Ir al contenido principal

¿Quieres perder el sol?.


Para los que quieren disfrutar las cosas.

Al jardín de una casa llegaban muchos pajaritos que alegraban el ambiente. La dueña hizo construir una gran fuente donde diariamente colocaba una bandeja llena de alpiste y de semillas para que se alimentaran. Era una diversidad inmensa de avecillas de todos los tamaños, colores y especies que venían y se iban cuando querían; la señora disfrutaba mucho sus cantos y su presencia.

En una oportunidad alguien le recomendó que los atrapara para venderlos, pues los pagaban muy bien. La señora construyó una gran jaula y ahí metió a todos los pajaritos que agarraba, pero ya no contaban como antes porque se sentían esclavos y los otros ya nunca más regresaron al jardín.

Al principio la venta de los pájaros iba viento en popa pero poco a poco la demanda disminuyó, los precios bajaron y el valor del alimento subió. La mujer se desesperó ante la inversión que había hecho.

La mejor jaula es la de nuestro jardín porque ahí los pajaritos entran y salen cuando quieren. En cambio cuando los encerramos, en realidad nosotros también nos atamos porque nos esclavizamos a ellos para alimentarlos, para venderlos y para que no los roben. El mejor disfrute es la libertad no la opresión ni la posesión, pero estamos empeñados en poseer para no disfrutar.

Vamos a suponer que la NASA le ponga precio al sol y tú logras comprarlo, desde el mismo momento en que el gran Astro pasa a ser de tu propiedad ya deja de ser tuyo, ahora no lo disfrutarás sino que lo sufrirás. Estarás pendiente de quién se está alumbrando con sus rayos o de quién te lo pueda robar. Cuando posees las cosas las dejas de tener. ¿Quieres perder el Sol?, ¡cómpralo! El día que lo adquieras lo pierdes.

_ ¡Ey quítate de allí que ese Sol es mío! _ dirás desesperado _ ¡Allá van otros alumbrarse!, ¡aléjense de mi Sol!

Un día, sin saber ya qué hacer le pondrás una cerca de alambre de púas, con un letrero que diga: “No se alumbre; Propiedad Privada”. Y al colocarlo te quemarás las manos con el Sol porque te le acercaste mucho y te puyarás con las púas porque querías herir a otros. No aspires poseer la luz del Sol, confórmate con su calor y lo alcanzarás.

¿Quieres perder el Sol?, ¡cómpralo!

¿Quieres perder una amistad?, ¡manipúlala!

¿Quieres perder una relación?, ¡célala!

¿Quieres perder una pareja?, ¡trátala como si fuera una cosa tuya!

La persona que posee o que cela a alguien en realidad no ama, más bien cree que lo hace. Mejor dicho, el celoso ama con amor posesivo y desesperado y la desesperación sólo hace ver las apariencias de las cosas.

Amar no es poseer, amar es disfrutar y compartir. El que se apega a algo no lo disfruta, lo sufre. El que pretende “ser propietario” de una persona no la ama, la hace sufrir hasta la saciedad.

No compres el Sol ¡disfrútalo!, no quieras alcanzar sus rayos…. acepta sólo su calor.


Ricardo Bulmez.


Comentarios

  1. Totalmente de acuerdo, pero eso sí, no es nada fácil "no poseer" en la sociedad en que nos toca vivir... tan viciada, tan comercial, tan de acaparar cosas a nuestro alrededor. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. El apego a todo y a todos. Conplicado tema...pero cuando lo consigues te libera.
    Gracias Graciela.
    Besos.

    ResponderEliminar
  3. Disfrutar es sentirse libres... disfrutar es saber entregar y recibir.... me gustó mucho este post! para reflexionar... Gracias por compartirlo! Besotes!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

A todo caminante que la vida trajo por aqui, le agradezco que deje su huella. Un abrazo!!!

Entradas populares de este blog

Dicen que antes de entrar en el mar...

“Dicen que antes de entrar en el mar, EL RIO tiembla de miedo... mira para atrás, para todo el día recorrido, para las cumbres y las montañas, para el largo y sinuoso camino que atravesó entre selvas y pueblos, y vé hacia adelante un océano tan extenso, que entrar en él es nada más que desaparecer para siempre. Pero no existe otra manera. El río no puede volver. Nadie puede volver. Volver es imposible en la existencia. El río precisa arriesgarse y entrar al océano. Solamente al entrar en él, el miedo desaparecerá, porque apenas en ese momento, sabrá que no se trata de desaparecer en él, sino volverse océano.” Khalil Gilbran.

Ayúdame a mirar...

“Diego no conocía la mar. El padre, Santiago Kovadloff, lo llevó a descubrirla. Viajaron al sur. Ella, la mar, estaba más allá de los altos médanos, esperando. Cuando el niño y su padre alcanzaron por fin aquellas cumbres de arena, después de mucho caminar, la mar estalló ante sus ojos. Y fue tanta la inmensidad del mar, y tanto su fulgor, que el niño quedó mudo de hermosura. Y cuando al fin consiguió hablar, temblando, tartamudeando, pidió al padre: "¡Ayúdame a mirar!" ( Eduardo Galeano.) La petición del niño ante la sorpresa azul del inmenso mar es la más bella expresión de lo que hombres y mujeres podemos hacer unos por otros en la búsqueda permanente que marca nuestra existencia. ¡Ayúdame a mirar! Tú no puedes mirar por mí, no puedes obligarme a mirar, no puedes hacer que yo vea lo que tú ves, no puedes forzarme, no puedes prestarme tus ojos, tus ideas, tu experiencia. Pero puedes ayudarme. Ya me has ayudado con llevarme al sur, con atravesar la arena conmigo, con pon

Sincronia : Ni mera coincidencia Ni pura casualidad .

En todos los actos de iniciativa y creación,hay una verdad elemental cuya ignorancia mata innumerables ideas y espléndidos planes: que en el momento en que uno se compromete definidamente consigo mismo y con los demás ,entonces la providencia tambien se mueve . Todas clase de cosas suceden para ayudarnos,una corriente de acontecimientos brota de esta desición ,haciendo surgir a nuestro favor todo tipo de acciones , reuniones y ayuda material que ningún hombre podría haber soñado. Cualquier cosa que puedas hacer o sueñes que puedes hacer ,hazla. El coraje contiene genio,poder y magia. ¡¡¡¡Comienza ahora !!!! W.GOHETE. (…)La sincronía hace realidad en el mundo exterior una necesidad del mundo interior: aquello que se está gestando adentro sale a relucir afuera en el momento justo.Para decirlo de manera elocuente la sincronía se asemeja al proceso del feto(proceso interior)que sale a la vida para convertirse en un lactante(proceso exterior). El universo espiritu