viernes, 7 de enero de 2011

Posesividad.


No sé muy bien subido a qué historias, entré en un camino angustiante e inútil.

Todo empezó con un ataque de celos con mi novia. Ella había preferido encontrarse con sus amigas del colegio y postergar la salida conmigo, que lo contrario. Desde allí empezaron a desfilar por mi cabeza las situaciones de pérdida y el dolor que esto siempre me causaba.

Yo había hablado en terapia de la importancia de vivir las pérdidas como tales, pero ahora estaba francamente fastidiado.

—No entiendo por qué tengo que compartir mi pareja con sus amigas, ni mis amigos con sus parejas. Lo digo así para escucharme esta estupidez y que me ayudes. Cuando algo es Mío, aunque sea troglodítico como dices tú, siento que tengo derecho de cederlo o NO, y por el tiempo que quiera yo. Por eso es Mío.

Jorge dejó la pava y me contó:

Caminaba distraídamente por la calle cuando la vio.

Era una enorme y hermosa montaña de oro.

El sol le daba de lleno y al rozar su superficie reflejaba tornasoles multicolores, que la hacían parecer un personaje galáctico salido de una película de Spielberg.

Se quedó un rato mirándola como hipnotizado.

—¿Tendrá dueño? –pensó.

Miró para todos lados, pero nadie estaba a la vista.

Al fin, se acercó y la tocó.

Estaba tibia.

Pasando los dedos por su superficie, le pareció que su suavidad era la correspondencia táctil perfecta de su luminosidad y de su belleza.

—La quiero para mí –pensó..Muy suavemente la levantó y comenzó a caminar con ella en brazos, hacia las afueras de la ciudad.

Fascinado, entró lentamente en el bosque y se dirigió al claro.

Allí, bajo el sol de la tarde, la colocó con cuidado en el pasto y se sentó a contemplarla.

—Es la primera vez que tengo algo valioso que es mío.

¡Sólo mío! –pensaron los dos simultáneamente.

—Cuando poseemos algo y nos esclavizamos en dependencia de ese algo, quién tiene a quién, Demi...

¿Quién tiene a quién?.



Jorge Bucay.

"Recuentos para Demian".

5 comentarios:

  1. Hola, vaya con la posesividad.
    Si alguien o algo quieres conservar no te apegues demasiado,deja un margen de libertad, cuando te vayas nada te lleveras.
    Muy buen relato para pensar.
    Un abrazo.
    Ambar

    ResponderEliminar
  2. Desde que conocí los cuentos de Jorge Bucay, me quedé atrapado. Casi todos son una maravilla.

    Un saludo de tu ateo.

    ResponderEliminar
  3. Muy buen post para reflexionar. Yo creo que si es una obsesión lo único que hacemos es hacernosa mal. Terminamos siendo dependientes de lo que tanto estamos obsesionados.
    Después de tanta ausencia me alegro mucho de poder pasar por tu espacio nuevamente y poder leerte. besos

    ResponderEliminar
  4. Yo si me creo co-dueña del amor que respiro!

    Un Besito marino

    ResponderEliminar
  5. Ambar, gracias por pasar, David , leí tu post sobre el ser ateo, me encantó , pusiste todo el alma en esas letras.
    Gracias Tita y Ser Bohemio por volver a pasar por estos pagos.
    Besos !!!

    ResponderEliminar

A todo caminante que la vida trajo por aqui, le agradezco que deje su huella. Un abrazo!!!