voy.
    Un beso

    ResponderEliminar
  3. Les mando mucho amor a todos, gracias por pasar y leer por comentar pero por sobre todas las cosas gracias por existir .

    Bendiciones y mucho amor para todos, que Dios los cuide y los guarde.

    ResponderEliminar
  4. Todo acertado, sin embargo como a mi me gusta hacerme ideas desde el titulo mientras carga la pagina, pensé en el desprendimiento físico de abandonar el cuerpo, adelantarse en el encuentro con la luz divina, los seres humanos en su gran mayoría tienen un apego a la vida, total nos educan y mal preparan para todo desde chicos, menos para la muerte física que es lo único seguro que tenemos!

    Un Besito Marino

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

A todo caminante que la vida trajo por aqui, le agradezco que deje su huella. Un abrazo!!!

Entradas populares de este blog

Dicen que antes de entrar en el mar...

“Dicen que antes de entrar en el mar, EL RIO tiembla de miedo... mira para atrás, para todo el día recorrido, para las cumbres y las montañas, para el largo y sinuoso camino que atravesó entre selvas y pueblos, y vé hacia adelante un océano tan extenso, que entrar en él es nada más que desaparecer para siempre. Pero no existe otra manera. El río no puede volver. Nadie puede volver. Volver es imposible en la existencia. El río precisa arriesgarse y entrar al océano. Solamente al entrar en él, el miedo desaparecerá, porque apenas en ese momento, sabrá que no se trata de desaparecer en él, sino volverse océano.” Khalil Gilbran.

Ayúdame a mirar...

“Diego no conocía la mar. El padre, Santiago Kovadloff, lo llevó a descubrirla. Viajaron al sur. Ella, la mar, estaba más allá de los altos médanos, esperando. Cuando el niño y su padre alcanzaron por fin aquellas cumbres de arena, después de mucho caminar, la mar estalló ante sus ojos. Y fue tanta la inmensidad del mar, y tanto su fulgor, que el niño quedó mudo de hermosura. Y cuando al fin consiguió hablar, temblando, tartamudeando, pidió al padre: "¡Ayúdame a mirar!" ( Eduardo Galeano.) La petición del niño ante la sorpresa azul del inmenso mar es la más bella expresión de lo que hombres y mujeres podemos hacer unos por otros en la búsqueda permanente que marca nuestra existencia. ¡Ayúdame a mirar! Tú no puedes mirar por mí, no puedes obligarme a mirar, no puedes hacer que yo vea lo que tú ves, no puedes forzarme, no puedes prestarme tus ojos, tus ideas, tu experiencia. Pero puedes ayudarme. Ya me has ayudado con llevarme al sur, con atravesar la arena conmigo, con pon

Sincronia : Ni mera coincidencia Ni pura casualidad .

En todos los actos de iniciativa y creación,hay una verdad elemental cuya ignorancia mata innumerables ideas y espléndidos planes: que en el momento en que uno se compromete definidamente consigo mismo y con los demás ,entonces la providencia tambien se mueve . Todas clase de cosas suceden para ayudarnos,una corriente de acontecimientos brota de esta desición ,haciendo surgir a nuestro favor todo tipo de acciones , reuniones y ayuda material que ningún hombre podría haber soñado. Cualquier cosa que puedas hacer o sueñes que puedes hacer ,hazla. El coraje contiene genio,poder y magia. ¡¡¡¡Comienza ahora !!!! W.GOHETE. (…)La sincronía hace realidad en el mundo exterior una necesidad del mundo interior: aquello que se está gestando adentro sale a relucir afuera en el momento justo.Para decirlo de manera elocuente la sincronía se asemeja al proceso del feto(proceso interior)que sale a la vida para convertirse en un lactante(proceso exterior). El universo espiritu