miércoles, 27 de febrero de 2013

Un deseo profundo vive en mí...


Un deseo profundo vive en mí: 
ser un día el rostro de una sombra sin imagen alguna, y sin historia. 
Ser solamente el eco de un canto apenas acorde que señala a sus hermanos.
 La libertad del espíritu.



Atahualpa Yupanqui.



domingo, 24 de febrero de 2013

Más...


Más que simplemente existir, vive.
Mas que simplemente tocar, siente.
Más que simplemente, mirar, observa.
Más que simplemente, leer, absorbe.
Más que simplemente, escuchar, oye.
Más que simplemente, presenciar, entiende.
Más que simplemente, pensar, reflexiona.
Más que simplemente, hablar, por favor 
¡ Dí algo !




John Maxwell.





viernes, 22 de febrero de 2013

El amor es vida, es energía y es el motor de la existencia.


Los corazones humanos muchas veces actúan como cárceles cuando han sentido los rasguños de la incomprensión humana, pero si es triste contemplar la ignorancia de los hombres, mas triste es observar corazones encarcelados. Quita las cadenas de tu corazón, vuelve a encender la antorcha del amor y entrégalo a cuanto ser encuentres a tu paso, porque debes saber que el amor es para el hombre, lo que el agua es para las plantas, es la vida, es la energía y es el motor de la existencia. 

Recuérdalo siempre y cada noche, cuando presa de tu tristeza y de tu dolor vuelvas a sentir soledad, toma estas líneas y repitiéndolas en voz alta, repítelas una y mil veces, hasta que sientas que esta voz proviene de ti mismo, hasta que sientas Mi presencia en ti, y a mi amor inundándote y desbordándose de adentro hacia afuera. 

Si lo haces, serás una flor renacida, la primavera volverá a llegar a tu vida y el frío invierno se alejará de ti. Un nuevo sol alumbrará tus pasos y la vida entera retomará su curso, porque una flor se ha abierto nuevamente.


Kwan Yin.



jueves, 7 de febrero de 2013

El puerto salvador.


La Familia.


Un barco que está en emergencia pone rumbo hacia un puerto salvador. Una vez arribado el peligro ha pasado. En él vuelve la calma. Su tripulación puede nuevamente sentir suelo firme bajo sus pies. Del mismo modo en nuestra vida, cuando nos hemos alejado mucho del suelo seguro, buscamos el lugar y las personas que nos acojan para con ellos volver a sentirnos en casa y seguros. Con ellos reencontramos la calma. Con ellos arribamos y volvemos a casa. Ellos son nuestro puerto salvador. Entretanto ustedes ya se han dado cuenta a que puerto salvador me estoy refiriendo. En nuestra vida el lugar más seguro para nosotros fue y es nuestra familia. Cuando en ella hemos crecido lo suficiente y nos sentimos capaces de abandonarla ¿qué hacemos? Buscamos una nueva familia, buscamos una familia propia que fundamos junto a nuestra pareja. O buscamos un sustituto para nuestra familia de origen, otro contacto o una comunidad en la cual de una manera similar a nuestra familia original nos sintamos protegidos y aceptados. Un ejemplo puede ser una comunidad religiosa o un grupo al cual nos comprometemos a servir por muchos años. Por ejemplo, una compañía o también un barco. Del mismo modo que experimentamos a nuestra familia experimentamos al pueblo al que pertenecemos. Es decir nuestra comunidad, también nuestra religión, en la cual fuimos acogidos después de nuestro nacimiento. Por ejemplo, a través del bautismo. También allí encontramos refugio cuando nos sentimos en peligro. ¿Qué significa nuestra familia para nosotros? En nuestra familia vinimos al mundo. Ella es la base creativa en la cual nosotros divisamos la luz del mundo. En ella fuimos cuidados durante largos años. En ella crecimos hasta llegar a ser independientes. En ella nos volvimos capaces de fundar nuestra propia familia para asimismo traspasar la vida y preparar a la próxima generación para que también ella forme una familia – un nuevo puerto salvador. 





Bert Hellinger.



viernes, 1 de febrero de 2013

El hombre...


El hombre es el hijo poderoso de la Pachamama, 
aunque vive prisionero de la garra cósmica del cerro.
 Puede matar al pájaro y derribar el árbol.
 Pero precisa al sol para su vida,
 al árbol para su sueño y al ave para su canto.



 Atahualpa Yupanqui.