Se parece a un perro.

Alguien con intención de ofender le dice a otro:

-- Usted se parece a un perro que yo tengo.

-- ¡Qué bueno! ... Entonces tiene usted un perro muy bonito.

Quien tiene una autoestima alta es difícil de ofender.

Para que tú puedas ofender, tienes que contar conmigo.

Para que tú puedas odiar depende de mi, no de ti.

El amor que tú me brindas está en mi, no en ti.

El problema no es que tú me digas que me parezco a un perro.

El problema es que yo me sienta y crea que soy un perro.

De ti depende decirme cosas... Pero de mi depende el creerlas.

Tú no puedes sentir por mi.

Ni creer por mi.

Ni amar por mi.

Yo soy yo.


Ricardo Bulmez.

Comentarios

  1. Es cierto. Ya decía Eleanor. Roosevelt "Nadie te ofende sin tu permiso".
    Todo, absolutamente todo está dentro nuestro. Lo que vemos fuera es un reflejo de nuestro interior.
    Un abrazo inmenso Pao.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

A todo caminante que la vida trajo por aqui, le agradezco que deje su huella. Un abrazo!!!

Entradas populares de este blog

Alquimia o Química.

Citas de "Relatos de poder".

Sincronia : Ni mera coincidencia Ni pura casualidad .