martes, 5 de abril de 2011

Autoevaluación diaria.


Cuando termina el dìa todos debieramos hacernos la pregunta de si nos estamos acostando orgullosos de lo que hicimos en ese camino.

De hecho cada vez que hago una charla adolescente siempre parto preguntando si cuando se duermen en la noche se duermen orgullosos de lo que han rendido ese dìa y la verdad es que muy pocos contestan que sí.

¿Que nos falta a todos para contestar que si y sin dudar, entendiendo que hay excepeciones y no todos los dìas son iguales y no producen los mismos resultados?

Mi impresiòn es que nos falta conciencia de presente, de lo que hacemos en cada momento, esa maravillosa capacidad para darnos cuenta de lo que nos pasa por dentro en lo que hacemos y lo que pasa a nuestro alrededor, si vieramos al otro como un otro real, que quiere y necesita lo mismo que yo, quizàs ya actuariamos distinto.

Nos falta gozar mas de lo cotidiano, de lo simple, de eso que no tiene valor econòmico, reirnos màs y por sobre todo ser màs agradecidos. He mencionado muchas veces que una de mis grandes fragilidades es la poca capacidad que tengo para autocuidarme y como intento aprender todos los dìas un poco màs ello.

Sin embargo no creo que esto me pase sòlo a mì, creo que es muy frecuente y que al final del dìa influye en la evaluaciòn.

Para poder llegar al final del dìa y sentirnos orgullosos de nosotros y de lo que hicimos, creo que debemos ser capaces de preguntarnos cuanto entregamos del alma, cuan felizmente cansados llegamos a casa , cuanto intentamos dejar huella y por lo mismo ver si fuimos o no felices en ese camino que duro 12 horas aproximadamente.

Ojalà la mayor cantidad de dias nos terminemos evaluando con un sentimiento de alegria y con toda la humildad que que al siguiente lo haremos un poco mejor.



Pilar Sordo.





4 comentarios:

  1. Me ha gustado tanto tu blog que pongo un enlace del tuyo en el mio para que seas + accesible, sino quieres me lo haces saber.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Gracias Maric,no me molesta en lo absoluto, gracias .

    ResponderEliminar
  3. He escuchado tb a Pilar Sordo... es una excelente psicóloga y este escrito tb lo refleja... muchas veces miramos "a través" de la ventana y nos olvidamos k tb nos podemos "reflejar" en ella y saber kienes somos.

    Un beso

    ResponderEliminar
  4. Kisiera agregar a esto un evento personal...

    Muchas veces llego agotada de mi trabajo, especialmente cdo tengo k trabajar 24 hrs seguido... pero cdo llego a casa y mi carita destila sueño y bostezos por millares y lo único k pasa por mi mente es acurrucarme entre las sábanas para ir a visitar a Morfeo... hay un alguien k me hace despabilar, k me toma y me recuerda k si bien llego agotada tb él está agotado... de estar sin mi y a la par de ofrecerme y servirme una taza de té con leche y unos pancitos tostados con huevo, me ofrece su rodilla... donde me siento y le ofrezco esos minutos de trankilidad donde me llega la paz, el cansancio se transforma en energía tibia k comparto con él y se convierte en ternura por la dedicación k recibo al llegar a mi hogar.

    A k kiero llegar con esto, k después de leer este escrito me he dado cuenta k es en ese momento donde al conversar sobre mi día, mi noche, mis inquietudes, mis alegrías y al escuchar las de esa personita, puedo analizar antes de dormir kien soy mientras disfruto de la simpleza de compartir un momento k para otros kizás es raro y para mi se ha vuelto cotidiano... de hecho con el tiempo es casi un ritual sentarme en su rodilla a conversar... Si no lo hiciera no podría autoevaluarme, por eso considero k en ese momento él es ese ángel k me ayuda en esa tarea.

    Abrazos Eternos.

    ResponderEliminar

A todo caminante que la vida trajo por aqui, le agradezco que deje su huella. Un abrazo!!!