martes, 31 de mayo de 2011

Trucos de la vida.


Uno de los trucos de la vida consiste,
más que en tener buenas cartas,
en jugar bien con las que uno tiene.





Josh Billings.





lunes, 30 de mayo de 2011

Casiopea.

Silvio Rodriguez junto a Mario Benedetti... para disfrutar.

De verdad en verdad.


Cuando escribo, jamás pienso en lo que dije anteriormente. Mi propósito no es ser consecuente con mis declaraciones precedentes sobre una cuestión determinada, si no ser coherente con la verdad, sea cual fuere el modo en que se me presente en dicho momento. Por eso, fui creciendo de verdad en verdad, libré a mi memoria de un esfuerzo excesivo y, más todavía, cuando me veo obligado a comparar mis textos -hasta los de cincuenta años atrás- con los más recientes, no descubro entre ellos la más mínima inconsistencia.



Mahatma Gandhi.





sábado, 28 de mayo de 2011

El actor y la obra.


La vida es como una obra de teatro – interpretas tu propio papel y te rodean muchos otros actores que también interpretan sus propios papeles individuales. No sabes qué escenas van a aparecer en la obra, así que tienes que prepararte para lo que sea que pueda suceder. A veces viene un gran éxito sin que realmente lo hayas estado buscando... a veces haces grandes esfuerzos por conseguir algo, y sin embargo no funciona y parece un fracaso. En ocasiones otros consiguen lo que tú siempre has querido, y a veces tú consigues lo que otros han estado intentando conseguir.

Es importante saber extraer el beneficio de cada escena para nuestro progreso en la vida. Por ejemplo, ¿cuál es mi relación con el fracaso? ¿Es algo que me deprima o desanime? ¿O lo veo como una experiencia de aprendizaje?... ¿Algo que me permitirá desarrollar mayor sabiduría para la próxima vez, de forma que mi preparación sea mejor y no vuelva a cometer el mismo error?

El arte de ser un observador desapegado nos capacita a relacionarnos con la vida de una manera muy equilibrada. Hay ocasiones en las que tenemos que actuar e interpretar nuestro papel de una manera muy activa. En otras ocasiones, lo correcto es hacerse a un lado de la escena y simplemente observar. La habilidad de cambiar de estar en el centro del escenario a ser parte de la audiencia... y volver de nuevo, nos capacita para disfrutar las escenas de la vida, sin quedarnos exhaustos debido a escenas que no nos gustan o perdernos en las que nos gustan. Cuando podemos ver las cosas como el observador desapegado, entonces somos muy útiles para los demás, para ayudar, para ofrecer apoyo, para ver las cosas desde una perspectiva diferente.



Asociación Espiritual Mundial Brahma Kumaris.



viernes, 27 de mayo de 2011

En el atardecer de tu vida...


En el atardecer de tu vida se te examinará en el amor.






San Juan de la Cruz.





jueves, 26 de mayo de 2011

Gritar.

...Y cederle al coraje un lugar
Y ponerle nombre al miedo y arrancarle un rayo al cielo
ser feliz aunque pueda fallar...
Por que un nudo en la garganta no se suelta si se aguanta
las espinas no se deben tragar...
Las palabras tienen filo y a mi nadie me ha prohibido gritar...






A Ti.


A ti, por amarme con libertad como sólo un hombre sabio sabe hacerlo, sin ponerle puertas al campo, ni ventanas al cielo, sin código de barras, ni fecha de caducidad.

A ti, que cuando creí morir no dejaste flores en mi tumba, sino que me hiciste el boca a boca y lograste resucitarme.

A ti, que siempre has sabido dar un paso atrás para dejarme brillar y no pisar mi sombra.

A ti, cuya fe en mí siempre ha sido tan intensa, que incluso creíste en mí cuando yo dejé de hacerlo.

A ti por ser un refugio abierto veinticuatro horas, un faro en la tormenta, un colchón para mi sueño, un jarrón con agua para mis flores, una chispa para mi dinamita, fuegos artificiales en mi noche oscura.

A ti, por valorar mis virtudes y ayudarme a no olvidar mis defectos.

A ti, que bailaste hasta el amanecer sin rechistar, calzado en mis zapatos, a pesar de que te dolieran los pies.

A ti, que eres capaz de hacer magia con la mirada, sin tener que sacar un conejo de una chistera, ni dejar volar palomas adiestradas.

A ti, que conseguiste que uno más uno fueran cuatro.

A ti, que a pesar de ser cuatro, siempre encuentras un momento para que no olvidemos ser dos.

A ti, por hacer poesía de lo cotidiano y convertir en domingo un lunes por la mañana.

A ti, por recordarme que tengo alas para volar y que el nido siempre me estará esperando.

A ti, por decirme que estoy preciosa cada vez que me levanto tras una mala noche.

A ti, por saber hacer de lo tangible, infinito.

A ti, por ser el blanco cuando yo soy el negro, azúcar cuando soy sal, sólido cuando soy etérea.

A ti, porque te quiero.



Paz Castelló.


Gracias Fran !!!




miércoles, 25 de mayo de 2011

Solo una mente insatisfecha...


Solo una mente insatisfecha puede hallar la verdad.
Nunca lo hará una mente autocomplacida y prisionera de sus creencias.






Krishnamurti.





martes, 24 de mayo de 2011

Whells.



Gracias Bau !!!



Filosofía del niño.


¿ Alguna vez has aplicado la filosofía de un niño en tu vida ? Observa:

Un niño sabe sonreír sin temor a lo que digan los demás, su risa es espontánea, sincera y libre de prejuicios; qué significativo sería que los adultos aplicáramos esta forma de pensar en lugar de cargar tantos problemas.

Un niño juega con quien sea, lo importante es ser feliz; no distingue sexo, raza, aspecto físico ni posición económica; lo único que él quiere es sacarle provecho al día, con el máximo de dicha. Las relaciones humanas son tan naturales.

Un niño perdona fácilmente, si se peleó con determinado amigo, en unas horas ya lo puedes ver abrazándose con éste; no lleva a cuesta rencores por años cuyo fin es limitar afectos.

Un niño llora cuando perdió algo que amaba y se desahoga sin el miedo a los comentarios de otros niños por su reacción; está consciente de que aquella mascota, aquel juguete, aquel familiar, aquel sueño, se fueron y tiene que descargar el dolor de aquella pérdida.

Un niño olvida todos los errores que cometemos los padres durante su educación, si los retamos injustamente no nos reprochan todos los días el reto injusto, simplemente ama y olvida.. Incluso llega a olvidarse hasta las reprimendas que le damos cuando creemos que los adultos tenemos la razón.

El niño ama sin esperar que los demás lo amen a él, se entrega plenamente. Está seguro de que para que te amen antes debes amar, para que te den antes debes ofrecer.

No espera a que los demás den el primer paso, él sonríe, te abraza, te besa y en aquella muestra de amor no solo captura tu cuerpo con sus brazos sino que se lleva tu alma y tu corazón.

Un niño no miente, se enfrenta a la verdad por dura que sea; si está enojado te lo dice, no se queda callado y cuando le preguntas”¿Estás bien? ”, ¿contesta que sí, cuando en el fondo está enojado contigo, como lo hacemos los adultos?.

Un niño cuando cree, se aferra a su sueño y lucha para que se haga realidad, no se rinde al primer intento. Es persistente y no hay nada que pueda arrancarle aquel ideal; y aun cuando lo ve perdido, sigue creyendo que algún día ese sueño será una realidad.

El niño es puro, realmente en ellos no existe la maldad, la codicia ni la hipocresía. Comparte con otros niños lo que tiene, dejando la mezquindad y la avaricia a un lado.

Es por eso que en su pequeño corazón se fraguan grandes sentimientos que lo hacen alguien especial.

Al final, un niño lleva es su espíritu la esencia de Dios, y espera que haya paz, armonía y fraternidad entre todos los hombres de buena voluntad.

¿Habías olvidado lo importante de la filosofía de un niño?.



Enrique Villareal Aguilar.




lunes, 23 de mayo de 2011

Oración al creador.


Hoy, Creador, ayúdame a crear la historia de mi vida tan bellamente como tú creas el universo entero. Ayúdame a empezar hoy mismo a recuperar mi fe en la verdad, en la voz silenciosa de mi integridad. Te pido, Dios, que manifiestes tu amor a través de cada palabra que exprese y de cada acción que emprenda. Ayúdame a convertir cada actividad de mi vida en un ritual de amor y dicha. Permíteme utilizar el amor como el material para crear la historia más hermosa sobre tu creación. Hoy, Dios, mi corazón está lleno de gratitud por el don de la vida. Gracias por la conciencia de que tú solo creas perfección, y dado que tú me has creado creo en mi propia perfección. Dios, ayúdame a amarme incondicionalmente a fin de que pueda compartir mi amor con otros seres humanos, con todas las formas de vida que existen en este bello planeta. Ayúdame a crear mi propio sueño del cielo para la felicidad eterna de la humanidad. Amén.



Miguel Ruiz.



domingo, 22 de mayo de 2011

Necesitamos honestidad.


Honestidad es la conciencia clara “ante mí y ante los demás”. Honestidad es el reconocimiento de lo que está bien y es apropiado para nuestro propio papel, conducta y relaciones. Con honestidad, no hay hipocresía ni artificialidad que creen confusión y desconfianza en las mentes y en las vidas de los demás. La honestidad conduce a una vida de integridad, porque nuestro interior y exterior son reflejo el uno del otro. Honestidad es hablar de lo que se piensa y hacer lo que se ha dicho. No hay contradicciones ni discrepancias entre los pensamientos, palabras o acciones.

Esta integración proporciona claridad y ejemplo a los demás. Ser interiormente de una forma y exteriormente de otra, crea barreras y puede causar daño, porque nunca podremos estar cerca de los demás ni los demás querrán estar cerca nuestro. Algunos piensan: “Soy honesto, pero nadie me comprende”. Esto no es ser honesto. La honestidad es tan claramente perceptible como un diamante sin defectos que nunca puede permanecer escondido. Su valor es visible en cada acción que realizamos. Se necesita examinar la honestidad interna para fortalecerse y desarrollar sabiduría y estabilidad. La firmeza interna positiva crea un oasis de recursos espirituales para asegurarse y proporciona la confianza para permanecer estable en la propia autoestima.

La honestidad actúa como un quitamanchas. Para el crecimiento del propio ser debe haber limpieza y claridad en el esfuerzo y verdad en el corazón. Limpieza significa explorar y cambiar la conciencia y la actividad que manchan al propio ser y suscitan dudas en los demás. Debería haber honestidad en el corazón y también honestidad en la cabeza. De lo contrario habrá autoengaño o la tendencia de engañar a los demás, oscureciendo los asuntos con excusas interminables y explicaciones confusas. Cuando el espejo del propio ser está limpio, los sentimientos, la naturaleza, las motivaciones y los propósitos son claramente visibles, y la persona se hace digna de confianza. Se dice que “el barco de la verdad puede tambalearse, pero nunca se hundirá”. Incluso con honestidad, el barco a veces se sacude, pero el ser digno de confianza garantiza que el barco nunca se hundirá. El valor de la verdad le hace a uno digno de confianza. Ser digno de confianza y confiar en los demás proporcionan la base y la conexión necesarias para que las relaciones sean nítidas. También es necesario compartir con honestidad los sentimientos y las motivaciones de cada uno. Cuando hay honestidad y limpieza, también hay cercanía. Sin estos principios, ni las personas ni la sociedad pueden funcionar.



Asociación Espiritual Mundial Brahma Kumaris.



viernes, 20 de mayo de 2011

El Único Camino.


Es imposible encontrar un hombre que no tenga un sueño de utopía…de un mundo que sea mejor…más humano…más hermoso…más amoroso; un mundo sin conflictos, guerras, discriminaciones…un mundo sensible…compasivo… comprensivo.

Todo ser humano lleva el sueño en un rincón de su conciencia. Y esto no es un fenómeno nuevo. Es mejor continuar soñando con una humanidad mejor que instalarse en la tristeza y el pesimismo… Tenemos que hacer todos los esfuerzos para cambiar el significado de la palabra utopía. Todo depende de nuestro amor…de nuestro silencio…de nuestra paz…de nuestra meditación.

Desde el principio el sueño ha estado presente en la humanidad, y se ha fallado, no por una dificultad interior sino por el vasto mundo que te rodea. Tus sueños no están en sintonía con los intereses creados del mundo, y estos son muy poderosos…inmensamente poderosos. El soñador es muy delicado…muy frágil, igual que su sueño….

El significado de la palabra utopía es aquello que nunca sucede, y estamos decididos a cambiar su significado. Estamos comprometidos con la idea de que la utopía es aquello que puede suceder. Debe cambiar totalmente la antigua definición. La utopía es el verdadero corazón de los seres humanos.

Un hombre que no sueñe con un mundo mejor no es un hombre, es un desierto… No estamos interesados en ir al paraíso; estamos interesados en hacer que el paraíso venga acá.

Y de estar despiertos y alertas para no caer en la trampa de los intereses creados. No estoy a favor de postergarlo, ni siquiera para mañana… Lo que se pueda hacer, hay que hacerlo ahora.

No traiciones la tierra…no traiciones el presente.
No traiciones tu sueño…tu sueño es tu alma…
Sé claro en tu visión…sé consciente en tus esfuerzos.
El sueño está teniendo raíces y espero que pronto veamos las flores: no están lejos.



Osho.





La verdadera tensión.


“Cuando tengo el arco estirado” dice Herrigel a su maestro zen “llega un momento en el que, si no disparo inmediatamente, siento que voy a perder el aliento”.

“Mientras intentes provocar el momento de disparar la flecha, no aprenderás el arte de los arqueros” dice el maestro. “La mano que estira el arco debe abrirse como la mano de un niño. Lo que a veces altera la precisión del tiro es la voluntad demasiado activa del arquero”.

Un guerrero de la luz a veces piensa: “todo aquello que yo no haga, no se hará”.Y no es exactamente así: él debe actuar, pero ha de dejar también que el Universo actúe en su debido momento.



Paulo Coelho.




jueves, 19 de mayo de 2011

Nadie puede ocupar tu lugar...


Nadie puede ocupar tu lugar.
Cada uno de nosotros teje una hebra en la tela de la creación.
Nadie puede tejer esa hebra por nosotros.





Duane Elgin.





miércoles, 18 de mayo de 2011

El sentido de lo sagrado.


¿Qué significa orar? ¿Qué mecanismos pone en juego? ¿Qué resultados produce? ¿Esos resultados son tangibles o intangibles? El proceso espiritual requiere primero que nada de una interiorización. El adentrarse en uno mismo, es un camino que está lleno de obstáculos que suelen provocar tropiezos y caídas.

Nos topamos con dificultades que se encuentran tanto en nuestro interior: nuestras pasiones y apegos que impiden que brille la luz pura del alma, así como también en el exterior: sólidas barreras de halagos y demandas que impone el mundo a quien busca elevarse hacia un plano espiritual.

El individuo junto con las circunstancias que lo rodean, se sumerge en un mundo en donde aparentemente no hay solución. Así que sólo le quedan dos opciones: enfocarse en el exterior, tratando de modificar la situación en que se encuentra, o en la introspección y el dominio de sí.

En momentos de crisis, cuando sentimos que no encontramos la ayuda que necesitamos, en ese instante en que las fuerzas para continuar son nulas, es cuando apartamos la mirada de la incertidumbre que nos preocupa y oramos. La plegaria es entonces una súplica, un fervoroso pedido de ayuda.

La plegaria proporciona al que ruega, una reserva de energía. De allí puede extraer el paciente, la fuerza que le permita sobrellevar su enfermedad.

No importa que la plegaria no se efectúe con absoluta concentración, que no se reflexione sobre ella, ni sirva de soporte para la meditación. El recitar de manera mecánica las oraciones, también obra benéficamente sobre el alma del ser que ora, aún cuando sus efectos no siempre se vean de inmediato.

Poco a poco el acto de orar, sea como fuere y donde fuere, trae consigo un mejoramiento de las condiciones generales. Es la puesta en marcha de las capacidades ocultas en el hombre. Nada es imposible ante el poder de la oración. La concordancia con la melodía del universo es el acuerdo mismo con Dios.

La ciencia, el arte y la técnica pueden quedar en deuda con la plegaria al ensanchar ésta el horizonte de cada una de esas disciplinas. Se ha comprobado que el hombre para sobrevivir, tiene tanta necesidad de alimentar su cuerpo como de dar alimento a su espíritu. La plegaria continúa siendo el mejor alimento espiritual al alcance de todos los hombres, ya que hace que florezca la verdadera humildad.

En Occidente, la razón parece muy superior a la intuición. Damos prioridad a la inteligencia antes que al sentimiento. La ciencia resplandece, en tanto la religión se extingue. Por consiguiente, buscamos ante todo desarrollar nuestro intelecto y restamos atención a las actividades del espíritu, tal como el sentido moral, el sentido de lo bello y sobre todo, el sentido de lo sagrado. La atrofia de estas actividades fundamentales hace del hombre moderno un ser espiritualmente ciego.

Sin embargo, lo espiritual muestra ser tan indispensable para tener éxito en la vida como lo intelectual y lo material. Es pues urgente, hacer resurgir en nosotros las actividades mentales que, mucho más que la inteligencia, le dan fuerza a la personalidad. La más ignorada de todas, es el sentido de lo sagrado.

El sentido de lo sagrado se expresa principalmente mediante la plegaria. Ambos dos, plegaria y sentido de lo sagrado dan forma al fenómeno espiritual. En términos generales, la oración consiste en una queja, un grito de angustia, un pedido de ayuda. A veces se convierte en una serena contemplación de lo trascendente de todas las cosas. Así mismo, puede ser definida como una elevación del alma hacia Dios.

La oración encuentra su más alta expresión en un “Arranque de amor a través de la noche oscura de la inteligencia”. Para orar, tan sólo es preciso hacer el esfuerzo de dirigirse a Dios. Este esfuerzo debe ser afectivo y no intelectual. San Luis de Gonzaga decía que el cumplimiento del deber equivale a una plegaria. La mejor manera de comunicarse con Dios es cumplir su voluntad. (Padre nuestro... hágase tu voluntad así en la tierra como en el cielo).

El mejor lugar para orar es en el campo, en las montañas y los bosques, en la soledad del propio cuarto. No obstante, sea cual fuere el lugar, el hombre no encontrará respuesta si antes no establece en sí su calma. La oración fortifica el sentido de lo sagrado y marca a sus fieles con un sello particular: La fuerza de la mirada, la tranquilidad del porte, la serena alegría de la expresión y la firmeza de la conducta.

La plegaria puede ser una variación sobre dos temas: Angustia o Amor. No hay que reducir el sentido de lo sagrado a la angustia experimentada por el hombre frente a los peligros que lo rodean, ni hacer de la plegaria una pócima tranquilizante, un remedio contra nuestro miedo al sufrimiento, las enfermedades y la muerte.

¿Cuál es entonces el sentido de lo sagrado? ¿Y qué lugar le asignamos en nuestra vida? El valor de una técnica se mide por sus resultados. Cualquier técnica para orar es buena cuando pone al hombre en contacto con Dios. El sentido de lo sagrado parece ser un impulso que viene de lo más profundo de nuestra naturaleza, una actividad fundamental.

Corremos un grave riesgo cuando dejamos morir en nosotros alguna capacidad ya sea física, intelectual o espiritual. El sentido de lo sagrado podría ser comparado a la necesidad de oxígeno y la oración tendría cierta analogía con la función respiratoria. Debiera entonces considerársele como el agente de las relaciones naturales entre la conciencia y su medio, como una actividad biológica que depende de nuestra estructura. En otras palabras, como una función normal de nuestro cuerpo y nuestro espíritu.

El sentido de lo sagrado, en relación a las otras actividades del espíritu, nos pone en comunicación con el mundo espiritual. Por medio de la plegaria, el hombre va hacia Dios y Dios penetra en él. El hombre tiene necesidad de Dios como tiene necesidad de agua o de oxígeno. Junto con la intuición, el sentido moral, el sentido de la belleza y la luz de la inteligencia, el sentido de lo sagrado le brinda la posibilidad de su más plena expresión.




Alexis Carrel.


"El Poder de la Plegaria"