domingo, 31 de octubre de 2010

La crisálida.


Piensa en una mariposa emergiendo del bienestar y la seguridad de su crisálida. Supon que la mariposa detuviera su proceso de salir y dijera: "No, no puedo dejar este lugar. No sé qué puede haber afuera". Su­pon que se detuviera y rehusara salir. ¿Qué pasaría? Fracasaría en su propia evolución, y si permaneciera en su crisálida, simplemente se encogería y moriría.

Eso es lo que sucede contigo. Hijo Mío. Rehusarte a entrar en acción porque tienes temor a lo desconocido, ciertamente detendría tu evolución.

Yo tengo las sorpresas y gozos más maravillosos esperando por ti a medida que avanzas sin temor en esta nueva aventura, en tanto emerges de tu cri­sálida. No hay nada que temer. Sólo lo perfecto resultará de este avance de tu parte, una total y nue­va apertura de muchos misterios y maravillas nun­ca dichos.

Recuerda, Hijo Mío, YO SOY contigo siempre, no importa dónde estás o qué estás haciendo. YO SOY allí, guiándote y protegiéndote.


Eileen Caddy.




sábado, 30 de octubre de 2010

Que tus pies caminen al paso de tu alma.


Un explorador blanco, ansioso por llegar cuanto antes a su destino en el corazón de África, ofreció una paga extra a sus porteadores para que anduviesen más de prisa. Durante varios días, los porteadores apuraron el paso.

Una tarde, sin embargo, se sentaron todos en el suelo y dejaron la carga, negándose a continuar. Por más dinero que les ofreciese, los indígenas no se movían.

Finalmente, cando el explorador pidió una explicación para aquel comportamiento, obtuvo la siguiente respuesta:

- Hemos andado demasiado deprisa, y ya no sabemos ni dónde estamos ni qué estamos haciendo. Tenemos que esperar a que nuestras almas nos alcancen.


Paulo Coelho.

"Maktub".



viernes, 29 de octubre de 2010

Amar...


Amar a otra persona no es distinto de amar a Dios.
Lo uno es una ola; lo otro es el océano.





Deepak Chopra.






jueves, 28 de octubre de 2010

El azar y el milagro.


Balzac decía que la resignación es un suicidio cotidiano. Y hay también un aforismo de Jung que me encanta: La vida no vivida es una enfermedad de la que se puede morir. Eso es ser responsable: vivir tu propia vida. Si no lo haces, aquello que niegas se acabará por convertir en tu destino. La responsabilidad no es sólo algo de uno hacia los demás. Es gestionar tu vida y darle sentido sin que sea una fijación. Es mejor no dejarlo en manos de la inercia. No hemos sido educados para pensar en nuestra vida como un objeto de pensamiento, y éste es el gran drama. Decir que todo depende del azar es caer en la resignación, pero decir que todo está en nuestra mano es caer en un delirio narcisista que puede ser muy peligroso. Es el sentido de omnipotencia que tienen los pequeños psicópatas. El azar puede ser entendido como una función de parámetros desconocidos que tal vez algún día podremos explicar. Aquello que se nos escapa decimos que es azaroso, cuando desde otro paradigma no son hechos casuales, sino causales marcados por la sincronicidad.



Alex Rovira.



Magia.





Es el agua, es el viento
Es resumen de todo lo que siento
Es la arena, es el sentimiento
Es la tinta que no borra ni el silencio...
Es el aire de puntillas
Es la calma cogiendo carrerilla
Es el sabor de lo pequeño..... Es tocar un sueño...
Es el mapa de un suspiro
Es lo que hay cuando te miro
Es el duende del latido de tu
corazón...

Magia es probar a volcar lo que hay en el fondo de ti
Magia es verte
sonreír....
Magia es probar a saltar sin mirar
Es caer y volver a empezar...

Es el tiempo , es la hoguera
Es la mano que mece la marea
Es la tierra, es la bandera blanca
Es la gota de una lluvia de esperanza...
Es el mundo de puntillas
Es la vida cogiendo carrerilla
Es el sabor de lo pequeño.... Es tocar un sueño
.... Es el mapa de un suspiro
Es lo que hay cuando te miro
Es el duende del latido de tu
corazón...

Magia es probar .........

Es el mapa de un suspiro
Es lo que hay cuando te miro
Es el duende del latido de tu
corazón y el mio
Es la meta y el camino
Es la suerte y el destino

Es la fuerza del latido de tu
corazón...



miércoles, 27 de octubre de 2010

La verdad.


No tengo nada nuevo para enseñarle al mundo.
La verdad y la no violencia son tan antiguas como las montañas.
Todo lo que hice fue tratar de experimentarlas en la mayor escala posible.





Mahatma Gandhi.





No hay nada...


No hay nada que puedas hacer
que haga que yo TE AME menos.



Anónimo.




lunes, 25 de octubre de 2010

El día más malgastado de todos...


El día mas malgastado de todos, es uno sin sonrisas.




Edward Estlin Cummings.




La sombra propia.


El que no da la cara a la luz, se obliga a caminar detrás de su propia sombra.

¡Qué difícil es ser realista en la propia vida! Resulta más fácil entregarnos a nuestra propia sombra, a nuestros sueños, a la marca que dejamos en el suelo.

Porque la realidad tiene siempre mucho de imprevisible. Nos supera y nos envuelve. En ella nos encontramos colocados y no la podemos manejar, como lo hacemos con la carretilla de nuestros sueños. La sombra no tiene peso, y por eso al proyectarla contra un obstáculo fácilmente lo supera. Se retuerce, se amolda, trepa y se alarga. Ha logrado muy fácilmente superar el obstáculo con el que nos topamos en el camino. La sombra ha pasado. Pero nosotros no. Porque el obstáculo es real. Y nos encontramos detenidos por lo que se atraviesa ante nuestros pies.

Es probable que en ese momento giremos la carretilla de nuestra sombra y creamos seguir tras ella simplemente porque la seguimos empujando delante nuestro. Y así vamos sembrando nuestra vida con trozos de camino que terminan siempre en fracasos, aunque no tengamos el coraje de reconocerlo, autoengañándonos con la convicción de ser leales a una idea.

Pero el que se anima a dar la cara a la luz, obliga a su sombra a marchar detrás suyo, haciendo su mismo camino. Porque el que camina con la luz de la realidad en sus ojos, también tiene su sombra. Pero no la sigue. Es ella la que lo sigue a él. Y su sombra no supera obstáculos que previamente no hayan sido traspasados por los pasos reales del que camina.

Hombres y sombra realizan así un mismo camino. Ideales y realidad forman una misma historia. Probablemente los ideales tocarán menos realidades, pero éstas serán aquellas que han obligado al hombre a crecer y avanzar.

Este hombre ha aceptado las exigencias de la luz en su camino. Exigencias dura. Pero que han unificado su huella, y que en definitiva le habrán permitido llegar, cuando tenga que entregar su sombra madura a la noche.

Sólo el hombre con una sombra madura puede esperar sin miedo la luz de un nuevo amanecer. Será un hombre que ha hecho su camino.



Mamerto Menapace.



sábado, 23 de octubre de 2010

El silencio.


El silencio ayuda mucho a quien, como yo, procura la verdad. En un estado de silencio, el alma encuentra el sendero iluminado por la luz más clara, y lo que era esquivo y engañoso, es resuelto por una claridad cristalina. Nuestra vida es una prolongada y ardua búsqueda de la verdad. Y para alcanzar la cima más elevada, el alma requiere reposo interior.







Mahatma Gandhi.






viernes, 22 de octubre de 2010

El fruto del conocimiento.


Un joven fue a visitar a un yogui y le dijo:

-Voy a viajar por todos los sagrados Himalayas en busca de un maestro que me ofrezca enseñanzas para hallar la serenidad y que me reporte el fruto del conocimiento.

-Yo te diría -repuso el yogui- que sería mejor que ese tiempo lo aprovecharas para practicar aquí conmigo.

Pero el joven no le prestó atención y partió. Viajó sin descanso, conoció a muchos maestros y pasó muchas penalidades. El viaje se prolongó durante años. Finalmente accedió a un valle donde había un hermoso jardín en el que crecía un maravilloso árbol. Era el árbol que daba los frutos del conocimiento. ¿Y quién estaba al lado del mismo? El yogui con el que el hombre había hablado años atrás. Se dirigió a él y le dijo:

-Pero, yogui, ¿por qué no me dijiste que tú eres el custodio del árbol que proporciona el fruto del conocimiento?

-Porque entonces no me habrías creído.


Comentario:

Vemos de acuerdo con nuestro grado de entendimiento. Comprendemos según la apertura de nuestra mente y nuestro corazón. Se nos escapan las realidades más evidentes porque nuestros juicios y prejuicios, creencias y expectativas las velan. En la mayoría de los seres humanos se produce, además, un fenómeno que los sabios hindúes denominan de "superposición", en cuanto tendemos a superponer nuestras creencias y condicionamientos a lo que contemplamos, distorsionándolo, como la persona que tropieza con una cuerda y se espanta tomándola por una serpiente venenosa. A menudo buscamos muy lejos lo que está muy cerca. Damos la vuelta alrededor del mundo para llegar a nosotros mismos..., si llegamos. Como declaraba Buda con frecuencia, subimos y bajamos por la misma orilla y no cruzamos a la opuesta, o bien vivimos dando vueltas a la circunferencia y no acertamos a llegar a su punto central. No es ni mucho menos por casualidad que la parábola del hijo pródigo aparezca tanto en el budismo como en el cristianismo. Pero es rara la persona que con clara comprensión sepa poner correctamente "los conectores" de su mente y, por tanto, "conectar" bien. Por efecto engañoso de la ilusión mental, tomamos lo relativo como absoluto, lo inesencial como esencial, lo insustancial como sustancial. La mente vaga de un lado para otro y el intelecto no tiene la pureza necesaria para análisis certeros, sometido a todo tipo de tendencias, pasiones y emociones. Las fuerzas psíquicas más poderosas se malogran porque las invertimos incorrectamente. No se trata de dejar de ser activos, pero sí de comprender que la conciencia de ser puede ser desarrollada viajando muy lejos o sin salir nunca de la aldea que nos vio nacer. Es una búsqueda hacia dentro, aunque a veces la motivemos o inspiremos con una búsqueda hacia fuera.



Ramiro Calle.




jueves, 21 de octubre de 2010

Otro credo.


* Nuestra tarea como hombres es: dentro de nuestra propia vida, dar un paso adelante desde el animal al hombre.

* Para que pueda surgir lo posible, es preciso intentar una y otra vez lo imposible.

* Es fácil renunciar al lujo cuando se tiene una meta y se sabe el porqué.

* Dios no nos envía la desesperación para matarnos, nos la envía para despertar en nosotros una nueva vida.

* El bien no debe practicarse a la fuerza.

* Sólo se tiene angustia cuando no se está de acuerdo consigo mismo.

* Considero ilícito el uso de la violencia en cualquier circunstancia, aunque sea a favor del "bien".

* Lo blando es más fuerte que lo duro, el agua es más fuerte que la roca, el amor es más fuerte que la violencia.

* El que persigue ese yo auténtico persigue al mismo tiempo la norma de toda vida, pues el yo más íntimo es igual en todos los hombres.

* El yo más íntimo es Dios, es el "sentido".





Hermann Hesse.



Redención.


No hay otra redención para la humanidad que el reconocimiento de su divinidad. Ustedes son las semillas de ese entendimiento. Todo lo que piensen , todo lo que entiendan, eleva y expande la conciencia en todas partes. Y cuando viven lo que han comprendido, enteramente por el bien de su propia vida, permiten que otros vean en ustedes un proceso de pensamiento más sublime, una comprensión mayor, y una existencia con más sentido que la que ellos ven a su alrededor.



Ramtha.




miércoles, 20 de octubre de 2010

Las palabras de Dios ...


Las palabras de Dios están escritas en el mundo que nos rodea.
Basta prestar atención a lo que sucede en nuestras vidas para descubrir,
en cualquier momento del día, dónde esconde El sus palabras
y su voluntad.




Paulo Coelho.





martes, 19 de octubre de 2010

La paz que sobrepasa toda comprensión.


Muchas personas han dado su testimonio acerca del afloramiento de una nueva dimensión de la conciencia como consecuencia de una pérdida trágica en algún momento de sus vidas. Algunas perdieron todos sus bienes, otras a sus hijos o su cónyuge, su posición social, su reputación o sus habilidades físicas.En algunos casos, a causa de un desastre o de la guerra, perdieron todo eso al mismo tiempo, quedando sin "nada". Esto es lo que llamamos una situación extrema. Cualquier cosa con la cual se hubieran identificado ,cualquier cosa que les hubiera dado un sentido de ser, desapareció. Entonces, súbita e inexplicablemente, la angustia o el miedo profundo que las atenazó inicialmente dio paso a la sensación de una Presencia sagrada, una paz y serenidad interiores, una liberación total del miedo. San Pablo seguramente conoció ese fenómeno pues dijo, "la paz de Dios que está más allá de toda comprensión". En efecto, es una paz que parece no tener sentido, y las personas que la han experimentado han tenido que preguntarse, "¿Cómo es posible que ante semejante situación pueda sentir esta paz?"

La respuesta es sencilla, sucede una vez que reconocemos al ego por lo que es y la forma como funciona. Cuando desaparecen o nos arrebatan las formas con las cuales nos hemos identificado y las cuales nos han proporcionado el sentido del ser, el ego se derrumba puesto que el ego es identificación con la forma. ¿Qué somos cuando ya no tenemos nada con lo cual identificarnos? Cuando las formas que nos rodean mueren o se aproxima la muerte, nuestro sentido del Ser, del Yo Soy, se libera de su confusión con la forma: el Espíritu vuela libre de su prisión material. Reconocemos que nuestra identidad esencial es informe, una omnipresencia, un Ser anterior a todas las formas y a todas las identificaciones. Reconocemos que nuestra verdadera identidad es la conciencia misma y no aquellas cosas con las cuales se había identificado la conciencia. Esa es la paz de Dios. La verdad última de lo que somos no está en decir yo soy esto o aquello, sino en decir Yo Soy.

No todas las personas que experimentan una gran pérdida tienen este despertar, este deslindarse de la forma. Algunas crean inmediatamente una imagen mental fuerte o una forma de pensamiento en la cual se proyectan como víctimas, ya sea de las circunstancias, de otras personas, de la injusticia del destino, o de Dios. Esta forma de pensamiento, junto con las emociones que genera como la ira, el resentimiento, la autocompasión, etcétera, es objeto de una fuerte identificación y toma inmediatamente el lugar de las demás identificaciones destruidas a raíz de la pérdida. En otras palabras, el ego busca rápidamente otra forma. El hecho de que esta nueva forma sea profundamente infeliz no le preocupa demasiado al ego, siempre y cuando le sirva de identidad, buena o mala. En efecto, este nuevo ego será más contraído, más rígido e impenetrable que el antiguo.

La reacción ante una pérdida trágica es siempre resistirse o ceder. Algunas personas se vuelven amargadas y profundamente resentidas; otras se vuelven compasivas, sabias y amorosas. Ceder implica aceptar internamente lo que es, es abrirse a la vida. La resistencia es una contracción interior, un endurecimiento del cascarón del ego, es cerrarse. Toda acción emprendida desde el estado de resistencia interior (al cual podríamos llamar negatividad) generará más resistencia externa y el universo no brindará su apoyo; la vida no ayudará. El sol no puede penetrar cuando los postigos están cerrados. Cuando cedemos y nos entregamos, se abre una nueva dimensión de la conciencia. Si la acción es posible o necesaria, la acción estará en armonía con el todo y recibirá el apoyo de la inteligencia creadora, la conciencia incondicionada, con la cual nos volvemos uno cuando estamos en un estado de apertura interior. Entonces las circunstancias y las personas ayudan y colaboran, se producen las coincidencias. Si la acción no es posible, descansamos en la paz y la quietud interior en actitud de entrega; descansamos en Dios.



Eckhart Tolle.


" Una nueva tierra."


lunes, 18 de octubre de 2010

Cambiar Yo para que cambie el mundo.


El sufí Bayazid dice acerca de sí mismo: De joven yo era un revolucionario y mi oración consistía en decir a Dios: "Señor, dame fuerzas par cambiar el mundo".

A medida que fui haciéndome adulto y caí en la cuenta de que me había pasado media vida sin haber logrado cambiar a una sola alma, transformé mi oración y comencé a decir: "Señor, dame la gracia de transformar a cuantos entran en contacto conmigo. Aunque sólo sea a mi familia y a mis amigos. Con eso me doy por satisfecho".

Ahora, que soy un viejo y tengo los días contados, he empezado a comprender lo tonto que yo he sido. Mi única oración es la siguiente: "Señor, dame la gracia de cambiarme a mí mismo". Si yo hubiera orado de este modo desde el principio, no habría malgastado mi vida.

Todo el mundo piensa en cambiar a la humanidad. Casi nadie piensa en cambiarse a sí mismo.



Anthony de Mello.

" El canto del pájaro."


domingo, 17 de octubre de 2010

Las madres están más arriba.


Sé tú el constructor, crea, configura.

Se la estampa de tu tiempo, el soporte de tu

momento, el sembrador de tu mundo.


Yo estaré más arriba, siempre junto a ti.

Porque las madres tienen una raíz tan larga que

siempre saben cómo llegar al hijo; tienen un tallo

tan fuerte que las espinan no lo secan.

Esa lucecita encendida para cada hijo no se les

apaga nunca.


Yo estaré arriba, como un espejo donde

siempre te estará mirando mi corazón.

Arriba, donde siempre me podrás encontrar en

una estrella.

Arriba, donde las nubes se abren para dejarme

pasar a sonreírte.


Es la ventaja que tienen las madres y que ni

Dios mismo ha osado discutir: las separa de los

hijos, pero no les quita el amor.


¡Sólo las mueve, y las pone más arriba!






Zenaida Bacardí de Argamasilla.





sábado, 16 de octubre de 2010

La segunda atención.


Si el espíritu te envía señales, ¿cómo hacer para prestarle atención?. La segunda atención tiene mucho en común con la intuición y la creatividad. Es bien sabido que ambas son facultades de la mente humana. Desde el punto de vista espiritual eres siempre un creador. La más ínfima situación de tu vida no se hace “allí afuera” sino “aquí adentro”, partiendo de la fuente de la realidad, que es la conciencia. Quienes creen que el mundo material hace que sucedan las cosas son, simplemente creadores inconscientes: no han asumido la responsabilidad de ser autores de su propia vida.

La segunda atención te permite asumir la autoría de tu vida, instalándote en el centro del diario proceso de fabricar la realidad que percibes. Como todos creemos, por condicionamiento, que el funcionamiento de la naturaleza es independiente de nuestros pensamientos, sueños, deseos, y sentimientos, reclamar la autoría de nuestra realidad es un proceso gradual.

Todas las señales del espíritu cumplen la misma finalidad:

devolverte la vida que te corresponde como creador.


Deepak Chopra.




jueves, 14 de octubre de 2010

El hijo de las estrellas.

Cuanto más nos elevamos...


Cuanto más nos elevamos,
más pequeños parecemos
a los ojos de los que no saben volar.




Nietzsche.



El ego y el miedo al cambio.


“Un cazador, que buscaba la pista de un león, preguntó a un leñador si había visto huellas del felino. Este le respondió: “Conozco el sitio donde se cobija. ¡Voy a mostrarte al león mismo!” El cazador se puso blanco y, entre castañeteos de dientes, confesó: “Sólo busco la pista y no al león”.

Esta historia puede ser aplicada a aquellos que buscan el Conocimiento. Para aprender se necesita, primero, saber que se puede aprender; segundo, ser maestro de sí mismo para poder aprender; y tercero, estar dispuesto a aceptar el cambio que provocará el Conocimiento… Gran parte de la falta de aprendizaje es la creencia de que no se tienen capacidades para aprender. Luego, la pereza de creer que todo se recibirá de un Maestro. Y por fin, el miedo al cambio que hace que el discípulo luche contra aquello mismo que quiere aprender.

¿Por qué el cambio aterroriza? Nuestro Ser esencial es ilimitado y participa de la eternidad universal. Nuestro limitado Ego, con angustia quiere perdurar, quedándose dentro de sus límites para siempre, igual a sí mismo. Mas, para ser inmortal, tiene que conocer y eso lo llena de terror, pues si le dice a su Esencia: “Tengo miedo de morir, ¿qué debo hacer para impedirlo?” Ella le contestará: “Si quieres alcanzar la eternidad, debes primero morir, Sólo cambiando radicalmente, eliminando tus amarras al pasado, abandonando los intereses que te atan a lo que posees, perdiendo tu “personalidad”, tu nombre, tu rostro, tus ideas, muriendo en vida para otra vez nacer, es decir mutando, podrás salvarte.

Así como el cazador sigue las huellas pero rehuye enfrentarse al león, el Ego teme enfrentarse al Conocimiento. Para perdurar, debe dejar de ser tal cual es. Para cazar al león debe dejar que este se lo coma. El Ego debe disolverse en el Ser esencial. La bestia duerme en su caverna. Él tiene que entrar en la oscuridad y despertarla. Cuando el león se despierta, el cazador se esfuma.



Alejandro Jodorowsky.