Ir al contenido principal

El encuentro sagrado.


"Cuando te encuentres con alguien, recuerda que se trata de un encuentro santo. Tal como lo consideres a él, así te considerarás a ti mismo. Tal como lo trates, así te tratarás a ti mismo. Tal como pienses de él, así pensarás de ti mismo. Nunca te olvides de esto, pues en tus semejantes o bien te encuentras a ti mismo o bien te pierdes a ti mismo."

Antes de leer Un curso de milagros, estudié muchos otros escritos espirituales y filosóficos. Los sentí como si me guiaran a lo largo de un enorme tramo de escaleras hasta una catedral gigantesca levantada dentro de mí, pero una vez que llegaba a lo alto de las escaleras, la puerta de la iglesia estaba cerrada con llave. El Curso me dio la llave que abría la puerta. La llave, muy simplemente, son las otras personas.
El Cielo, de acuerdo con el Curso, no es ni una condición ni un lugar, sino más bien "la conciencia de la perfecta unicidad". Puesto que el Padre y el Hijo son uno, amar a uno de ellos es amar al otro. El amor de Dios no está fuera de nosotros. La letra de una canción de la obra teatral Los miserables dice: "Amar a otra persona es ver la faz de Dios". La "faz de Cristo" es la inocencia y el amor que se ocultan tras las máscaras que todos usamos, y ver ese rostro, tocarlo y amarlo en nosotros mismos y en los demás, es la experiencia de Dios. Es lo divino de nuestra condición humana. Es la elevación espiritual que todos buscamos.
En toda relación, en todo momento, enseñamos primordialmente una de estas dos cosas: a amar o a temer. "Enseñar es demostrar." Cuando demostramos amor hacia los otros, aprendemos que somos queribles y aprendemos a amar con mayor profundidad. Cuando demostramos temor o negatividad, aprendemos a autocondenarnos y a tener más miedo de la vida. Siempre aprenderemos lo que hemos decidido enseñar. "Las ideas no abandonan su fuente", y por eso siempre formamos parte de Dios y nuestras ideas siempre forman parte de nosotros. Si opto por bendecir a otra persona, terminaré sintiéndome siempre más bienaventurada. Si proyecto culpa sobre otra persona, terminaré sintiéndome siempre más culpable.
Las relaciones existen para apresurar nuestra marcha hacia Dios. Cuando nos entregamos al Espíritu Santo, cuando Él está a cargo de nuestras percepciones, nuestros encuentros se convierten en encuentros sagrados con el perfecto Hijo de Dios. Un curso de milagros dice que las personas con las que nos encontremos serán quienes nos crucifiquen o nos salven, dependiendo de lo que nosotros decidamos ser con ellas. Concentrarnos en la culpa del otro clava aún más profundamente en nuestra propia carne los clavos del odio hacia nosotros mismos. Concentrarnos en su inocencia nos libera. Puesto, que no tenemos pensamientos neutros, cada relación nos adentra más en el Cielo o nos sume más profundamente en el infierno.


Marianne Williamson.

"Volver al amor".





Comentarios

Entradas populares de este blog

Sincronia : Ni mera coincidencia Ni pura casualidad .

En todos los actos de iniciativa y creación,hay unaverdad elemental cuya ignorancia mata innumerables ideas y espléndidos planes:que en el momento en que uno se compromete definidamente consigo mismo ycon los demás ,entonces la providencia tambien se mueve .Todas clase de cosas suceden para ayudarnos,una corriente de acontecimientosbrota de esta desición ,haciendo surgir a nuestro favor todo tipo de acciones ,reuniones y ayuda material que ningún hombre podría haber soñado.Cualquier cosa que puedas hacer o sueñes que puedes hacer ,hazla.El coraje contiene genio,poder y magia.¡¡¡¡Comienza ahora !!!!W.GOHETE.
(…)La sincronía hace realidad en el mundo exterior una necesidad del mundo interior: aquello que se está gestando adentro sale a relucir afuera en el momento justo.Para decirlo de manera elocuente la sincronía se asemeja al proceso del feto(proceso interior)que sale a la vida para convertirse en un lactante(proceso exterior).El universo espiritual se une con el mundo físico,el deseo…

Citas de "Relatos de poder".

* La confianza del guerrero no es la confianza del hombre corriente. El hombre corriente busca la certeza en los ojos del espectador y llama a eso confianza en si mismo. El guerrero busca la impe­cabilidad en sus propios ojos y llama a eso humil­dad. El hombre corriente está enganchado a sus semejantes, mientras que el guerrero sólo está enganchado al infinito.* Hay montones de cosas que un guerrero puede hacer en un determinado momento y que no habría podido hacer años antes. Esas cosas no cambiaron; lo que cambió fue su idea de sí mismo.* El único camino posible para un guerrero es actuar consistentemente y sin reservas. En un momento dado, sabe lo suficiente del camino del gue­rrero como para actuar en consecuencia, pero sus viejos hábitos y rutinas pueden interponerse en su camino.* Para que un guerrero tenga éxito en cualquier empresa, el éxito debe llegar suavemente; con mucho esfuerzo, pero sin tensión ni obsesiones.* Es el diálogointerno lo que ata a la gente al mundo cotidian…

Alquimia o Química.

Le preguntaron al Maestro cuál era la diferencia entre la química y la alquimia en las relaciones de pareja...
y contesto estas hermosas y sabias palabras:

- Las personas que buscan "Química" son científicos del amor,
es decir, están acostumbrados a la acción y a la reacción.


Las personas que encuentran la "Alquimia" son artistas del amor,
crean constantemente nuevas formas de amar.

- Los Químicos aman por necesidad.
- Los Alquimistas por elección.

- La Química muere con el tiempo,
- La Alquimia nace a través del tiempo...

- La Química ama el envase.
- La Alquimia disfruta del contenido.

- La Química sucede.
- La Alquimia se construye.

- Todos buscan Química,
solo algunos encuentran la Alquimia.

- La Química atrae y distrae a machistas y a feministas.
- La Alquimia integra el principio masculino y femenino,
por eso se transforma en una relación de individuos libres
y con alas propias, y no en una atracción que está sujeta
a los caprichos del ego.

En conclusión, dijo el Maest…