La piel, la mantequilla y el sol.


En el Tíbet, las pieles nuevas se ponen al sol y se frotan con mantequilla para hacerlas más suaves. El practicante es como una piel nueva: duro y áspero, con una visión limitada y una rigidez conceptual.

La enseñanza (dharma) es como mantequilla que se le frota mediante la práctica, y el sol es la experiencia directa; cuando se aplican ambas, el estudiante se vuelve suave y maleable. Sin embargo, la mantequilla se guarda en bolsas de piel y cuando se deja ahí por muchos años, la piel se vuelve tan dura como la madera y no es posible suavizarla nuevamente, no importa cuanta mantequilla nueva se use.

De la misma manera, alguien que pasa muchos años estudiando las enseñanzas, intelectualizándolas y teniendo poca experiencia directa de ellas, es como la piel endurecida.
Las enseñanzas pueden suavizar la piel endurecida por el condicionamiento y la ignorancia, pero cuando se guardan en el intelecto y no se frotan en el individuo por medio de la práctica, ni se calientan con el sol de la experiencia directa, puede volverse rígido y duro en su comprensión intelectual.

Entonces las nuevas enseñanzas no lo suavizarán, no podrán entrar en él, ni cambiarlo. Debemos tener cuidado de no guardar las enseñanzas como conceptos intelectuales solamente, ya que la comprensión intelectual en si misma se vuelve un impedimento para la sabiduría.
Las enseñanzas no son ideas para coleccionar, sino un camino a seguir.





Rimpoché.



Comentarios

  1. Practicar con los hechos... lo que se honra con las palabras...ser agua dulce que de su fuente ofrezca su frescura y el cristalino amor que ha recibido del creador para compartir el amor de los demás y todo esto moldeara su alma y de quienes con ella interactúen...pues vinimos a ser maestros y alumnos...felicidades y mi amor para tu alma hermoso...besos

    ResponderEliminar
  2. Desgraciadamente, todavía las enseñanzas tienden sólo a la adquisición de conceptos intelectuales. Hoy se habla mucho de adquirir competencias, en un aprendizaje destinado a saber enfrentarte a nuevos retos y que convierte a la enseñanza en un camino a seguir a lo largo de toda una vida.
    Sigo disfrutando de tus entradas.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  3. Muy buen texto, yo soy de aplicarlos pero si nos ponemos a pensar son muchas las cosas que intelectualizamos. Buen fin de semana

    ResponderEliminar
  4. Hola Pao, un relato muy interesante, digno de tomarlo para pensar y meditar, hermosa enseñanza, como otras muchas de la misma fuente.
    Un abrazo.
    Ambar

    ResponderEliminar
  5. Predicar con el ejemplo,no quedarnos con solo palabras bonitas bellamente dichas, llevar a la practica todo lo aprendido.

    Gracias a todos !!!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

A todo caminante que la vida trajo por aqui, le agradezco que deje su huella. Un abrazo!!!

Entradas populares de este blog

Citas de "Relatos de poder".

Alquimia o Química.

Sincronia : Ni mera coincidencia Ni pura casualidad .