domingo, 31 de enero de 2010

En los brazos de un ángel.

La ley del amor.


El amor es la mayor fuerza del mundo y, al mismo tiempo, la más humilde que se pueda imaginar.

Si el amor o la no violencia no es la ley de nuestro ser, todos mis argumentos se hacen añicos.

La humanidad tiene que salir de la violencia sólo a través de la no violencia. El odio puede ser vencido únicamente por el amor. El contra-odio sólo incrementa la superficie y la profundidad del odio.

La ley del amor

Sólo esa ley suprema puede dar sentido a nuestra vida y establecer la armonía indispentasable para el funcionamiento del andamiaje social.

Y si ésa debe ser nuestra ley, deberemos esforzarnos cuando en nuestra vida cotidiana surge la discordia, cuando uno choca con la oposición, hay que tratar de vencer al oponente, con el amor para solucionar numerosos problemas, toda mi vida he recurrido a este medio elemental.

Esto no significa que haya resuelto todas mis dificultades.

El hecho de que en nuestro planeta sigan viviendo todavía tantos hombres, demuestra que el mundo tiene como fundamento, no la fuerza de las armas sino la de la verdad y la podamos para que sea la norma de del amor.

El hecho de que nuestro que mundo siga viviendo todavía, a pesar de tantas guerras, demuestra palpablemente y de la manera más irrefutable que esta fuerza es victoriosa...

La que rige a la humanidad es la ley del amor. Si la violencia, o sea, el odio nos hubiera regido, nos habríamos extinguido hace muchísimo tiempo. Y sin embargo, la tragedia de ello es que en la llamada civilización, los hombres y las naciones se conducen como si la base de la sociedad fuese la violencia.

La existencia de millones de hombres depende de la intervención sumamente eficaz de esta fuerza. Gracias a ella vemos cómo se disipan las pequeñas peleas que entorpecen la vida cotidiana de millones de familias. Centenares de pueblos viven en paz. Este hecho no lo reseña ni puede reseñarlo la historia.

La historia, como es lógico, registra los acontecimientos que corresponden a una detención momentánea en el funcionamiento de esa fuerza del amor o fuerza del alma. Riñen dos hermanos; uno de ellos se arrepiente y despierta así aquel amor que dormitaba en él: los dos viven de nuevo en paz. De este episodio no hay nadie que tome nota. Por el contrario, la prensa recogerá enseguida el hecho, hablarán de él todos los vecinos y hasta la historia conservará en parte su recuerdo, si esos dos hermanos recurren a la guerra o, lo que es otra forma de intervención brutal, apelan a la justicia, tras una consulta con sus consejeros jurídicos o por cualquier otra razón. Y esto, que es verdad en las familias y en las demás comunidades, no es menos cierto en Ias naciones.

Nada nos autoriza a creer que las naciones son gobernadas por una ley distinta de la de las familias. De este modo, la historia se contenta con registrar las interrupciones que sufre el curso natural de las cosas. Pero como la fuerza del alma es natural, la historia no habla de ella.

En mis escritos no puedo tolerar la mínima concesión a la mentira. Estoy dispuesto a rechazar todo lo que se consiga con desmedro de la verdad y, por otra parte, estoy sólidamente convencido de que no hay más religión que la verdad. También sería inconcebible encontrar en mis escritos una sola nota de odio.

¿No es el amor lo que hace vivir al mundo?

Donde no está presente el amor, no existe vida. La vida sin amor conduce a la muerte. El amor y la verdad representan las dos caras de una misma moneda. Estoy seguro de que por medio de estas dos fuerzas se puede conquistar el mundo entero.

Tras renunciar a la espada, no tengo otra cosa que ofrecer a mis adversarios que la copa del amor. Gracias a esta ofrenda, creo que me aproximaré a ellos. Considero inconcebible una enemistad perpetua entre los hombres. Y como creo en la teoría de la reencarnación, espero que podré en esta vida o en la siguiente reunir a toda la humanidad en un único vínculo de amistad.

MAHATMA GANDHI


Somos los viajeros de una travesía cósmica
polvo de estrellas danzando y girando en las corrientes y los torbellinos del infinito.
La vida es eterna,pero las expresiones de la vida son efímeras,
momentáneas, transitorias.
Siddharta Gautama, el Buda,fundador del budismo, dijo una vez:
“Esta existencia nuestra es tan transitoria como las nubes del otoño”.
Observar el nacimiento y la muerte de los seres es como mirar los movimientos de una danza.
Una vida es como un relámpago en el cielo,
que se desliza veloz como un torrente por la pendiente de una montaña.
”Nos hemos detenido momentáneamente para encontrarnos unos a otros,para conocernos, amarnos y compartir.
Éste es un momento precioso, pero transitorio.
Es un pequeño paréntesis en la eternidad.
Si compartimos con cariño, alegría y amor,
crearemos abundancia y alegría para todos.
Y entonces este momento habrá valido la pena.

Deepak Choppa.

Almas gemelas.



Lazos de amor
.



Hay alguien especial para cada uno de nosotros. A menudo, nos están destinados dos, tres y hasta cuatro seres. Pertenecen a distintas generaciones y viajan a través de los mares, del tiempo y de las inmensidades celestiales para encontrarse de nuevo con nosotros. Proceden del otro lado, del cielo. Su aspecto es diferente, pero nuestro corazón los reconoce, porque los ha amado en los desiertos de Egipto iluminados por la luna y en las antiguas llanuras de Mongolia. Con ellos hemos cabalgado en remotos ejércitos de guerreros y convivido en las cuevas cubiertas de arena de la Antigüedad. Estamos unidos a ellos por los vínculos de la eternidad y nunca nos abandonarán.

Es posible que nuestra mente diga: "Yo no te conozco". Pero el corazón sí le conoce.

Él o ella nos agarran de la mano por primera vez y el recuerdo de ese contacto trasciende el tiempo y sacude cada uno de los átomos de nuestro ser. Nos miran a los ojos y vemos a un alma gemela a través de los siglos. El corazón nos da un vuelco. Se nos pone la piel de gallina. En ese momento todo lo demás pierde importancia.

Puede que no nos reconozcan a pesar de que finalmente nos hayamos encontrado otra vez, aunque nosotros sí sepamos quiénes son. Sentimos el vínculo que nos une. También intuimos las posibilidades, el futuro. En cambio, él o ella no lo ve. Sus temores, su intelecto y sus problemas forman un velo que cubre los ojos de su corazón, y no nos permite que se lo retiremos. Sufrimos y nos lamentamos mientras el individuo en cuestión sigue su camino. Tal es la fragilidad del destino.

La pasión que surge del mutuo reconocimiento supera la intensidad de cualquier erupción volcánica, y se libera una tremenda energía. Podemos reconocer a nuestra alma gemela de un modo inmediato. Nos invade de repente un sentimiento de familiaridad, sentimos que ya conocemos profundamente a esta persona, a un nivel que rebasa los límites de la conciencia, con una profundidad que normalmente está reservada para los miembros más íntimos de la familia. O incluso más profundamente. De una forma intuitiva, sabemos qué decir y cuál será su reacción. Sentimos una seguridad y una confianza enormes, que no se adquieren en días, semanas o meses.

Pero el reconocimiento se da casi siempre de un modo lento y sutil. La conciencia se ilumina a medida que el velo se va descorriendo. No todo el mundo está preparado para percatarse al instante.

Hay que esperar el momento adecuado, y la persona que se da cuenta primero tiene que ser paciente.

Gracias a una mirada, un sueño, un recuerdo o un sentimiento podemos llegar a reconocer a un alma gemela. Sus manos nos rozan o sus labios nos besan, y nuestra alma recobra vida súbitamente.

El contacto que nos despierta tal vez sea el de un hijo, hermano, pariente o amigo íntimo.
O puede tratarse de nuestro ser amado que, a través de los siglos; llega a nosotros y nos besa de nuevo para recordarnos que permaneceremos siempre juntos, hasta la eternidad.

Brian Weiss.

Separate lives.

sábado, 30 de enero de 2010

La ventana y el espejo.


Un joven muy rico fue a ver a un rabino y le pidió un consejo que lo guiara en la vida.

El rabino lo condujo a la ventana:

– ¿Qué es lo que ves a través del cristal?

– Veo hombres pasando y un ciego pidiendo limosna en la calle.

Entonces, el rabino le mostró un gran espejo:

– Y, ahora, ¿qué ves?

– Me veo a mí mismo.

– ¡Y ya no ves a los otros! Fíjate que tanto la ventana como el espejo están hechos de la misma materia prima: el vidrio. Pero en el espejo, al tener éste una fina capa de plata cubriéndolo, sólo te ves a ti mismo. Debes compararte a estos dos tipos de vidrio. Cuando eras pobre, prestabas atención a los otros y tenías compasión por ellos. Cubierto de plata –rico–, sólo consigues admirar tu propio reflejo.


Paulo Coelho.


Diferentes somos.


Diferentes somos somo el cielo y la tierra, como la luna y el sol , como el llano y la montaña, como la espina y la flor.
Pero sabes, por diferente que seamos, por diferente que te parezca, por distintas direcciones que se vivan ,¿acaso la derecha, acaso la izquierda no pertenecen a un mismo cuerpo?

¿Puedes realmente dividir el mar del cielo? ¿ Puedes concebir una rosa sin espinas?

Mira tu, la playa siempre esta seca pero el mar no deja de acariciarlo de besarla siempre, ola tras ola.

¿Qué tu ves en el infinito, allá en el horizonte ? No se hace la diferencia ,una sola fuente, una sola vida .

¿ Acaso no juntas tus manos ? ¿ Por qué te aflije la diferencia ? Acaso la ciencia no es rica justamente por las diferencias .

Te puedes imaginar un día de 24 horas de puro sol , acaso no extrañarías la noche y sus estrellas.

¡ Viva las diferencias ! ¡ Viva la separación! Es el mismo camino que recorre el sol.
La luz busca a la noche , y la noche busca la luz.

Si no hubiera diferencias como podríamos vernos . Somos diferentes claro, hasta la voz y la apariencia pero es más que ciencia, más que conocimiento , esto es más que filosofía. Eso es más que arte.

Esas diferencias entre tu y yo , tiene un solo nombre, un nombre superior que nos hace iguales y eternos y se llama AMOR.



Mystic Healing Art



viernes, 29 de enero de 2010

Try a little tenderness.

Y si intentas con un poquito de ternura....

El libre albedrío y el destino.


El destino y el libre albedrío parecen existir en armonía.Existe una inteligencia ,una sabiduría o una conciencia que sabe cómo van a acabar los hechos y las relaciones personales ;Hamlet la llama el destino que (da forma a nuestros finales).

Los que habitamos este planeta no sabemos cómo van a acabar las cosas ,pero nuestros actos y nuestras conductas actuales pueden modificar su resolución ,tanto en los que nos queda de vida como en nuestras existencias venideras.Mediante el libre albedrío.

Del mismo modo que el alma realiza una evaluación al final de cada vida,también parece detenerse a hacer previsión antes de cada nacimiento para planear la vida:(voy a trabajar la compasión o la empatía o la no violencia)
por ejemplo.
Ve como se prepara la vida ,a quién vamos a conocer ,quién va a ayudarnos en nuestro camino espiritual o a quién vamos a ayudar nosotros .
( Se trata de algo complejo ,ya que se produce una interacción con otras almas que también tienen prevista sus lecciones ).
Esa gente a la que conocemos y esas experiencias que están prevista para ayudarnos a aprender conforman el destino.

Bien , pongamos un ejemplo .
Conoce usted a una persona maravillosa con la que ,de acuerdo con la previsión de su vida,le corresponde pasar el resto de su vida ,aprendiendo sus respectivas lecciones juntos ,ayudándose en su progreso hacia la inmortalidad.Sin embargo esa persona es de una religión inadecuada,o vive demasiado lejos ,o sus padres se entrometen,o usted no tiene valor para superar la influencia de su cultura ,de modo que decide no casarse con ella ni espiritual ni físicamente .Eso es el libre albedrío .
Ha podido elegir y ha elegido que no.Esa decisión le llevará hasta un punto de su destino que no podría no haber existido si hubiera optado por lo contrario .
Así cambiamos nuestro futuro en esta vida.

Si conoce a esa persona y se casa con ella ,también tomará un camino elegido con el ejercicio del libre albedrío ,lo que afectará al resto de su vida actual y de las futuras.Si decide separarse de ella,tomará otro sendero y es posible que aprenda otras lecciones .
Puede que conozca otra alma gemela o que tenga una experiencia distinta y acabe trabajando sobre todo la empatía ,pongamos como ejemplo ,en lugar de la no violencia .Las preguntas más importantes son con qué rapidez va a aprender usted sus lecciones y cuánta felicidad,cuánta espiritualidad ,cuánta tranquilidad ,etcétera,va a tener en su vida.
Las respuestas dependen ,en gran medida,del libre albedrío.

Es como trepar a un árbol :hay muchas ramas, muchas elecciones posibles .Al final llegará hasta lo alto ,pero puede que tarde cinco vidas ,o diez,o treinta.¿Cuántas harán falta para alcanzar el objetivo de su alma,que podría ser ,por ejemplo ,aprender lo que es la compasión ?.
Dependerá de sus elecciones .Así pues ,el destino (al fin y al cabo,el árbol ha aparecido en su camino )y el libre albedrío coexisten .
No creo en los videntes que dicen cosas como:(conocerá ustes a una persona estupenda y se casará con ella).Puede que de verdad tenga poderes parapsicológicos y que sea cierto que usted vaya a encontrar pareja ese año ,pero el libre albedrío será lo que determinará si pasan juntos el resto de sus vidas.Usted tomará esa desición de acuerdo con su propia intuición,no con lo que le haya dicho el vidente.

Del libro "Muchos cuerpos una misma alma "Brian Weiss"




Acción desinteresada.


- “Lo que más me deprime es la absoluta vulgaridad de mi existencia. Jamás en la vida he hecho nada tan importante como para merecer la atención del mundo”.

- “Te equivocas si piensas que es la atención del mundo lo que hace que una acción sea importante”, dijo el Maestro.

Siguió una larga pausa.

- “Bueno, pero es que tampoco he hecho nada que haya influido en alguien, ni para bien ni para mal...”

- “Te equivocas si piensas que es el influir en los demás lo que hace que una acción sea importante”, volvió a decir el Maestro.

- “Pero, entonces, ¿qué es lo que hace que una acción sea importante?”

- “El realizarla por sí misma y poniendo en ello todo el propio ser. Entonces resulta ser una acción desinteresada, semejante a la actividad de Dios”.


Anthony de Mello. “Un minuto para el absurdo”

El sol y la luna.... una hermosa historia de amor.

jueves, 28 de enero de 2010

Permiso de volar.


Me vestiré despacio
me llevaré algun sueño
no pediré permiso
para poder escapar

Me llevaré a la ruta
un mapa de los cielos
y buscaré el espacio
donde voy a despegar

No preguntes por qué
hay que volar para ser feliz
desde el cielo a los pies
el mundo es lo que llevas en ti

Me mirarán extraño
dirán que no estoy cuerdo
y volaré liviano
hasta donde nace el mar
No llevaré más nada
aliviano mis alas
sólo algunos recuerdos
que no me impidan soñar

No preguntes por qué
mi vida y mi fe la quiero dar
no hay nada que firmar
no existe el permiso de volar

No preguntes por qué
hay que volar para ser feliz
desde el cielo a los pies
el mundo es lo que llevas en ti

En una nube de emoción
hasta donde se esconde el sol
Volar hasta la inmensidad
Volar sin tiempo ni razón
con alas en el corazón
sin un permiso de volar

No preguntes por qué
hay que volar para ser feliz
desde el cielo a los pies
el mundo es lo que llevas en ti

No preguntes por qué
mi vida y mi fe la quiero dar
no hay donde firmar
no existe el permiso de volar.

Alejandro Lerner.

Invitación.


Busca, en el interior de tu ser, el camino.
Hay un horizonte infinito en tu esencia.
Reencuéntrate, ve y anda, no temas...
Desata tus nudos y sé libre como el pájaro, pósate sólo donde lo sientas, y luego vuelve a volar.
No encasilles tu destino solo con palabras, di lo que sientas decir y que tú silencio se haga entender.
Fluye, elévate, camina. Tu misión es ser lo que sientes, sin dudas. Entrégate a tu destino, todo emana espontáneamente cuando se abren las compuertas del corazón.
Aprende de todos, busca las esencias. Madura. Sé profundamente sensible. No cedas; los dones no se te darán hasta que no los merezcas.
Haz una pausa, un silencio y asume tu rol espiritual. No pierdas el tiempo, no malgastes semillas que nunca darán frutos. Sé tu mismo: poeta y profeta, libérate...

Evita todo lo superfluo: la hipocresía y la falsedad, la mentira sofisticada; evita los malos entendidos y muestra tu alma en todas tus acciones. ¿La verdad? Ya no importa, lo importante es el grado de transparencia que tú tengas.
Si al desnudarte frente a la vida ves tus defectos, piensa que eres humano, perfecta es tú imperfección ¿Por qué vestirse, entonces, con tantas ataduras y cubrirse? ¿De quién, de qué?
Mira a tu alrededor ¿Acaso se cubre la naturaleza? ¿Acaso el sol desnudo no irradia la más pura luz?
¿Para qué tantas palabras? Son como vestiduras sutiles, pero vestiduras al fin. ¿Si pudiéramos desnudarnos todos y mirarnos?
Escribo desnudo, desde mi alma, sin tapujos ni apariencias, así soy yo, feo, lindo..., la belleza que me inspira es la autenticidad.
¿A que lleva el amor sino a desnudarte frente al ser amado?
¿Acaso los ojos no están desnudos, cuando están abiertos?
¿Acaso la boca no se desnuda en la palabra?
Pon el corazón al desnudo, abre tú boca, recuerda, muestra tus palmas y haz lo que sientas.
La verdad está esperando al amor...

Escucha el murmullo interior que te acompaña. No temas a la locura, no existe tal, solo es invento de locos.
Abre tus ojos, presta oídos a tu alrededor, sensibiliza tu piel ¿No es acaso toda la creación libre? ¿Cuál es tu esclavitud? ¿Sólo una idea, una emoción? ¿Por qué no ser libre tú también?

¡Oh alma mía! A ti te busco, a ti te anhelo, perdido estoy sin tu compañía, como en la oscuridad, el vacío y el abismo. Un abismo insondable hacia mí mismo.
¡Oh alma mía! ¿Por qué el olvido es mi recuerdo? ¿Por qué a veces estoy tan distraído de ti? ¿Acaso te temo? ¿Es tan terrible tu presencia?
Pero cuando caminamos juntos, siento una plenitud total, sin temores, libre y cierto.
Mas, antes de que estés presente en mí, pienso, dudo, temo; pero al final comprendo que tú eres lo mejor que me ha sucedido. Previo a la revelación se revoluciona mi ser.
Entra alma mía, ven a mí e inunda las puertas de mi percepción, para que pueda ver más allá de los velos, las máscaras y los telones del teatro humano. Que pueda ver la vida tal cual es, sin abismos.
¡Oh alma mía! Un niño soy frente a ti; sediento de pecho y caricias.

A veces, momentos sombríos invaden nuestra conciencia, como una noche fría y oscura que nos impide ver con claridad las cosas.
Épocas de angustia y de caos interno. Confusión, vacío y desorden.
Como arenas movedizas cuando más tratamos de escapar y salir de ellas, mas nos hundimos en el fango de la materialidad.
Son situaciones sombrías que nos acechan desde el fondo de nosotros mismos.
Se nos contraen los músculos, se excita el ritmo de nuestro corazón, se nublan los ojos y el dolor brota por todos los rincones del cuerpo.
La apatía nos embarga, el desinterés y el mal humor nos invaden desde dentro.
En estos momentos, todo se torna superfluo y frívolo, lo aprendido, las buenas experiencias vividas, el amor...
Algunos llegan a pensar hasta en la muerte, como fin a este infierno.
Pero ¿Acaso el paraíso no está en el centro del infierno? O sea, ¿el fondo del pozo en el cual estamos no será un último paso a la posibilidad de liberación? ¿No es cierto de que no hay mal que por bien no venga? ¿No es todo para bien?
Sé que es difícil ¿Quizá deberíamos llegar hasta la última penumbra, pues más allá de ella está la luz? Fluir con la oscuridad para comenzar a brillar desde nosotros mismos? Y que nuestro rostro en la eternidad emane claridad.

Si es que somos verdaderos místicos, no lo somos en el sentido estricto tradicional. Somos místicos sin tradición fija, místicos de una época donde las tradiciones se ajustan al ritmo de vida contemporánea. Místicos renovadores.
Somos místicos del camino y no de metas ya establecidas.
Judíos, cristianos, reformistas, islámicos; Oriente y Occidente.
La transición entre Oriente y Occidente creó un crisol de tradiciones, que culminó deshaciéndolas. Hay seres en el mundo, como un sólo pueblo, una Aldea Global llamada Tierra. En este sentido somos ciudadanos de un mismo planeta y del Universo.
Las iluminaciones que somos capaces de intuir tienen que ver con este presente, con este aquí y ahora.
El misticismo contemporáneo es estrictamente universal. Como lo fue siempre en su esencia. Es amorfo, transcultural, se gesta en las concepciones culturales pero las trasciende.
¿Adónde nos llevará esta nueva iluminación? No lo sé. ¿Tal vez a crear una nueva tradición con el tiempo?
Tradición y renovación juegan un juego interminable en el escenario del espíritu.

Cuando me embarga el éxtasis del amor, todo luce hermoso. Siento el atractivo espiritual de las cosas más simples. Una hoja sostenida por el viento se me asemeja a una danza elevadísima. Un abrazo, al encuentro milenario entre almas. La risa, a la alegría.
Pero también el dolor ajeno es mi dolor. El éxtasis sana pero por contagio de luz y presencia.
Cuando me embarga el éxtasis del amor, todo se torna traslúcido, transparente, sin cáscaras. ¿No será que las cáscaras le pertenecen a la percepción?
Por eso, cuando quiero ser en éxtasis, cierro mis ojos, abro mi corazón y abandono las cáscaras que como muros opacan mi conocimiento.
A esto le han llamado percepción pura, inmediata y trascendente, aunque también es directa sin intermediarios, ni siquiera los nuestros.

Trasciende la semilla que da frutos con nuevas semillas.
Trasciende la tierra cuando un terremoto hace nacer una nueva montaña.
Trasciende un ser humano con sus obras.
La trascendencia está más allá de descender o ascender pero las contiene.
¿Qué es lo que trasciende de ti?
Todo lo que nace morirá y todo lo que muere volverá a nacer.
¿Qué es lo que nunca nace ni muere?


Ione Szalay


Tu vida es el efecto de tus pensamientos.

Desafinado.


Dos amigos andan juntos por una calle de una gran ciudad.
Los envuelve el ruido multiforme de la ciudad moderna. Los dos amigos son diferentes y se nota en su andar.
Uno es alemán, hijo de la ciudad, criatura del asfalto, ciudadano del marco. El otro es un yogui hindú.
Está de visita. Lleva ropas anaranjadas y mirada inocente. Anda con pies descalzos, que se apresuran para seguir a su amigo.
De repente el yogui se para, toma del brazo a su amigo y le dice: - “Escucha, está cantando un pájaro”.
El amigo alemán le contesta: - “No digas tonterías. Aquí no hay pájaros. No te detengas”. Y sigue adelante. Al cabo de un rato el yogui, disimuladamente, deja caer una moneda sobre el pavimento.
El amigo se detiene y le dice: - “Espera. Se ha caído algo”.
Sí, claro. Allí estaba la moneda sobre el adoquín. El yogui sonríe. - "Tus oídos están afinados al dinero, y eso es lo que oyen".
Basta el sonido mínimo de una moneda sobre el asfalto, para que se llenen tus oídos, y se paren los pies. Estás a tono con el dinero, y eso es lo que oyen tus oídos, lo que ven tus ojos ,y lo que desea tu corazón.
Oímos lo que queremos. En cambio estás desafinando ante los sonidos de la naturaleza. Tienes muy buen oído, pero estás sordo. Y no sólo de oído, sino de todo. Estás cerrado a la belleza, a la alegría, a los colores del día, y a los sonidos del aire. Andas desafinado." El pájaro sí había cantado".

Carlos G. Vallés


miércoles, 27 de enero de 2010

Honesty.

Celebro tu existencia.


No se trata de una cuestión de edad. La sabiduría del hombre nuevo consiste en dejar que su espíritu vuele libremente, para cumplir con su misión de vida.

La Tierra sangra. Se agita. Se retuerce de dolor. La oscuridad marcha a paso firme, pisoteando flores, marchitando esperanzas, sembrando temor e incertidumbre. El escenario mundial se muestra como un cuadro sombrío, dominado por la ambición, la inseguridad, el desequilibrio y la incoherencia. Hay olor a derrumbe. Hay olor a muerte. El hombre viejo está sucumbiendo. Lo sabe y se resiste. Su programación mental le impide aceptar que le llegó su hora. Soplan vientos de cambio. Se aviva la llama del espíritu. Un nuevo hombre es llamado al escenario de la vida.

Hay que armarse de coraje para leer los diarios y ver los noticieros. La negatividad es el signo que manifiesta cada título: robos, asaltos, crímenes, bombas, guerras, conflictos, peleas, abusos, accidentes... Intoxica el espíritu tanta densidad compactada. La calle confirma las noticias. No hay baldosa que no esté salpicada con manchas de violencia, bronca o descontento. El aire está viciado por vibraciones rastreras. ¿Existen alternativas de cambio?

Aunque todo pareciera indicar que no, la buena noticia es que detrás de este tétrico escenario se está gestando una nueva función. La obra se llama “Hombre nuevo”. Falta poco, muy poco, para que esta nueva puesta en escena irrumpa. Por medios no tradicionales se va haciendo el anuncio de que se necesitan actores para que la función cobre vida. Escuchar el llamado requiere de un corazón sensible y un espíritu libre de condicionamientos sociales, que no tema al “qué dirán”.

A través de los sueños, las intuiciones y las emociones más puras, el anuncio golpea a cada instante las puertas del alma. La mente sube el volumen, potencia la confusión, y con la ayuda del ego y la razón refuerza las paredes de la indiferencia, para que el mensaje no llegue a destino y naufrague en el olvido. Tarde o temprano, el muro caerá y el hombre despertará a una nueva realidad; porque el mensaje lleva la fuerza del agua, que todo lo erosiona.

¿Y por qué tanto caos? El caos es lo que da lugar a que la transformación ocurra. Cuanto más caos, señal de una transformación más profunda y visceral. Viejos esquemas se están resquebrajando. Los modelos autoritarios y represivos dan claras evidencias de agotamiento, por carecer de valores humanos. Las bases que cimentaron una economía deshumanizada y despiadada cruje. La vieja mentalidad que alimentó a un multitudinario ejército de corporaciones inescrupulosas está siendo acorralada por los consumidores inteligentes que, con sus decisiones de compra, castigan la irresponsabilidad y se muestran a favor del medio ambiente.

Esta vez el cambio no vendrá de afuera, sino de adentro. Desde el mismo centro de su ser. En la medida en que cada uno se transforme, en la medida en que cada uno se adueñe de su destino, de su derecho a “ser humano”, estaremos cada vez más cerca de vivenciar la obra. Esta vez no como simples espectadores, sino como partícipes necesarios, que harán brillar -con maestría- sus dones y talentos al servicio de un mundo sin fronteras, que se unificará bajo la bandera del amor. No se trata de una obra para ver, sino para protagonizar. Una obra para sentir y para vibrar.

Co-crear una realidad distinta, más humana y armónica, es tarea de todos. Es algo indelegable y también impostergable. La multitud como tal no existe, sino que se compone de la suma de personas. Por eso quiero recordarle que su transformación vale, y mucho, porque suma. Todo suma. Incluso los pensamientos, porque crean realidades.

De nada sirve protestar por el entorno adverso en que estamos sumidos, si no hacemos absolutamente nada para tratar de revertirlo. Con nuestras actitudes pasivas, que se apoyan sobre los bastones de la apatía y la indiferencia, también somos cómplices de estos tiempos violentos que presagian un futuro apocalíptico.

Si usted es de los que cree que el llamado no existe, cierre los ojos, relájese, lleve sus manos al centro de su pecho y pregúntele a su alma si tiene algún mensaje para darle. Si pese a todo no escucha nada, no se preocupe. Ella sabe que nunca fue bueno a la hora de escuchar, así que le traerá la respuesta de mil maneras distintas. Apelará a la magia de la sincronicidad y dibujará la respuesta en las letras de las canciones, las palabras de un desconocido o en el canto de los pájaros. Preste atención. Esté atento, el mensaje llegará.

Sabía que tal vez usted querría un adelanto sobre el contenido de la obra, por eso le pedí ayuda a mi ángel de la guarda, quien sonriendo me dijo: “la obra mostrará el resurgir del hombre como ser multidimensional, en perfecta sincronía con su cuerpo, mente y espíritu. Conectado con la existencia. Construyendo un nuevo espacio. Dando impulso a una nueva visión que estará gobernada por la alegría y el sentir, por el poder de lo simple. Habrá unidad, respeto y cooperación. La palabra dada recobrará su valor y renacerá la confianza. Las injusticias no tendrán cabida porque el hombre reconocerá que somos parte de una misma energía, por lo tanto será consciente de que lo que le hace a otro se lo está haciendo a sí mismo. Deciles que en el texto de la obra, palabras como fluir, meditar, elevar, disfrutar, empatía, sinergia y contemplar serán una constante. Deciles que los espero, que es hora de reencontrarnos”.

Nunca se sabe. Quizá cuando el telón se levante más de uno se sorprenda cuando una voz en off agradezca, entre otros, a los maestros del caos, del desentendimiento, de la indiferencia, de la confusión y del dolor, porque hicieron posible que la alquimia acontezca, al servir de fondo para marcar el contraste necesario que impulsó el cambio.

Ahora haga una pausa. Mire su reloj. Observe cómo corre el segundero. Sepa que al igual que la palabra pronunciada y la flecha disparada, las oportunidades desperdiciadas no retornan jamás. Se van al mismo sitio en donde se oculta el tiempo perdido.

Tíldeme de loco si quiere, no me importa. Sólo soy un simple mensajero. Nuestro contrato álmico decía que en caso de que lo olvidara se lo volviese a recordar: “su misión de vida es anclar en la dimensión física lo más puro de su ser”. Despierte, hombre nuevo, ya es tiempo de subir al escenario.

Julio Andrés Pagano.

Te lo pido de persona a persona.

Soñador de la montaña.


No me interesa como te ganas la vida.

Quiero saber qué añoras, y si te atreves a soñar con unirte al anhelo de tu corazón.

No me interesa tu edad .

Quiero saber si te arriesgarás a parecer un tonto por amor, por tus sueños….por la aventura de estar vivo….

No me interesa qué planetas están en cuadratura con tu luna.

Quiero saber si has tocado el centro de tu propio dolor …si te han abierto las traiciones de la vida …o te has encogido y cerrado por miedo a mas dolor….

Quiero saber si puedes encontrarte con ese dolor, tuyo o mío, sin moverlo ni esconderlo, disminuirlo ni arreglarlo ,

Quiero saber si puedes estar en la alegría , tuya o mía …. abandonarte a la danza y dejar que el éxtasis te llene hasta la yema de los dedos; sin advertirnos que tengamos cuidado , que seamos realistas, que recordemos las limitaciones del ser humano.

No me interesa si la historia que me cuentas es cierta .

Quiero saber si puedes ser verdadero contigo mismo. Si puedes aguantar ser acusado de traición y no traicionar a tu propia alma-

Quiero saber si puedes ver belleza aun cuando no sea bonito cada día… y dejar brotar tu vida de la presencia de Dios.

Quiero saber Si puedes vivir con el fracaso y sin embargo pararte al borde de un lago y gritarle a lo plateado de la luna : SI!

No me interesa saber dónde vives ni cuanta plata tienes.

Quiero saber si puedes levantarte luego de una noche de dolor y desespero , exhausto y lastimado hasta los huesos y , arreglar lo que haya que arreglar.

No me interesa quien eres ni como llegaste aquí.

Quiero saber si te pararás conmigo en el centro del fuego y no te asustarás.

No me interesa saber donde, ni que ni con quien hayas estudiado.

Quiero saber que te sostiene desde adentro cuando todo lo demás… se cae.

Quiero saber si puedes estar solo contigo y si te gusta en verdad, la compañía que tienes, en los momentos vacíos…


Oriah, soñador de la montaña
(Anciano Indio)


martes, 26 de enero de 2010

Un vestido y un amor.

Yo no buscaba a nadie y te vi....


Cuando dices, “Quiero ser feliz,” ¿qué significa para ti?¿Qué es la felicidad?.
Cuando no estoy atrapado en los enganches del mañana, ni torturado por el pasado, cuando me pierdo y me encuentro en esa singularidad del momento llamado ahora. Donde experimento pasión sin nunca tener que definir “para qué".
”Cuando estoy enamorado y estoy colmado de amor, pero no conozco el nombre del amante; cuando comprendo pero no sé qué he comprendido; cuando tengo una respuesta en mis manos pero no sé a qué pregunta corresponde; cuando estoy lleno y no sé qué es lo que me llena, y no me importa porque no tengo tiempo.
Estoy envuelto, completamente inmerso en el momento llamado “ahora”.


Prem Rawat.


Con las alas del alma.



Con las alas del alma desplegadas al viento,
desentraño la esencia de mi propia existencia
sin desfallecimiento, y me digo que puedo
como en una constante
y me muero de miedo, pero sigo adelante...

Con las alas del alma desplegadas al viento,
porque aprecio la vida en su justa medida
al amor lo reinvento, y al vivir cada instante
y al gozar cada intento, sé que alcanzo lo grande,
con las alas del alma desplegadas al viento.

Con las alas del alma desplegadas al viento,
más allá del asombro me levanto entre escombros
sin perder el aliento
y me voy de las sombras con algún filamento
y me subo a la alfombra con la magia de un cuento.

Con las alas del alma desplegadas al viento,
atesoro lo humano cuando tiendo las manos
a favor del encuentro por la cosa más pura,
con la cual me alimento por mi pan de ternura,
con las alas del alma desplegadas al viento.

Con las alas del alma desplegadas al viento,
ante cada noticia de estupor, de injusticia,
me desangro por dentro
y me duele la gente, su dolor, sus heridas,
porque así solamente interpreto la vida.

Con las alas del alma desplegadas al viento,
más allá de la historia, de las vidas sin gloria, sin honor ni sustento
guardaré del que escribe su mejor pensamiento
quiero amar a quien vive con las alas del alma
desplegadas al viento, al viento, al viento...


Eladia Blàzquez.
Voz:Marilina Ross


lunes, 25 de enero de 2010

Compasión .


Buda dice:
A no ser que suceda el amor a los otros ,no has andado la
mitad del camino,tienes que ir un poco más lejos.
El crecimiento ,si es verdadero rebosará de amor .
Como cuando enciendes una lámpara:inmediatamente
empieza a radiarse la luz,inmediatamente
comienza a dispersarse la oscuridad.
Una vez que la luz interna está encendida ,el amor
es su radiación.


Un filósofo hindú llamado Atisha propone un ejercicio que llama "Cabalgando sobre la respiración".
Cuando inspires -sugiere-,piensa que estás inhalando las miserias del mundo entero.Toda la oscuridad,toda la negatividad,todo el infierno que exista en cualquier parte ,lo estás inhalando.
Y deja que tu corazón lo absorba .
Cuando expires -sigue diciendo-,exhala toda la alegría que poseas,toda la dicha que sientas ,todas las bendiciones que puedas.
Estarás pensando que has leído mal ,que debe haber una error de imprenta.Has oído o leído muchas veces acerca de ejercicios respiratorios de en Occidente ..Nuestros "sabios"proponen justamente lo contrario.
Dicen:cuando expires,expulsa todas tus miserias,toda tu negatividad,y cuando inspires,inhala dicha ,positividad,felicidad,alegría.
Pues bien,no hay error.El método de Atisha es justamente el opuesto.
Bebe el sufrimiento y vierte todas las bendiciones .Y quedarás admirado si lo haces.
En el momento en que voluntariamente absorbes todos los sufrimientos,ya no son sufrimientos,porque tu corazón los transforma de inmediato.

El corazón de un buscador posee la fuerza transformadora del amor.

Y cuando esto suceda,comparte tu alegría con el universo.
Éste es un gran puente...


Del libro Shimriti, De la ignorancia a la sabiduría .
Jorge Bucay



El aliento.

Al empezar cada día....


Al empezar cada día,
trataré de aprender algo nuevo sobre mí,
sobre ti y sobre el mundo en que vivimos,
de tal modo que pueda continuar sintiendo
y viviendo todas las cosas como si acabaran de nacer.

Al empezar el día, me acordaré de participarte mi alegría,
así como mi pena,
de manera que nos podamos conocer mejor el uno al otro.

Al empezar cada día,
me pondré a escucharte de verdad
e intentaré comprender tu punto de vista,
al tiempo que trataré de darte el mío de la forma más suave,
recordando que ambos estamos creciendo
y cambiando y cambiando de mil formas distintas.

Al empezar el día,
recordaré que soy un ser humano
y no exigiré de tí la perfección hasta que yo sea perfecto.

Al empezar cada día,
me cuidaré de acercarme a ti y acariciarte con ternura,
porque no quiero dejar de sentirte.
Al empezar el día,
me dedicaré a renovarme como hombre
que ama, y a esperar los acontecimientos.

Leo Buscaglia.

domingo, 24 de enero de 2010

La nueva conciencia.

Compasión.


Buda definió la compasión como “amor más meditación”.
Cuando el amor no es sólo un deseo del otro,cuando el amor no es sólo una necesidad,cuando el amor es un compartir,cuando el amor no es el de un mendigo sino el de un emperador,cuando el amor no pide algo a cambio sino que da por el placer de dar.
Si al amor le añades la meditación,su fragancia se libera en toda su pureza,el esplendor aprisionado se libera; eso es compasión.
Compasión es el fenómeno más elevado.
El sexo es animal, el amor es humano y la compasión es divina.

Osho