sábado, 30 de abril de 2011

El reino de este mundo.


Un viejo ermitaño fue invitado en cierta ocasión a ir a la corte del rey más poderoso de su tiempo.

-Yo envidio a los hombres santos, que se conforman con tan poco –comentó el soberano.

-Yo le envidió a Su Majestad, que se contenta con menos aún que yo. Yo tengo la música de las esferas celestes, tengo los ríos y las montañas del mundo entero, y tengo la luna y el sol, porque llevo a Dios en mi alma.

Su Majestad, sin embargo, apenas tiene este reino.



Paulo Coelho.





viernes, 29 de abril de 2011

Contamos contigo.


Cuando el sol se escondía detrás de las montañas, preguntó:
- ¿Hay alguien que quiera sustituirme?
- Se hará lo que se pueda, respondió la lámpara de aceite.





R. Tagore.





jueves, 28 de abril de 2011

Cuál es el secreto...


"¿ Cuál es el secreto de tu serenidad ?", preguntó el discípulo.

"Cooperar incondicionalmente con lo inevitable", respondió el Maestro.



Anthony de Mello.





miércoles, 27 de abril de 2011

De la abundancia del corazón habla la boca...


De la abundancia del corazón habla la boca. Si tienes el corazón rebosante de amor, hablarás de amor. Quiero que llenen sus corazones de inmenso amor. No piensen que para que el amor sea verdadero y ardiente debe ser extraordinario. No, lo que necesitamos en el amor es el deseo continuo de amar a aquel que amamos.


Madre Teresa de Calcuta.




martes, 26 de abril de 2011

El asilo.


Estaba paseando por los jardines de un manicomio, cuando conocí a un joven que estaba leyendo un libro de filosofía. Su comportamiento y su buen estado de salud lo hizo destacar de los demás reclusos.

Me senté a su lado y le pregunté:

¿Qué estás haciendo aquí?.

Me miró, sorprendido. Pero al ver que yo no era uno de los médicos, él contestó:

Es muy simple. Mi padre, es un brillante abogado, yo quería ser como él.

Mi tío, dueño de un emporio de grandes, esperaba que siguieran su ejemplo.

Mi madre quería que yo fuera la imagen de su amado padre.

Mi hermana siempre pone a su marido delante de mí como un ejemplo de hombre de éxito.

Mi hermano trató de entrenarme como a un atleta, para que sea como él.

Y lo mismo pasó en la escuela, con la profesora de piano y el profesor de Inglés - todos estaban convencidos y determinó que eran el mejor ejemplo posible a seguir.

Ninguno de ellos me miró como uno debe mirar a un hombre, sino como si estuvieran mirando en un espejo.

Así que decidí entrar en este asilo. Al menos aquí puedo ser yo mismo.



Khalil Gibrán.





Solamente Tú.

lunes, 25 de abril de 2011

Lagos, estrellas y electrones.

El pez asomó la cabeza en medio del lago,
y se enteraron al instante las orillas.

El antiguo refrán esconde una enseñanza moral. La responsabilidad de mis acciones. Todo lo que hago, aun en el secreto íntimo de mis pensamientos, tiene repercusiones lejanas. Se asoma una idea a mi mente…, y se estremecen los horizontes de mis amistades. Todo lo que pienso, lo que digo, lo que hago tiene alcance público, social, cósmico en la unidad de la naturaleza y en las vibraciones que nos hermanan con todos los seres humanos y con el mundo en que vivimos. A todos les afecta mi vida; como a mí me afecta la vida de todos. Nadie es una isla.

Quizá las orillas del lago no han visto al pez. Quizá se trata del lago Titicaca en las alturas de los Andes, o del lago Victoria en las espesuras de África, donde la extensión azul de las aguas aleja las orillas del horizonte visual de las olas. Pero sin ver, se siente. El agua es obediente al movimiento, y el menor contacto en la superficie lleva crestas cargadas de noticias hasta el borde lejano. Sensibilidad instantánea de la naturaleza virgen. Imagen y estímulo a nuestra conciencia individual para que aprenda a sentirse solidaria con todas las conciencias, y a medir el alcance insospechado de una acción mínima ante la expectativa callada pero alerta de la sociedad entera.

Todos me han visto asomar la cabeza. Todos lo saben. Todos se enteran. No digo que el miedo a que lo sepan me obligue a mantener la cabeza bajo el agua; pero sí digo que si decido sacarla, lo haga sabiendo que todos han de saberlo y que mi postura puede influenciar la suya hacia un lado o hacia otro. Nada queda oculto, y el saberlo ha de ayudarme a mí a ser más limpio en mis intenciones, más claro en mis pensamientos, más transparente en mis acciones. Todo lo que yo hago puede ayudar o estorbar a alguien. Esa consideración es para que me anime a hacer mejor lo que hago. ‘Nadie se salva solo’, se ha dicho siempre y ha sido verdad siempre. Vamos todos de la mano y es bueno que caigamos en la cuenta. Las orillas del lago lo saben todo sobre los peces.

Fernando Pessoa expresó la misma verdad con la profundidad gráfica de su lenguaje inigualable:

Al moverme me asaltan las querellas
de no dejar intactas las estrellas.

Las remotas estrellas vibran en su lejanía cósmica cuando yo me muevo sobre la tierra. Ellas también lo saben todo y reaccionan a todo lo que sucede en el universo del que son parte. Quizá eso explique por qué las estrellas centellean en las alturas al vigilar nuestros andares. Responsabilidad cósmica, metáfora otra vez y recuerdo poético de nuestra responsabilidad social. Ni las estrellas quedan intactas cuando yo me muevo. Y yo agradezco con alegría el aviso espacial. Quiero portarme mejor desde ahora, quiero ser más auténticamente lo que estoy llamado a ser, en beneficio de los lagos y las estrellas. Cada vez que mire al cielo me acordaré de ello.

Y la ciencia se une a la poesía. Eddington dijo:

Cuando un electrón vibra,
el universo tiembla.

Todo está conectado. Todo afecta a todo. El electrón al estremecerse contagia a su vecino, y este al suyo hasta los confines del universo. Hasta mis pensamientos secretos, que son vibración privada en neuronas ocultas, se comunican de alguna manera al entorno y lo afectan a fondo con su gozo o con su tristeza. Soy responsable de lo que pienso porque mi pensar crea también sus círculos de ondas que agitan la superficie del lago, y llegan hasta la orilla. El universo tiembla. Que los temblores que en mí se originan no sean temblores de destrucción y angustia, sino vibraciones de amistad y unidad hacia todos los seres que conmigo existen.

Mi vida es más profunda desde hoy, porque sé que es de todos.




Carlos G. Valles.





sábado, 23 de abril de 2011

Resurrección en Cristo.


Cristo resucitó en un determinado momento de la historia, pero aún espera resucitar en la historia de innumerables hombres, en la historia de los individuos y en la de los pueblos. Esta es una resurrección que supone la cooperación del hombre, de todos los hombres. Pero es una resurrección en la cual se manifiesta siempre una oleada de esa vida que surgió del sepulcro una mañana de Pascua hace ya tantos siglos.

Dondequiera que un corazón, superando el egoísmo, la violencia y el odio, se inclina con un gesto de amor hacia el necesitado, allí Cristo resucita hoy de nuevo.

Dondequiera que en empeño operante por la justicia emerja una verdadera voluntad de paz, allí retrocede la muerte y se consolida la vida de Cristo.

Dondequiera que muera quien ha vivido creyendo, amando y sufriendo, allí la resurrección de Cristo celebra su victoria definitiva.

La última palabra de Dios sobre las vicisitudes humanas no es la muerte, sino la vida; no es la desesperación, sino la esperanza.



Juan Pablo II.





viernes, 22 de abril de 2011

El Maestro de la vida.


Es fácil pensar y reaccionar con lucidez cuando un suceso toca nuestra puerta, pero es difícil conservar la serenidad cuando las pérdidas y dolores de la existencia nos invaden. Muchos en esos momentos, revelan irritación, intolerancia y miedo. Si queremos observar la inteligencia y la madurez de alguien, no debemos analizarlas en la primavera, sino en los inviernos de la existencia.
Muchas personas, incluso intelectuales, se portan con elegancia mientras el mundo los elogia, pero se turban y reaccionan impulsivamente cuando los fracasos y los sufrimientos cruzan las avenidas de sus vidas. No logran superar las dificultades y ni siquiera extraer lecciones de las turbulencias.
Hubo un hombre que no se abatía al ser contrariado. Jesús no se turbaba cuando sus seguidores no correspondían a sus expectativas. A diferencia de muchos padres y educadores, usaba cada error y dificultad de sus íntimos no para acusarlos ni disminuirlos, sino para que evaluasen sus propias historias. El Maestro de la escuela de la vida no se preocupaba mucho por corregir los comportamientos manifiestos de los más cercanos, pero se empeñaba en estimular sus pensamientos y en que expandieran la comprensión de los horizontes de sus vidas.
Era amigo íntimo de la paciencia, sabía crear una atmósfera agradable y tranquila, aun cuando el ambiente a su alrededor estuviera turbulento. Por eso decía . “ Aprended de mí que soy manso y humilde...”(Mateo 11.29).
Su motivación era segura, todo en torno a Él, conspiraba en su contra, pero absolutamente nada abatía su ánimo. Aún no había pasado por el caos de la cruz. Su confianza era tanta que ya proclamaba por anticipado la victoria sobre una guerra que aún no se había luchado y que, peor aún, enfrentaría solo y sin armas. Por eso, a pesar de ser quién debía recibir aliento de sus discípulos, logró reunir fuerzas para animarlos momentos antes de su partida, diciendo: “ Pero confiad, yo he vencido al mundo...”( Juan 16.33).
El Maestro de la escuela de la vida sabía de las limitaciones humanas, sabía cuan difícil es gobernar nuestras reacciones en los momentos estresantes. Estaba consciente de que fácilmente nos equivocamos y nos castigamos y castigamos a los demás. Pero siempre quería aliviar el sentimiento de culpa que aplasta la emociones y crear un clima tranquilo y solidario entre sus discípulos. Por eso un día les enseñó a recapacitar y orar, diciendo: “Perdónanos nuestras deudas, cómo también perdonamos a nuestros deudores” (Mateo 6,12).
Quienes viven bajo el peso de la culpa, se lastiman continuamente a sí mismos y se vuelven sus propios verdugos. Pero el que es radical y excesivamente crítico de los demás, se vuelve un “verdugo social.”
En la escuela de la vida no hay graduación. Cualquiera que se sienta “graduado” hace morir su creatividad, pues va perdiendo la capacidad de asombrarse de los misterios que la gobiernan. Todo se vuelve común para él, no habiendo nada que lo anime y lo estimule. En la escuela de la vida, el mejor alumno no es el que está consciente de lo que sabe, sino de cuánto no sabe. No es aquel que proclama su perfección, sino el que reconoce sus limitaciones. No es aquel que proclama su fuerza, sino el que educa su sensibilidad.



Texto adaptado del libro:
"El Maestro de las emociones".
Augusto Cury.


jueves, 21 de abril de 2011

Desde la cumbre.


El valle es precioso,
mas no tiene valor sin la montaña.
Asciende primero a la montaña,
conquista la cima,
y al retornar todo será diferente.






Chamalú.






Te suplico...


Te suplico, oh Señor,

que la ardiente y dulce

fuerza de tu amor

arrebate mi mente

de cuantas cosas

hay bajo los cielos,

a fin de que yo muera

por amor del amor tuyo

como Tú te dignaste morir

por amor del amor mío.





San Francisco de Asís.




miércoles, 20 de abril de 2011

Busca cada día tu alimento espiritual.


Por la mañana, cuando miras el sol, piensa que esos rayos que llegan hasta vos son seres vivos que pueden ayudarte a resolver tus problemas diarios, pero sólo los de este día, no los del día siguiente. Al día siguiente deberás ir a consultarlos de nuevo, y también sólo para un día. Nunca te responderán con antelación para dos o tres días. Dirán: "No te preocupes. Ven de nuevo mañana y te responderemos". Mira que cada día, cuando comes, no acumulas provisiones en tu estómago para una semana, sino solamente para un día: comes para hoy y al día siguiente comienzas de nuevo. Pues bien, con la luz debe ocurrir lo mismo, pues la luz es un alimento que cada día debes absorber y digerir para que se transforme dentro de tuyo en sentimientos, pensamientos, inspiraciones... ¿Por qué no usamos la misma lógica con la luz que con el alimento? Decimos: "Es verdad, comí ayer, pero eso no cuenta, también hoy quiero comer". Lo mismo ocurre con la luz: necesitas alimentarte diariamente.



Omraam Mikhael Aivanhov.




martes, 19 de abril de 2011

Salta fuera de la masa.


Las sociedades quieren que el individuo viva programado. Generan un modelo estándar para que tú lo sigas y pierdas la individualidad. La programación de la sociedad viene de diferentes maneras. Con una idea política, o religiosa, o un pensamiento, o la moda, o el énfasis en que al tener algo consigues ser respetado, etc. Saltar fuera de la masa equivale a dejar de ser una oveja y convertirte en un tigre. El tigre es un animal solitario, sigiloso, consciente, indomable. Las ovejas son predecibles, gobernables, manipuladas, dóciles.
Una persona que actúa como una oveja es completamente gobernable. Las personas que llevan un tigre dentro son rebeldes, autosuficientes, contentas con ellas mismas, respetan su individualidad.
Saltar fuera de la masa es no permitir que nadie te domine ni te imponga nada. Es vivir sin miedos, sin superiores, sin condicionamientos. Vivir en libertad. La gente libre disfruta plenamente del espacio-tiempo personal desde que nace hasta que muere. Porque recuerda constantemente que la voz de la vida le dice “realiza tus sueños, vive íntegramente”; y la voz de la muerte le susurra: “Hazlo antes que yo venga a buscarte y sea demasiado tarde”.
Salir de la programación equivale a ser consciente y a estar despierto y consciente de cualquier posibilidad de adormecerse. Salir de la masa es marcar tú mismo el camino de tu destino, ir por donde te apetece, expandir tu capacidad de elección, respeto y veneración por el regalo que has recibido, que no es otra cosa que tu vida misma. Nadie puede decirte ni programarte para vivir, lo puedes hacer por tu cuenta pintando el lienzo de tu destino con los colores que más te agradan.




Guillermo Ferrara.




domingo, 17 de abril de 2011

La reaparición de Cristo.


Cuando aparezca el Cristo, el Avatar de Amor, entonces "Los hijos de los hombres que son ahora los hijos de Dios apartarán Sus rostros de la Luz resplandeciente e irradiarán esa Luz sobre los hijos de los hombres que todavía no saben que son los hijos de Dios". Entonces aparecerá Aquel que viene; Sus pasos se acelerarán en el valle de las sombras, porque el Todopoderoso que se halla sobre la cumbre de la montaña, exhala amor eterno, luz suprema y pacífica y silenciosa voluntad.

"Entonces responderán los hijos de los hombres. Una nueva luz brillará en el cansado y lúgubre valle de la tierra. Una nueva vida circulará por sus venas y su visión abarcará todos los caminos de lo que vendrá".

"Así vendrá nuevamente la paz a la tierra, ‑pero una paz desconocida hasta ahora. Entonces la voluntad al bien florecerá como comprensión, y la comprensión fructificará como buena vo­luntad en los hombres."



Djwhal Khul.




sábado, 16 de abril de 2011

La gota y el mar.


La gota de agua del mar,
desprendida y solitaria,
en playa inhospitalaria,
triste se puso a llorar.

El Océano al sentir
tan tierna lamentación
de aquella separación,
la piedad le hizo sonreír.

-"Hija mía, entre los dos
hay una sola unidad,
y sobre esta inmensidad
no hay más grandeza que Dios".

"Entre tu cuerpo y el mío
nunca la extensión verás:
nadie medirá jamás
la inmensidad del vacío".



Omar Khayyam.





viernes, 15 de abril de 2011

Florecer del niño interno.


Hace muchos años, en un país de ensueños, un poderoso rey habló a su hijo con estas palabras: Hijo mío, ha llegado el momento en que debes aprender los 10 principios básicos de la vida; son 10 lecciones que te darán todo el conocimiento que necesitas para llegar a ser, algún día, el hombre más sabio del universo y el más feliz de toda la creación. Son 10 sencillas lecciones, pero que sólo tú podrás aprender, porque, aunque mucha gente querrá explicártelas, en realidad, todo lo que tendrás que hacer, será recordarlas.

Cuando nacemos, todo lo que necesitamos aprender lo llevamos dentro de nosotros; la vida, la naturaleza, el sol, las estrellas, los demás seres humanos, no son sino libros en donde tú podrás recordar tus lecciones internas. Vivimos en una gran escuela, la escuela de Dios, y a ti te corresponde recordar esos 10 principios fundamentales, para que puedas entender lo que Dios quiso decirnos cuando nos puso en esta creación suya.

Déjame explicarte algo: Para recordar cada uno de ellos, tendrás que visitar diferentes regiones del universo, tendrás que visitar diferentes planetas, tendrás que platicar con diferentes personas y, en ocasiones, con otras criaturas. Encontrarás magos y adivinos, laberintos y castillos, pero recuerda algo siempre, todo lo que necesites saber lo tienes dentro de ti; no importa qué tan complicado sea, no importa qué tan sencillo sea, cuando sientas alguna duda aparecer en tu camino, cuando no sepas qué acción tomar, cuando te veas en peligro o tus fuerzas flaqueen, voltea hacia dentro y ahí encontrarás lo que necesites.

Todo ser humano, en algún momento de su vida, aprende las lecciones que tú ahora vas a aprender; a algunos les toma toda la vida, otros, en cambio, pareciera como si nunca las olvidaran. Tu camino es el camino de todos, tu meta es la meta que todos deseamos y andamos buscando, el cielo estará al alcance de tu mano y todo lo que necesites podrás encontrarlo dentro de ti.

Los consejos, cuando los pidas a otras personas, tal vez te resulten ambiguos o confusos; cuando los consultes al cielo, estarán dados en claves o en enigmas; cuando los medites dentro de ti, serán transparentes como el agua; mil veces te será más sencillo preguntar, que investigar dentro de ti mismo; muchas veces tendrás la tentación de seguir lo que otros siguen, buscar donde los demás buscan, pero tendrás que recordar que tu camino es diferente al de todos los demás, porque tu camino es interno, las señales del mapa las llevas dentro de ti mismo, y aun cuando persigues lo mismo que los demás andan buscando, tu mapa es diferente.

Desconfía de lo que tus sentidos perciban; recuerda siempre analizar, a la luz de tu conocimiento interior, lo que la vida te ofrezca; no te dejes deslumbrar por los ropajes angelicales que pudieras observar en el camino, puede ser que oculten a un ser confundido; tampoco pienses, que aquellos que creen haber llegado ya al final del camino, puedan darte los consejos que tú necesitas.

Recuerda siempre, andas en busca de 10 lecciones; aunque tienes todo el tiempo del universo para encontrarlas, nosotros, tus padres, tus herrmanos, tus seres queridos, contamos con un tiempo para esperarte; si lo logras en un tiempo razonable, estarás de vuelta con nosotros, pero si tardas más de lo necesario, a tu regreso ya no nos encontrarás, pues nosotros también estamos siguiendo nuestro camino. Si tú nos encontraras rápidamente, podrías regresar y ayudarnos y podrías darme consejos como hoy te los doy yo a ti, pero si tomaras más tiempo del necesario, tal vez ya no me encuntres y no encuentres a tu familia para seguirte apoyando y guiándote. Si alguna vez necesitaras de mi ayuda, búscame dentro de ti, nunca afuera, recuerda y ténlo presente siempre.

Pues bien, ponte de rodillas porque voy a darte mi bendición; de hoy en adelante caminarás por las regiones del universo en busca de los 10 principios.

Mi mano te toca en la frente para despertar en ti la luz que te llevará, paso a paso y con seguridad, a los lugares en donde encontrarás los principios mágicos.

Mi mano te toca en tus labios para que permanezcan callados cuando es preciso hablar poco, pero para que tengan la sabiduría necesaria para guiar a otros, cuando te sea solicitado.

Mi mano te toca en el corazón, para que mantengas siempre presente los sentimientos de amor que deben impulsar a todo ser humano a ayudar a los demás y para que te mantengas al resguardo de las espinas que seguramente el camino tendrá para ti.

Mi mano toca las tuyas para que nunca te falte la energía y la fuerza necesaria para apartar de tu camino los obstáculos y las tengas siempre libres para ayudar a los que encuentres caídos.

Mi mano te toca las piernas para que nunca descansen, para que te puedan llevar a donde tu espíritu te indique, dócilmente, sin ninguna protesta.

Hoy es el momento de partir, ve con Dios hijo mío y recuerda cada una de mis palabras. Vuela con el viento, viaja con el sol, aprende de las estrellas, y cuando hayas terminado tu jornada, regresa con los tuyos.

Que así sea.



Kwan Yin.





jueves, 14 de abril de 2011

Hermano caminante.


Moverse equivale a encontarse a cada paso. Es como cantar al compás de los pies. Hermano caminante, aquel que rozó tu aliento no se contenta con rozar tu ribera, sino que ha desplegado-, intrépido, las velas al viento y cabalga ya sobre las crestas de las turbulentas olas.
Aquel que abre de par en par sus puertas, recibe al salir tu saludo. Y no se detiene a contar sus ganancias, ni a lamentar su miseria; sino que escucha el redoblar el latido de su corazón; puesto que, marchando, siempre va contigo, Hermano caminante...




R.Tagore.




El poder de la Plegaria.


Hace más de 20 años, unos investigadores pusieron en marcha unos experimentos para verificar si la plegaria era eficaz. Dividieron en grupos a diversos pacientes de hospitales, todos ellos gravemente enfermos. Por algunos de ellos se rezaba y por otros no. En todos los casos, se le siguió proporcionando una excelente asistencia médica y, a pesar de ello, el grupo de aquellos por los que se rezaba pareció recuperarse mejor. El resultado fue tanto más sorprendente cuando se descubrió que la persona que realizaba la plegaria no tenía necesariamente que conocer al paciente personalmente ni incluso saber su nombre. Pero no fue hasta 1998 que un equipo de la Universidad de Duke demostró a todos los escépticos que la plegaria tiene tanta fuerza.

Los investigadores tuvieron en cuenta todo tipo de variable, sin olvidar el ritmo cardíaco, la presión sanguínea y los resultados clínicos. Se estudiaron 150 pacientes que habían sufrido intervenciones cardíacas invasivas; ninguno de ellos sabía que alguien rezaba por ellos. Se pidió a 7 grupos religiosos de todo el mundo que rezaran, entre los que se encontraban Budistas de Nepal, monjas Carmelitas de Baltimore y Jerusalém virtual, una organización que pide a los fieles por correo electrónico que envíen plegarias para pegarlas en el Muro de las Lamentaciones. Los investigadores descubrieron, que los pacientes se recuperaban un 50% mejor si alguien rezaba por ellos.

Incluso antes de estos resultados altamente inquietantes, tal y como lo calificaron los investigadores, el fenómeno de la plegaria había ganado repentinamente una nueva popularidad, aunque olvidaban el punto esencial.

La plegaria es un viaje a la conciencia que conduce a un lugar diferente de aquel al que llevan los pensamientos ordinarios. Nos unimos a ella en un lugar en que no cuentan las atadurascorporales.

La intención de hacerla bien tiene un efecto sobre las ataduras espacio-tiempo; en otras palabras, la plegaria es un suceso cuántico ejecutado por el cerebro. La mayor de todas las pistas que Dios nos ha dejado por encontrar es la Luz.




Deepak Chopra.




miércoles, 13 de abril de 2011

Hay una sola religión.


Así como un árbol tiene un único tronco pero muchas ramas y hojas,
así hay una sola religión -la humana-,
pero cualquier cantidad de expresiones de fe.






M.Gandhi.





lunes, 11 de abril de 2011

La enseñanza de la acción impecable.


Unos hombres estaban de visita en casa de un maestro. Uno le dijo a otro:
- ¿ Has venido como yo a oir sus enseñanzas ?.
-No contestó el otro-. Para mí es suficiente ver cómo se ata las sandalias.




Ramiro Calle.





domingo, 10 de abril de 2011

En el silencio del corazón Dios habla.


A Dios no lo podemos encontrar en medio del ruido y de la agitación. En la naturaleza, los árboles, las flores y las hierbas crecen en silencio; las estrellas, la luna y el sol se mueven en silencio. Lo esencial no es lo que decimos, sino lo que Dios nos dice a nosotros y a través de nosotros. En el silencio Él nos escucha; en el silencio Él habla a nuestras almas. En el silencio se nos concede el privilegio de escuchar su voz.

Silencio de los ojos,
silencio de los oídos,
silencio de la boca,
silencio de la mente.
...En el silencio del corazón Dios habla.





Madre Teresa de Calcuta.