Gratitud.


De una u otra forma, todo el mundo ha contribuido y sigue contribuyendo a crear la situación para que tú seas el que eres y también para que puedas transformarte,que - como hemos visto- es lo mejor que podría ocurrirle a un buscador : su cambio.
El amor es la fragancia que prueba que la mejor de las flores se ha abierto en lo más interno de tu ser; es la prueba que la primavera ha llegado y de que ya no eres la misma persona que solías ser; es la prueba que estás en camino.
Sé agradecido con aquellos que te han ayudado,con aquellos que te han puesto obstáculos y con aquellos que han sido indiferentes contigo.
Tus amigos , tus enemigos ,la buena gente y la mala gente, las circunstancias favorables,las circunstancias desfavorables,incluso aquellos que piensan que te están poniendo trabas,incluso aquellos que intentan lastimarte.
Por que todo esto ,bien reunido y bien mirado,está creando el contexto en el que puedes transformarte y seguir viaje hacia la sabiduría.

Cuentan que ....

En una ocasión, un hombre se acercó a Buda e, imprevisiblemente, sin decir palabra, le escupió a la cara. Sus discípulos, por supuesto, se enfurecieron.
Ananda, el discípulo más cercano, dijo dirigiéndose a Buda:

- ¡Dame permiso para que le enseñe a este hombre lo que acaba de hacer!

Buda se limpió la cara con serenidad y dijo a Ananda:

- No. Yo hablaré con él.

Y uniendo las palmas de sus manos en señal de reverencia, habló de esta manera al hombre.

- Gracias. Has creado con tu actitud una situación para comprobar si todavía puede invadirme la ira. Y no puede. Te estoy tremendamente agradecido. También has creado un contexto para Ananda; esto le permitirá ver que todavía puede invadirlo la ira. ¡Muchas gracias! ¡Te estamos muy agradecidos! Y queremos hacerte una invitación. Por favor, siempre que sientas el imperioso deseo de escupir a alguien, piensa que puedes venir a nosotros.

Fue una conmoción tan grande para aquel hombre... No podía dar crédito a sus oídos. No podía creer lo que estaba sucediendo. Había venido para provocar la ira de Buda. Y había fracasado. Aquella noche no pudo dormir, estuvo dando vueltas en la cama y no pudo conciliar el sueño. Los pensamientos lo perseguían continuamente. Había escupido a la cara de Buda y éste había permanecido tan sereno, tan en calma como lo había estado antes, como si no hubiera sucedido nada...

A la mañana siguiente, muy temprano, volvió precipitado, se postró a los pies de Buda y dijo:

- Por favor, perdóname por lo de ayer. No he podido dormir en toda la noche.

Buda respondió:

- Yo no te puedo perdonar porque para ello debería haberme enojado y eso nunca ha sucedido. Ha pasado un día desde ayer, te aseguro que no hay nada en ti que deba perdonar. Si tú necesitas perdón, ve con Ananda; échate a sus pies y pídele que te perdone. Él lo disfrutará.

Del libro:"Shimriti" De la ignorancia a la sabiduria.
Jorge Bucay.



Comentarios

Entradas populares de este blog

Alquimia o Química.

Citas de "Relatos de poder".

Sincronia : Ni mera coincidencia Ni pura casualidad .