sábado, 29 de septiembre de 2012

El Bien.

Nadie debe considerar el bien con ligereza, diciendo para sí ¨no está a mi alcance¨.
Así como gota a gota una vasija se llena de agua,
así también  el bien llegara a colmar al hombre sabio,
aun cuando lo acumule paulatinamente.




Buda.



jueves, 27 de septiembre de 2012

Amo el amor...



Amo el amor que me inmuniza ante la infelicidad
que pulula por doquier, 
infectando almas 
 y atrofiando corazones. 
La gente está tan acostumbrada a ser infeliz,
que la sensación de felicidad les resulta sospechosa.
La gente está tan reprimida, que la espontánea ternura
le incomoda y el amor le inspira desconfianza.
La vida es un canto a la belleza,
una convocatoria a la transparencia.



Chamalù.



miércoles, 26 de septiembre de 2012

Estar en equilibrio...


Estar en equilibrio significa tener el mismo porcentaje de luz, que de sombra.
 Demasiada luz encandila el camino. Demasiada sombra lo nubla. 


Vivi Cervera.


Gracias Maje!!!


martes, 25 de septiembre de 2012

La devaluación de la naturaleza.



Creo en el respeto. 
Respeto a las criaturas, a los hombres, 
a la belleza, a lo sagrado. 
(Cardenal Danielou)


Respeto, veneración, adoración. “Acatamiento y reverencia” en frase ignaciana que es clave de postura espiritual. Ante Dios y su creación, ante hombres y mujeres, ante paisajes y horizontes, ante lo bello y lo sagrado. Un sentir profundo de reverencia intensa ante la presencia del Creador en cada una de sus creaciones. Humildad admirativa. Recogimiento artístico. Misticismo cósmico.
El ritual reposado de una puesta de sol. La majestad serena de una cumbre en los hielos. El milagro verde de un árbol en flor. La belleza amiga de un rostro humano. Todo son huellas. Todo son facetas. Todo son rayos de un sol y arroyos de una fuente y brisas de un amanecer. Todo en el mundo tiene esa cualidad divina que marca su origen y señala su destino. Cada flor es un ángel, y cada roca un sacramento. Nos invade el silencio al asomarnos a la naturaleza porque sentimos en ella el perfume de los dedos que la crearon. Silencio y oración.
Estamos perdiendo el sentido de adoración. Todo es profano. Todo se explica científicamente y se disfruta despreocupadamente –mientras haya dinero para ello–. Los cielos son astrofísica, los mares son deporte, los animales son cacería, las montañas son excursión. Las personas son estadísticas, la música es ruido, el trabajo es competencia, el amor es sexo. Todo ha perdido su misterio, su secreto, su sacralidad. Todo puede obtenerse por dinero y disfrutarse con ligereza. Hemos sufrido la mayor devaluación de los mercados del mundo: la devaluación de la naturaleza.
Hay que volver a saber admirarse, a saber ponerse de rodillas, a saber adorar. Hay que recobrar el sentido de lo sagrado en todo lo que nos rodea, que de Dios viene y a Dios va. Hay que reconocer los pasos y sentir la presencia. Hay que volver a sentir a Dios en la brisa que pasa, en la lluvia que cae, en la sonrisa que nos saluda, en la mano que estrechamos, en el aire que nos da vida y en la tierra que nos sostiene. Hay que volver a saber y querer saber y lograr el tiempo y la paz del alma para contemplar una puesta de sol, para pasear por un bosque, para mirar al mar, para acompañar en fantasía  la marcha de las nubes por el cielo. Hay que volver a saber extasiarse ante un capullo de rosa y un trino de ruiseñor. Hay que volver a descubrir la imagen de Dios en el rostro, la palabra, el andar y el mirar de cada hombre y mujer que se nos presentan en la vida y acompañan nuestro caminar. Hay que resucitar el respeto a todo lo creado, que es respeto al Creador. Solo al devolver esa profundidad a nuestra mirada, devolveremos la plenitud a nuestra vida.


¿No será que hemos perdido respeto a la creación porque ya no nos respetamos a nosotros mismos?



Carlos G Valles.


sábado, 22 de septiembre de 2012

Primavera.



En la primera parte de su Soneto 21 a Orfeo, Rilke celebra la existencia en la figura de la primavera que deja detrás de sí al invierno. La tierra canta y con ella los niños y nosotros.

La primavera ha vuelto... La tierra
parece una niña que recita poesías, 
¡muchas, muchas!... Por su esfuerzo
de aprender tanto recibe un premio.

Duro fue su maestro. Pero nos gustaba la blancura
de las barbas del anciano.
Preguntad a la niña qué nombre tiene,
el verde, el azul: ¡ella lo sabe, ella lo sabe!

Tierra que estás de recreo, tierra feliz, juega ahora
con los niños. Queremos alcanzarte,
tierra feliz. Sólo el más dichoso lo logrará.

¡Oh!, lo que el maestro le enseñó, lo mucho,
lo que lleva grabado en las raíces y en los largos
troncos entreverados:

¡Lo está cantando, lo está cantando!

En primavera la naturaleza se despierta de su sueño invernal y nosotros con ella. Respiramos y nos alegramos por el tiempo rico de fertilidad que nos espera, sobre todo en nuestras relaciones y en nuestro amor. ¡Qué abundancia! 



Berth Hellinger.



viernes, 21 de septiembre de 2012

Autenticidad.


Al Maestro nunca le impresionaron los diplomas y los títulos. El se fijaba en las personas, no en los certificados.

En cierta ocasión le oyeron decir: ¨ Si tienes oídos para escuchar el trino de un pájaro, no necesitas fijarte en sus credenciales¨.



 Anthony de Mello.

jueves, 20 de septiembre de 2012

Es todo una cuestiòn de actitud.


Si cuando estoy triste naturalmente lloro
y cuando estoy alegre naturalmente río; 
lo mejor que puedo hacer cuando me siento triste es reír,
porque la risa, naturalmente me traerá la alegría.



H. James.

martes, 18 de septiembre de 2012

Movimiento perpetuo.


La vida no es un ensayo, aunque tratemos muchas cosas; no es un cuento, aunque inventemos muchas cosas; no es un poema, aunque soñemos muchas cosas. El ensayo del cuento del poema de la vida es un movimiento perpetuo; eso es, un movimiento perpetuo.



Augusto Monterroso.



lunes, 17 de septiembre de 2012

Autorechazo.

...Todo empezó aquel día gris en que dejaste de decir orgulloso

YO SOY...

Y entre avergonzado y temeroso bajaste la cabeza y cambiaste tus dichos y actitudes por un terrible pensamiento:

YO DEBERÍA SER ...

...Y si es difícil aceptar que yo soy quien soy, cuánto más difícil nos es, a veces, aceptar la tercera derivación de ¨ Lo que es, es¨:

VOS ... SOS QUIEN SOS.



Jorge Bucay.



domingo, 16 de septiembre de 2012

Tu espacio sagrado.



Debes tener una habitación, o cierta hora del día, en la que no sabes lo que dicen los informativos de la mañana, no sabes quiénes son tus amigos, ni lo que debes a nadie, ni lo que nadie te debe a ti. Este es un lugar en el que simplemente puedes experimentar y llevar a cabo lo que eres y lo que podrías ser. Este es un lugar de incubación creativa. Al principio, podría parecer que no ocurre nada. Pero si tienes un espacio sagrado y lo usas, algo sucederá en algún momento.



Joseph Campbell.




viernes, 14 de septiembre de 2012

Al...


Al amigo hay que quererlo...
No explotarlo.

   A la riqueza hay que usarla...
No acumularla.

   A la salud hay que vivirla...
No maltratarla.

   Al amor hay que consentirlo...
No vulgarizarlo.

   Al dolor hay que conocerlo...
No entregársele.

   A la felicidad hay que disfrutarla...
No excederse.

   Al carácter hay que dominarlo...
No desbocarlo.

   Y a los dones desarrollarlos...
No desperdiciarlos.





Zenaida Bacardí de Argamasilla.




martes, 11 de septiembre de 2012

No te resistas.


No te resistas.
Donde no hay oposición, no hay conflicto.
Fluye como la marea...
sin marearte.




Alfonso Ruiz Soto.


lunes, 10 de septiembre de 2012

Un santo.


Un santo es un hombre corriente que ama la vida corriente.
Cortando leña, trayendo agua del pozo, cocinando;
todo lo que toca se convierte en sagrado.
No es que esté haciendo grandes cosas,
sino que todo lo que hace
 lo hace a lo grande.


Osho.


martes, 4 de septiembre de 2012

El puente inflexible.


Un día yo navegaba bajo un puente, el màstil de mi embarcaciòn tropezò con uno de los arcos. Mejor hubiera sido para mi que el màstil se hubiera inclinado unos cuantos centimetros, o que el puente hubiera enarcado su lomo como un gato, o que el caudal del rìo hubiera decrecido un poco. Pero ni uno no otro hicieron nada para evitar el encontronazo. Y es precisamente por ello, por la firmeza que cada cosa mantenìa, por lo que yo podìa servirme del rìo y navegar sobre èl con ayuda del palo de mi barco, y por lo que podìa contar con el puente cuando la corriente no era favorable.

¨ Ese rigor inquebrantable de la realidad suele obstaculizar nuestros deseos y conducirnos al desastre, lo mismo que la dureza del suelo resulta inevitablemente dolorosa para el niño que se cae cuando està aprendiendo a caminar. Y, sin embargo, esa misma dureza que le lastima es lo que hace que el niño pueda caminar sobre el suelo.¨

R. Tagore.


Las leyes son las leyes, el capricho crea caos. La ley nos duele cuando es contraria a nuestros intereses inmediatos, pero nos ampara en el àmbito universal de nuestra existencia. Nos ancantarìa que el màstil se inclinara o el puente se arqueara y evitasemos ese choque que nos va a doler. Pero, si los màstiles se doblaran y los puentes se arquearan a voluntad de cualquiera, no podrìamos navegar los mares ni cruzar los rìos. Màs vale el encontronazo que nos recuerda, por doloroso que sea, que la creaciòn tiene sus normas, y en respetarlas y aceptarlas està nuestra salvaciòn. Todos nos hemos lastimado las rodillas al tropezar y caer de pequeños, y gracias a esos rasguños podemos hoy caminar y correr por los caminos de la vida, que sabemos aguantaran nuestro paso. Aceptar el todo, aunque a veces mortifiquen los detalles. Asì funciona el universo.



Carlos. G. Valles.