miércoles, 6 de abril de 2011

Expectativas.


Cuando el Maestro oía decir a alguien: “Me gustaría mucho más mi mujer si fuese de otra manera”, solía contar lo que le ocurrió a él un día mientras contemplaba una puesta de sol en el mar.

- “¿No es precioso?”, le dijo entusiasmado a una pasajera que se encontraba junto a él apoyada en la barandilla.
- “Sí - dijo de mala gana la mujer -.
Pero ¿no cree usted que estaría mejor con un poco más de rosa a la izquierda?”

Todo el mundo - dijo el Maestro - te resulta encantador cuando prescindes de las expectativas que te habías forjado sobre cómo deberían ser.



Anthony de Mello.




3 comentarios:

  1. Hola Pao, es un buen consejo, pero es cierto que todos querriamos cambiar algo y hacernos un mundo a nuestra manera.
    Un abrazo.
    Ambar.

    ResponderEliminar
  2. Que ganas la de la gente de distraerse de los mil motivos para ser feliz y ponerle peros!

    Un Besito marino

    ResponderEliminar
  3. Si ponemos alguna expectativa a lo que hacemos, indudablemente viene la frustación, la mente siempre pone algo de fantasía cuando proyecta.
    Un beso chicas,gracias por su comentario !!

    ResponderEliminar

A todo caminante que la vida trajo por aqui, le agradezco que deje su huella. Un abrazo!!!